La indecencia de la partidocracia llega a cotas insoportables. Volvemos al Centro de Investigaciones Príncipe Felipe que se ha convertido en paradigma de la inmoralidad pública de la monarquía juancarlista.   En plena crisis económica provocada por la especulación urbanística salvaje de la clase política instalada en las Cajas de Ahorros y Ayuntamientos, la dirección de este centro de investigación biomédica ha decidido suprimir el contrato de tres Ramones y Cajales que habían pasado con éxito la enésima evaluación. Al mismo tiempo, la dirección del centro, formada por Rubén Moreno miembro del PP imputado en el caso Fabra y la comisión de compras formada por mediocridades abismales de partido, han adjudicado 41.000 euros para 32 móviles de directivos, siendo el importe destinado para las 352 líneas de científicos (diez veces más) de tan sólo 25.000 euros. Pero no queda ahí la cosa, el centro obliga a vestir bata a sus empleados, y no crean que es por una pura cuestión de seguridad laboral, ya que el presupuesto anual destinado a la compra de unas simples batas blancas de laboratorio asciende a un total de 30.000 Euros, esto es, casi cien Euros por bata anualmente. Ni Yves Saint Laurent hubiera imaginado tal beneficio.   Sigue la infamia con la adjudicación de 180.000 Euros a una agencia de viajes cuando los científicos pagan sus desplazamientos con el dinero del proyecto científico y por si esto les parece poco, el presupuesto de seguridad asciende a 350.000 Euros anuales para un centro que desde su apertura hace cinco años ha desmantelado 13 de los 25 laboratorios con los que contaba. Pero esto sólo es el chocolate del loro si lo comparamos con el presupuesto destinado a unos quirófanos de alta seguridad de los que carecemos de datos concretos y que este diario está investigando.   El centro depende de un patronato que cuenta como presidente de honor con Don Francisco Camps, presidente de la Generalidad y con Don José Luis Olivas ex secretario general de PP en Valencia y presidente de Bancaja, Banco de Valencia y consejero de Iberdrola; como presidente del patronato a Don Manuel Cervera Taulet, consejero de Sanidad valenciano.   Francisco Camps (foto: ppvalencia) Esta es la partidocracia, muerte al mérito y la excelencia, apoteosis de los hombres de paja y saqueo al contribuyente que cree vivir en democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 1 =