Votar o elegir   No es lo mismo votar que elegir. Yo quiero elegir, no votar. Los siervos votan, los ciudadanos eligen. Los siervos creen que votar es un deber; los ciudadanos saben que es un derecho. Los siervos votan listas; los ciudadanos eligen personas.   Cree el siervo, que si no vota, no tiene derecho a quejarse. El ciudadano sabe que votando, sólo legitima la corrupción y alimenta la partitocracia.   En España, la riqueza (el PIB entero) la produce el Pueblo: la que paga sus propios sueldos, la que financia al Estado en forma de impuestos, la que se reparte en forma de beneficios empresariales, y la que engruesa el capital; también paga las hipotecas, los seguros, el consumo; y es fiador último de los errores de sus clases dirigentes o de las consecuencias   del    sistema    partitocrático,   hasta de los crímenes de Estado y de la corrupción.   El Pueblo Español tiene, pues, derecho a dejar de ser el hazmerreír de la clase política que lo desprecia, porque es el legítimo propietario de la Soberanía, el que todo lo sufraga con su sudor y el que pone hasta los muertos, cuando son precisos.   “En España no hay Democracia Formal y el Pueblo Español tiene derecho a la misma”. Porque es vital que la haya cuanto antes, o el hedor de las cloacas del Estado devendrá en una Gran Peste Ubicua que durará hasta que acabe por no ir a votar nadie. Empecemos. Mientras este régimen no nos deje elegir, y sólo ofrezcan votar lo que otros (partidos) han elegido, la única opción digna de los demócratas es abstenerse… hasta que podamos conquistar la libertad política, y con ella la democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here