Un político de provincias, poco dispuesto a aceptar la realidad y no apto para resolver la crisis internacional. Así resume el prestigioso diario económico británico Financial Times el paso del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, por la Moncloa. Lo acusan de haber convertido su liderazgo en un fracaso, su Gobierno se ha visto sobrepasado por los acontemientos y ha perdido demasiado tiempo antes de acometer las reformas profundas que necesitaba la economía española. Asegura que sus ministros conocieron su nombramiento pocas horas antes de que se produjera lo que hizo que los equipos no estuvieran formados hasta dos meses después de las elecciones.

En un artículo de opinión, el Financial Times señala, no obstante, que España debería pedir el rescate para evitar que el Banco Central Europeo siga comprando deuda para frenar la escalada de la prima de riesgo. «España necesita urgentemente tragarse su orgullo y aceptar un control externo de su economía, liberando al Banco Central de rebajar la prima de riesgo de la deuda», dice textualmente. En su opinión, el país se verá obligado finalmente a afrontar una reestructuración de la deuda.

 

 

Solitario y poco aficionado a hablar en público, el periódico considera que Rajoy está poco capacitado para la política moderna. Recuedan que su paso por el gobierno autonómico y por algunos ministerios, no lo prepararon para afrontar situaciones que rebasen las fronteras españolas y por ello Rajoy no habría entendido hasta demasiado tarde que su misión era convencer y gustar a múltiples y muchas veces contradictorias audiencias (votantes, inversores, aliados europeos). Pero por otro lado, apunta que quizás este carácter pueda ser finalmente su mayor fortaleza, toda vez que al no haber aceptado el rescate en verano, ahora España no debe acometer más recortes dolorosos en el futuro. También señalan que la victoria del PP en Galicia puede significar que las medidas de austeridad aún no son una cuestión dañina para su partido.

El Financial Times señala que es dificil encontrar quien defienda a Rajoy en Europa. La crónica de Miles Johnson dice: “Este verano, mientras España parecía dirigirse hacia un rescate financiero internacional, Marino Rajoy tomó una decisión. Se encerró en su despacho, negándose a ver la televisión o escuchar la radio y leyó sólo el Marca y el Faro de Vigo. España, aseguró a sus más cercanos asesores, nunca sufriría la indignidad de solicitar un rescate. Ni los medios de información ni los mercados financieros le convencerán de lo contrario.”

 

 

Y añaden: “La pregunta de si España necesitará un rescate, tachada de ridícula este mismo verano por el propio Rajoy, ya ni se plantea. Se da por sentado. Pero para el círculo más próximo a Rajoy, muchos de sus problemas proceden, no de la falta de esfuerzo o ejecución, sino de una mala presentación y comunicación.  “Para los críticos del Sr. Rajoy, esta anécdota que cuenta de Mariano Guindal en su libro “Los días que vivimos peligrosamente” lo dice todo del carácter del líder español que ha convertido su liderazgo en un fracaso: un político provinciano que no quiere aceptar la realidad y no está capacitado para solucionar una crisis compleja e internacional. Está tan arraigada la opinión de que el primer año del señor Rajoy en el poder ha estado sembrado de desastres, que van desde chirriantes cambios de política en materia fiscal a una humilde petición de rescate bancario europeo, que se ha hecho difícil encontrar funcionarios de gobiernos extranjeros, economistas o inversores dispuestos a defenderlo.”

Otro diario, Economic Times, habla de un primer año siniestro de Rajoy. Recoge: “Un año después de que llegara al poder prometiendo arreglar la economía y crear puestos de trabajo, España ha entrado en un segundo año de recesión y la tasa de desempleo es del 25%. En la noche del 20 de noviembre, Rajoy predijo que con el apoyo de la nación “España va a estar donde todos queremos que esté – a la cabeza de Europa”. En efecto, “este gallego de barba gris parecía tener España a sus pies cuando llevó a su Partido Popular a su mayor victoria electoral desde que volvió la democracia. Pero esos días han quedado atrás. Una encuesta reveló que el 71% de los encuestados desaprueba la gestión del primer ministro, y al 84% le inspiraba poca o ninguna confianza.”

 

 

Por su parte, L´Expansión dice que los 12 meses de Rajoy dejan un regusto amargo. Su artículo apunta: “Es un aniversario que no dará lugar a alegría. Un año después de su victoria en las elecciones legislativas, el viento ha cambiado para el lider español de derechas Mariano Rajoy, enfrentado a una difícil situación económica, un malestar social y un empuje independentista en Cataluña. Desde que asumió el cargo en diciembre de 2011, Mariano Rajoy acumula las malas noticias: el desempleo aumenta, afectando a una cuarta parte de los activos, el país está en recesión, la deuda y el déficit se disparan. Este jurista de formación se comprometió con la transparencia, pero se embarcó con su equipo en un vals de cifras que en gran medida socavó su credibilidad en los mercados y entre los votantes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × dos =