Doctrina para la pobreza

5

JOSÉ MORILLA CRITZ.

Antes aun de que la Teoría General de Keynes hubiera sido considerada un caso particular del modelo IS-LM que inauguró la “síntesis neoclásica” que hoy día practicamos en economía, ya el genial economista había reconocido que su propia afirmación del anacronismo del axioma de la  salida de las depresiones con reducciones de los salarios reales, se basaba en que era impensable que las economías desarrolladas retornaran a un mercado laboral lo suficientemente flexible como para considerar tal axioma factible. Ese axioma era uno de los elementos que hacía predecir a los economistas liberales que la economía automáticamente  volvía siempre a una situación de equilibrio. Pero ese era el modo en el que, como el mismo Keynes decía, “nos gustaría que se comportara la economía, pero suponer que lo hace realmente así es suponer resueltas nuestras dificultades”.

Este y otros descubrimientos son los que parecían hacer inevitable una economía lo suficientemente regulada como para hacer realidad un crecimiento de la renta compatible con el pleno empleo, de ahí la paz social y, de ahí, la salvación del sistema capitalista como el menos malo de los sistemas.

Pero henos aquí y ahora, observando cómo las políticas de ajuste, desregulatorias y estructurales, no sólo se proclaman como las únicas capaces de recuperar la senda del crecimiento generador de empleo, sino que su práctica no sólo dio resultado en algunos países en su día (la Inglaterra de Thatcher, la América de Reagan) sino que lo han dado en Alemania y en los países nórdicos, porque a pesar de  empobrecer a la clase media e incrementar la desigualdad, no produjeron la caída del sistema capitalista y se están practicando ahora en el resto, sin producir la suficiente conflictividad como para intimidar a las autoridades que las ponen en práctica. Porque este es el meollo de la cuestión: si con ellas el sistema  se equilibra, como Keynes también decía “la teoría clásica queda restablecida” y con ella la política económica correspondiente.

Hay que preguntarse pues por qué la irreversibilidad de las conquistas sociales que hace tan sólo dos generaciones parecía un axioma incontestable, se ha demostrado falso no ya teóricamente, sino en la práctica. En suma, tenemos que explicarnos el hecho social de que la clase media esté asistiendo a su desmantelamiento con resignación. Porque hemos de convenir  que ni los “dramáticos conflictos callejeros” de Grecia, ni los movimientos tipo 15M, ni mucho menos las huelgas “generales”, están siendo capaces de generar el nerviosismo suficiente en los beneficiarios y gestores técnicos y políticos del sistema, como para replantearse el restablecimiento del modelo de acumulación desigualitario que están llevando a la práctica.

La población está entrando en el juego de su empobrecimiento y asiste al desmantelamiento de los poderes que en su día garantizaron que las ganancias en productividad fueran en parte a mejorar su seguridad y bienestar, con una resignación en otros tiempos sólo garantizada por la religión, la mitología nacionalista y la represión. Estudios sobre este fenómeno no faltan ciertamente y aunque pueda ser atractiva, por lo simple, la “teoría de la conspiración” proveniente de unos poderes en la sombra pero teóricamente identificables, soy de la opinión de los que piensan que ojalá fuera así, porque al menos sería tranquilizador saber que el mundo tiene un centro pensante, no que es un sistema en el que ha surgido un complejo de asunciones, religiosas, pero sin tal nombre, a las que inevitablemente hemos de someternos. Me intranquilizan pues mucho más serias reflexiones como las de la prestigiosa economista Deirdre McCloskey, de que la Economía ha devenido no ya en una ciencia positiva que pretende entender y explicar la realidad, sino en una ideología practicada sin conciencia de tal por los economistas, que hace realidad nuestras supuestas “leyes”, consiguiendo que las personas se comporten de acuerdo a ellas y, así, se hagan verdad. Por ello es por lo que McCloskey propone que, siendo así, en nuestras Facultades de Economía se enseñe como disciplina fundamental la retórica (el arte de convencer) como cuando en la Escolástica la economía, la religión, la política y el derecho eran una sola cosa al servicio de una pretendida “Ciudad de Dios”, hoy el sistema sin más, que progresivamente irá tomando la forma de un feudalismo financiero, con cada uno en su sitio.

Creative Commons License

Este trabajo de José Morilla Critz está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

5
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
5 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
3 Autores de comentarios
Pedro M. GonzalezSergioManuel Ramos Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Pedro M. González

Claro que para keynes, a largo plazo, todos muertos….

Manuel Ramos

Me temo que la asunción cuasi religiosa de las estas medidas destructoras de la clase media tiene, en España, una justificación socio-política: estamos acostumbrados a ser esclavos. Los países sin libertad política son más fáciles de gobernar. El pueblo es más sumiso.

Sergio
Sergio

El problema es que la asunción de estas medidas aún no han provocado el suficiente sufrimiento. Estas se combinan con una presión mediática monstruosa encaminada a adormecer conciencias y a no dejar ni el más mínimo resquemor a la disensión. Revestidas con un aura pseudo-científica, donde las matemáticas se han puesto al servicio de la irrealidad, si el mundo no cumple sus pronósticos, ¡tanto peor para el mundo! Y efectivamente, la Economía se ha transformado, en su mayor parte, en una especie de religión donde se habla del economista como el técnico neutro y objetivo, lo que es radicalmente falso. Vemos cómo las teorías de Friedman fallan una vez tras otra. Sobre lo de que en los Estados Unidos de Reagan surtieron efecto es más que discutible, pues este tuvo que volver a políticas keynesianas cuando comenzó a disparársele el paro y la inflación. Lo de que en la Inglaterra de Thatcher también dieron fruto no hay más que verlo hoy en día. Una Inglaterra desindustrializada y entregada completamente al sector bancario. Por cierto, más que llamativo que los ferrocarriles británicos tuviesen que ser renacionalizados por el aumento monstruoso de la tasa de accidentes y por la degradación de las infrastructuras para poder charlar con los amigos de las privatizaciones y del mercado no regulado. El problema de verdad es que esas teorías de “ajuste automático” son una inmensa falacia, pues no logran explicar por qué lado se produce el ajuste, si por arriba o por abajo (y todo indica que es por abajo, esto es, descensos de salarios, de derechos… en fin, sufrimiento social, mientras que una ínfima minoría se enriquece escandalosamente), y ni siquiera tienen en cuenta el factor humano. Es la maravilla de trabajar con la abstracción llamada “mercado”. Como si el “mercado” fuese en realidad un ente autónomo, algo mágico. Las abstracciones son buenas a fin de realizar determinados estudios, como compendio de determinadas características comunes pero, cuando se trabaja con Ciencias Sociales, el problema que se corre (y que la Economía lamentablemente ha hecho suyo) es la deshumanización de la ciencia.

Pedro M. González

Pues resulta que el cientismo matematico es el nucleo de las teorias keynesianas precisamente los falsos equilibrios y multiplicadores hicieron de los keynesisnos economistas de invernadero ajenos a lo que es condustancial a la economia: La accion humana. Friedman por otro lado ha hecho un flaco favor a los defensores de la libertsd vendiendo como tal al monetarismo, autentico s
socialismo de derechas. Fue igual de incapaz que keynes de conocer el comportamiento praxeologico traducido al intecambio, es decir, la catalaxia. Por eso invoca igualmente lo extrasocial, lo estatal, como solucion. Porque el mercado no es abstracto sino el equivalente catalactico de lo docial en el qie dolo libremente se genera y transmite la informacion util para coordinar los desajustes socialed entre individuos en constsnte busqueda de fines y medios que no estan dados sino que constantemente se crean y descubren

Pedro M. González

Y lo que ahora se llama sufrimiento es la resaca de la fatal arrogancia de los coordinadores centrales, friedmanitas o keynesianos. La solucion de estos ultimos: Mas alcohol para que el alcoholico pase mejor la resaca, provocando luego otra peor para evitar el sufrimiento presente. Asi hasta la muerte por cirrosis. Como decia el profesor Huerta el euro es una clinica de desintoxicacion en la que nos han metido a la fuerza y las llaves las tiene una enfermera gorda que se llama Angela Merkel