Desde que García-Trevijano anunció en su artículo “Dissoluta est monarchia” el comienzo del fin del monarca y la institución que lo mantiene, se han venido sucediendo numerosas manifestaciones de burla y rechazo a todo lo que rodea a la Casa Real. Ya en el anterior discurso de Navidad del rey hubo un malestar general por la mención a la “igualdad ante la ley de todos los españoles” cuando el caso de Urdangarín aparecía como una oscura sombra sobre Juan Carlos. En este año el malestar es general por una figura pública que ha caído en el anunciado descrédito social y, dentro de poco, político. Mensaje del Rey

consenso Rey

annus horribilis

Despacho del Rey

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here