El espacio de opinión que el diario El Mundo otorga al enólogo y periodista Víctor de la Serna ha sido empleado esta semana para intentar dar vida a la ya desmentida difamación sobre el fundador de la Junta Democrática y el MCRC (Movimiento Ciudadano hacia la República Constitucional), Antonio García-Trevijano.

Víctor-de-la-Serna
Víctor de la Serna

El señor de la Serna ha insistido en relacionar los crímenes del dictador de Guinea Ecuatorial Francisco Macías con la ayuda a la independencia de la colonia que proveyó García-Trevijano y que le granjeó la animadversión del régimen de Franco. No se ha quedado en este punto la pertinaz insistencia del periodista en la difamación desmentida por los cables publicados por Wikileaks, sino que ha continuado publicando insinuaciones en twitter citando hechos sin contrastar con las más recientes informaciones sobre el asunto.

Además, ha calificado de “twitterterroristas” a los usuarios de diferentes redes sociales que le han reprochado este hecho. Algunos de ellos se han puesto en contacto con esta redacción para confirmar que algunos comentarios han sido censurados en el diario “El Mundo” no habiendo ni insultos ni descalificaciones sino opiniones o aportación de datos que el periodista ha obviado en su espacio de opinión.

Santiago González
Santiago González

Al hilo de este revuelo, ha salido a defender la postura de Víctor de la Serna el también opinador de “El Mundo” Santiago González –exdirector de comunicación de la delegación del gobierno en el País Vasco, y de la vicepresidencia cuando Ramón Jáuregui era vicepresidente del gobierno vasco. En esta ocasión aporta una experiencia personal “haciendo prácticas como alumno de Puente en un carguero llamado Breña Alta, perteneciente a la naviera Sealand”. A las afirmaciones que ha realizado en la red social twitter le ha seguido un artículo relatando dicha experiencia. En twitter ha afirmado que Trevijano tenía negocios con Francisco Macías, que redactó la constitución que aplicó Macías en su país además de aseverar categóricamente que “Trevijano mintió” y dar pábulo a Enrique Mújica en la difamación del PSOE. Este supuesto archivo secreto jamás ha visto la luz pública ni se ha justificado documentalmente. Tras más de 40 años esa pretendida prueba de la connivencia con la dictadura de Guinea sigue sin ser más que un rumor. Rumor que sirvió para apartar de la carrera política a García-Trevijano y su proyecto de alcanzar la democracia en España.

Estos son los twits de Santiago González:

Afirma que hay negocios con Francisco Macías

 

Asevera que Trevijano redactó la constitución de Guinea Ecuatorial cuando fue Herrero de Miñón.

 

Defiende la tesis del PSOE y llama mentiroso a Trevijano

 

En su artículo, Santiago González aporta como testimonio un encuentro con una “cuñada de D. Antonio, que se llamaba Simone”. Dicho encuentro se enmarcaba, relata González “durante mis estudios de Náutica […] en 1971” cuando se encontraba embarcado a bordo de un “carguero llamado Breña Alta” que transportaba “2.500 toneladas de cemento con destino a Bata (Guinea Ecuatorial) para la construcción del palacio que el dictador Francisco Macías Nguema pensaba construirse en dicha ciudad”. El hecho que contradice esta afirmación es que el el Palacio de Bata fue construido por el gobierno español antes de la independencia de Guinea Ecuatorial (12 de octubre de 1968).

González también deja escrito que el carguero en cuestión fue “fletado por una empresa de un notario de Madrid”, intentando relacionar la embarcación con García-Trevijano. El hecho es que Trevijano nunca ha sido notario en Madrid además de que en esos años ya ni siquiera era notario.

Por otro lado, afirma que la citada Simone le dijo que Trevijano se encontraría en un futuro con el dictador Macías. Estas palabras no constituyen prueba alguna ni de que ese encuentro se realizara ni siquiera de que la citada Simone tuviera una información fidedigna de los encuentros de su cuñado. A continuación, el periodista cita el documento que aportó Mujica para provocar la difamación y que Trevijano ha defendido en numerosas ocasiones que se trataba de una “hoja en blanco”.

El conocido líder fundador del Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial, Severo Moto, se encargó de defender ya en el año 2000 la versión de Trevijano en su artículo “El dossier anti-Trevijano” aportando una experiencia personal mucho más conocedora que la de Santiago Gónzález y que pueden leer en nuestro diario. Además, para contrastar fuentes, los periodistas Víctor de la Serna y Santiago González no aportan la información que supone, no ya la versión del principal implicado (que podemos repasar en su libro “Toda la verdad” y que pueden descargar gratis) sino en los propios cables diplomáticos de los EEUU. Una vez más, los ataques al fundador de la Junta Democrática se basan en rumores y testimonios personales.

Esta redacción ha tenido conocimiento de que se está redactando una querella contra Santiago González por la insistencia en una difamación que además ha sido desmentida en numerosas ocasiones por diferentes testimonios y pruebas. La actividad del movimiento democrático que preside García-Trevijano ha sido objeto de numerosos ataques por parte de periodistas acomodados en el statu quo político actual cuya estabilidad profesional y credibilidad se vería muy perjudicada si las tesis del abogado granadino tuvieran la difusión con la que ellos cuentan en sus tribunas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + 6 =