‘Un magnífico rival para la junta democrática’

0
Ruiz-Giménez, en su toma de posesión como Defensor del Pueblo. Al fondo, Fernando Morán y Alfonso Guerra

Tras ser elegido secretario general del PSOE, Felipe González dejó claro que su partido no se uniría a la Junta Democrática. Meses antes de Suresnes el PSOE ya estaba en contacto con otros grupos de la oposición para crear una agrupación con exclusión del PCE. Entre los integrantes de esta formación, que se llamaría Conferencia Democrática, estaban: el PSOE, la democracia cristiana del ex-ministro de Franco Joaquín Ruiz Giménez (IDC), el DSC de José María Gil Robles (hijo), el grupo socialdemócrata del ex-falangista Dionisio Ridruejo, el PNV, Unión Democrática de Cataluña (UDC) o el Movimiento Socialista de Cataluña (MSC).

Santiago Carrillo y Dolores Ibárruri

El PCE provocaba un rechazo general. En los americanos, por razones estratégicas en política exterior. En el Régimen, por ser su enemigo natural. En grupos de la oposición democrática, por intereses de partido; pero también por el recuerdo de la política de exterminio o neutralización del adversario que los comunistas llevaron a cabo durante la guerra civil contra socialistas y anarquistas.

Las negociaciones de los grupos de la oposición considerada moderada para formar la Conferencia Democrática, precursora de la Plataforma de Convergencia, fue muy bien recibida por los americanos. El segundo de la embajada estadounidense, Samuel D. Eaton, dice que sería “un magnífico rival para la Junta Democrática respaldada por los comunistas“. Los estadounidenses no entendieron o no quisieron ver el propósito de la Junta Democrática. La concebían como una coalición dominada por los comunistas con el objetivo de formar gobierno, en lugar de lo que era realmente: un organismo unitario de la oposición democrática que perseguía la ruptura con la legalidad de la dictadura, requisito imprescindible para construir la democracia de abajo arriba conquistando la hegemonía política en la sociedad.

Felipe González en un mitin en 1977

Eaton informa al Departamento de Estado de las detenciones de varios miembros de Conferencia Democrática que mantenían una reunión en un despacho el 26 de noviembre de 1974. Entre los detenidos se encontraban Felipe González, José María Gil Robles, Nicolás Redondo, Dionisio Ridruejo, José Pallach, etc…

Estas detenciones llaman la atención por varios motivos como el propio Eaton refleja: es la primera acción importante contra grupos moderados de la oposición en varios años (oposición moderada será considerada por el gobierno de la dictadura como aquella con la que era posible entenderse para desarrollar su política de reforma); y la policía esperó hasta que Ruiz Giménez abandonara la reunión para actuar y realizar las detenciones. Seguramente para evitar protestas por ser Ruiz Giménez una persona relevante en el grupo demócrata cristiano a nivel internacional.

El presidente de los EEUU Jimmy Carter en una reunión con Felipe González
El presidente de los EEUU Jimmy Carter en una reunión con Felipe González

Los detenidos fueron puestos a los pocos días en libertad. La prensa informó de las detenciones incluyendo las semblanzas de los detenidos. Fuera esa su intención o no, el Régimen facilitó que se fuera conociendo al nuevo protagonista de la oposición moderada: “Don Felipe González Márquez, es un abogado sevillano de treinta y dos años del que se dice que bajo el seudónimo ‘Isidoro’ fue elegido recientemente en Suresnes (París) primer secretario del llamado Partido Socialista Obrero Español (P.S.O.E)…

 

 


Cable 1974MADRID07461_b, Public Library of US Diplomacy, Wikileaks.org

Informaciones 27/11/1974, Archivo Linz, march.es

Creative Commons License

Este trabajo de Diego O. E. está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
  Suscripción  
Notificar de