La I Asamblea Nacional del MCRC: Un éxito histórico

20

“Pasarán los años, todos los que os podáis imaginar, y este acto colectivo se recordará por siempre”. Antonio García-Trevijano Forte

Todavía se me eriza la piel cuando recuerdo a D. Antonio en el estrado. Sinceramente, creo que recordaré esta frase hasta hasta el último día de mi vida. No sé si voy a tener palabras que se acerquen a describir lo acontecido en la Sala Chanoe el pasado sábado, pero prometo intentarlo. Pues, al igual que D. Antonio, yo también “me pongo humildemente a vuestro servicio”.

Diría que lo que más me impactó fue el nivel humano e intelectual de ponentes y asistentes, del primero al último. El vértigo que supone para alguien de mi edad, estar rodeado de aquellas personas, verlas coordinadas y dispuestas, en un auditorio que vibraba al sencillo y categórico cántico de “¡libertad, libertad!“.

Gentes brillantes, venidas de todas partes del mundo, poniendo ideas y preocupaciones en común a cada minuto libre. Ver cómo se articula el estracto revolucionario (en el sentido más cortés y pacífico de la palabra) de una ciudadanía preparada para reclamar la hegemonía cultural de su nación. Una nación, la española, históricamente culta y que actualmente, ante tanta barbarie, ha decidido plantarse y hacer frente a sus tiranos. Una ciudadanía harta, quemada por haber sido tratada de necia, e instrumentalizada a través del Estado, por una oligarquía infestada de bobalicones, trepas y corruptos.

Las brillantes ponencias de D. Antonio García-Trevijano sobre democracia, servidumbre voluntaria y acción política, son algo digno de ver en persona al menos una vez en la vida. Roberto Centeno, nutriendo a un auditorio de cientos de personas con una masterclass de economía, pensiones, autonomías y quiebra. Afuera, justo unos minutos antes, D. Dalmacio Negro impartía cátedra, en un tono increíblemente cercano, ante unos cuantos afortunados que tuvimos el honor de escucharle a un palmo de distancia. Historia viva, testimonios impagables. Todas las delegaciones territoriales representadas y siendo escuchadas, aportando, de manera atinada, a la estructura orgánica del movimiento MCRC. Una asamblea viva y participativa. Describo como puedo la energía y el potencial latente de aquella sala. Una Asamblea Constituyente, eso fue lo que se vivió.

Tras el descanso para comer, recuerdo pedirle una foto a D. Antonio. Con toda la humildad de la que uno dispone, ante la primera vez que va a dirigirse, en persona, a su ídolo. Su respuesta, puedo jurar que fue un campechano “¡pues claro, si soy de vosotros!”. Todo esto entre las risas de los presentes, que ya le conocen con anterioridad y han tenido la suerte de disfrutar de su entrañable carácter, desde mucho antes que este joven redactor. Al terminar la asamblea, más de lo mismo, palabras cariñosas y sonrisas para todo aquel que se acercaba al estrado, a pedir una firma estampada en sus libros, una fotografía o simplemente a estrecharle la mano. Sencillamente, algo precioso de vivir. A veces uno idealiza a la persona al mismo tiempo que a sus ideas y logros, y se olvida de que por encima de esta brillantez, hay un ser humano.

Las ideas, mejor dicho, los ideales, fueron los que reunieron a centenares de mentes preponderantes este sábado en Pozuelo de Alarcón. Pero fue la amabilidad, la energía y la tenacidad de D. Antonio, lo que hizo que todos aquellos que acudíamos en solitario, o por primera vez, nos sintiéramos como en casa desde el minuto uno.

Ya terminada la asamblea, con los cánticos de los asistentes clamando por la “libertad”, resonando todavía en mi cabeza, traté de trazar un ‘perfil tipo’, lo más ilustrativo posible, del enemigo a batir. Porque aunque no suene políticamente correcto, no se equivoque, cuando se habla de luchar por la libertad, siempre hay un enemigo a batir. Y ni yo soy político, ni se espera de mis palabras, en un momento así, una corrección servil o protocolaria. Imagino que usted sabe a qué me refiero con aquello de un ‘perfil tipo’: algo breve, de pocas palabras y definitorio. Tras la resaca lo he visto claro, nosotros, como otros antes que nosotros, luchamos contra ‘La Tiranía’. Contra todas sus formas de control y manipulación. Contra ‘El Gran Hermano’, si lo prefieren en términos orwellianos.

Nosotros no hacemos eslogan con la “Casta”, para convertirnos en esa misma “Casta” a la mínima cuota de poder, porque entre otras cosas, nosotros ni ansiamos, ni aspiramos al poder. Aspiramos a la libertad política colectiva desde nuestra figura de ciudadanos, nunca a ser un partido político gobernante. Así debe ser y ahí estriba la diferencia fundamental entre nosotros y ese populismo palaciego tan de moda.

Sólo me queda despedirme, no sin antes felicitar a los cientos de asistentes, a los representados y a los representantes, a nuestros miles de seguidores allá dónde estén y a todos aquellos que nos estuvieron siguiendo a través del streaming. Gracias a todos. Porque gracias a vosotros somos fuertes, y gracias a vosotros se acaba de poner en marcha algo histórico.

20 Comentarios

  1. A la clase política de esta Monarquía borbónica dentro de un Estado de partidos y de autonomías se le cierra el cortijo con las vallas de la LIBERTAD,de la VERDAD y de la LEALTAD.Los que queremos y sabemos,REUNIDOS TENEMOS que conquistar la libertad política colectiva para que ilumine la democracia.En Pozuelo de Alarcón se inició la gestación del Movimiento Cultural para la Revolución Constitucional en Europa.

  2. La Asamblea fué una reunión de amigos que, ante un número considerable de asistentes, expusieron brevemente lo que anteriormente, y de espaldas a todo el MCRC, habían acordado en privado.

    La participación brilló por su ausencia, no hubo votaciones sino ratificaciones de lo acordado antes de la Asamblea y las menciones tuvieron un papel paupérrimo. La Junta Directiva no se presentó y ya trajo de antemano los cargos de la Comisión bien repartidos entre ellos mismos.

    Fuera de lugar la intervención de Centeno hablando sobre el sistema de pensiones español. Sólo Agustí Lopez y Manuel Ramos aportaron algo de cordura al evento.

    Si la Asamblea fue histórica es porque marcó el inicio del fin del MCRC que, por desgracia, ha sucumbido a la Ley de Hierro de la Oligarquía. Un movimiento que presume de contar en miles de personas sus simpatizantes, que aspira a conquistar la hegemonía cultural pero que, en la práctica, en 10 años no ha conseguido poco más de 1.000 asociados y de ellos, sólo 250 contribuyentes habituales. Busca la democracia y la libertad para los demás pero no para sí misma.

  3. Hola Antonio, te equivocas pero no fui yo el que lanzó la impertinente pregunta que levantó en guerra al auditorio. A mi también me pareció desafortunada y cargada de maldad.

    De seudónimos está lleno el MCRC en las redes. No se qué problemas hay en utilizarlos siempre y cuando no se atente contra la verdad.

    Todo lo que he dicho es verdad. Si hay algo que no es cierto en lo que he comentado antes, dígalo.

    Saludos

    • Disculpas aceptadas.

      El diario de los repúblicos es un espacio perfecto para confrontar ideas. De ahí que use este artículo para compartirla con los demás.

  4. Vamos a analizar el comentario de Juan Two Fri:

    En primer lugar dice que “La Asamblea fue una reunión de amigos”. Bien. Es algo estupendo si fuera así, casi 500 amigos venidos de toda España y de diversos puntos del planeta. No veo pues nada negativo en este punto.

    Después añade: “expusieron brevemente lo que anteriormente, y de espaldas a todo el MCRC, habían acordado en privado.” sin explicar el qué es eso que, según él, se habría acordado anteriormente y qué fue lo que se expuso. Añade que “de espaldas a todo el MCRC” y que yo sepa, el MCRC se encontraba allí presente sin que hubiese objeción a nada de lo presentado de forma clara y sin que hubiese nada oculto.

    En su comentario continúa con: “La participación brilló por su ausencia, no hubo votaciones sino ratificaciones de lo acordado antes de la Asamblea” siendo esto un vulgar juicio de valor puesto que libremente, quien quiso, hizo sus propuestas desde el atril. A continuación añade: “y las menciones tuvieron un papel paupérrimo.” siendo de nuevo un vulgar juicio de valor que no significa nada. Imagino que esta persona hace su juicio desde un elevado pedestal.

    “La Junta Directiva no se presentó” esto sencillamente es falso. La Junta Directiva fue presentada y aprobada en la asamblea.

    “Fuera de lugar la intervención de Centeno hablando sobre el sistema de pensiones español. Sólo Agustí Lopez y Manuel Ramos aportaron algo de cordura al evento.” De nuevo un vulgar juicio de valor, sin argumentos y que no aporta absolutamente nada mas que una opinión.

    “Si la Asamblea fue histórica es porque marcó el inicio del fin del MCRC” aquí adopta de nuevo el papel de juez y no solo eso, también de augur y de adivino basándose en algo que no explica.

    Para terminar dice “Busca la democracia y la libertad para los demás pero no para sí misma.” una frase que evidentemente no tiene sentido puesto que únicamente es posible la democracia si surge de la libertad política COLECTIVA.

  5. En el segundo comentario dice Juan Two Fri: “Todo lo que he dicho es verdad” y esto es absurdo puesto que no ha dicho nada que pueda ser juzgado, simplemente ha realizado juicios de valor y expresado su OPINIÓN. Es decir, no ha hablado de hechos que puedan ser juzgados de forma clara.

    Como puse en el anterior comentario, la afirmación de que “la Junta Directiva no se presentó” es falsa, es decir, que si la persona que escribe esto estuvo allí, miente. Es esto el único hecho del que habla en todo el comentario ya que lo demás son simples juicios de valor, es decir opinión, es decir, nada de interés. Algo que finaliza con un augurio que no se basa en nada mas que en su simple deseo 🙂

    Decir que “el MCRC busca la libertad para los demás, pero no para si mismos” es un absurdo y un imposible metafísico. Formar parte del MCRC, apoyarlo, contribuir y trabajar para que alcance sus fines es algo voluntario y por lo tanto es ridículo el comentario. Algo sin pies ni cabeza.

  6. Para evitar entrar en debates sobre metafísica y en juicios personales, voy a dividir mi comentario en hechos, opiniones y deseos.

    Hechos.

    De todos es conocido que la asamblea fué anunciada como Asamblea Constituyente del MCRC. En dicha Asamblea no se constituyó nada nuevo de lo que ya estaba previamente constituido. Podemos ver como ya existía Junta Directiva en 2011 y 2015. Igualmente, la Comisión Ejecutiva fué constituida el 21 de Agosto de este año y reconstituida en la Asamblea. Esta es, al menos, la tercera Junta Directiva del MCRC y la segunda Comisión Ejecutiva.

    Es un hecho también que la Junta Directiva y la Comisión fueron presentadas. No lo niego. Lo que no hizo la Junta y la Comisión es presentarse ante los allí presentes (y no hablo de decir de qué cobra cada uno, que más dará). Ya se dió por hecho que todos conocíamos a todos (¿qué hace un directivo general del MCRC?). En el caso de la Comisión Ejecutiva, tampoco expusieron sus objetivos como sí hicieron en _petit comité_ durante el mes de Agosto, “A continuación cada uno de los responsables expone sus objetivos para la nueva temporada, sus planteamientos o ideas para su departamento”. Contraviniendo los estatutos en el artículo 27, los que allí asistimos ni fuimos electores ni fuimos elegibles.

    • Bien, por tanto usted reconoce que lo que dijo en primer lugar era falso. Algo hemos avanzado.

      Los objetivos están muy claros en los estatutos y las propuestas fueron presentadas en la asamblea por parte de todos los que quisieron hacerlo. Me temo que quien escribe esto, no lo hizo.

    • El único hecho al que usted apuntaba de forma crítica, ya he demostrado, y así lo ha reconocido usted mismo, que era falso, por lo tanto y a partir de ese punto que demuestra su contradicción, ha perdido toda su credibilidad y no hace mas que demostrar mala fe dirigiendo las críticas en la dirección equivocada. En la próxima convocatoria que haga el Estado, puede usted acudir a votar si lo desea, por cualquiera de los partidos estatales con cuyo funcionamiento seguramente se sienta usted muy satisfecho.

      Sería muy interesante que expusiera, claramente, cuales eran sus expectativas y como esperaba ayudar al MCRC, además de señalando asuntos que nada tienen que ver con los resultados obtenidos en las acciones que emprende el movimiento. Ya se lo dije, si tenía ideas o propuestas que hacer, el momento fue durante la asamblea y no lo hizo. No obstante, si se le ocurre alguna, no dude en hacérnosla llegar.

    • Primero dijo usted: “La Junta Directiva no se presentó y ya trajo de antemano los cargos de la Comisión bien repartidos entre ellos mismos.” y ahora dice “Es un hecho también que la Junta Directiva y la Comisión fueron presentadas. No lo niego.”

      No hay mas preguntas señoría 😀

  7. Hechos (cotinuación)

    Prueba de que la Junta ya estaba constituida y funcionando previamente a la Asamblea es que las mociones estaban deliberadas. El moderador, una vez presentada las mociones, exponía a los presentes el resultado de la deliberación de la Junta sobre dicha moción. Cabe destacar una de las más transcendentales en una asamblea constituyente, expuesta por Carlos Villaescusa, sobre el nombre de la asociación. Dicha moción ya estaba rechazada de antemano (cosa que podía ocurrir y estaba previamente anunciada) pero Don Antonio invitó a Carlos a exponerla para posteriormente rechazarla en público. Ninguna posibilidad para los allí presentes de participar o deliberar sobre ella. ¿Qué ocurrió con el resto de mociones presentadas? ¿Hubo más rechazadas?

    Los Estatutos son enviados el dia 1 de diciembre, el mismo día que expiró el plazo de presentación de mociones para la Asamblea. Se desconoce cuándo y quién han redactado dichos estatutos. ¿Es el MCRC una Asociación formal, inscrita en el registro de asociacicnes de Madrid?. Además, los estatutos difundidos fueron modificados por el Presidente la noche antes de la asamblea y anunciada su modificación segundos antes de preguntar a los asistentes si alguien tenía algo que decir. ¿Es eso una votación? ¿Así funciona una Asamblea Constituyente? De ningún modo.

    Que la participación brilló por su ausencia es otro hecho. ¿Cuántas personas del público intervinieron? ¡Ni siquiera había previsto un micrófono inalámbrico en una Asamblea Constituyente!

    Junta, Comisión y Estatutos estaban absolutamente diseñados y decididos antes de la Asamblea Constituyente y fueron presentados para su ratificación, que no deliberación, ante la Asamblea. No se describió cómo ni por qué se había llegado a este orgranigrama. Agustín López dejó algunas pinceladas, pero poco más. Ni siquiera se revisó el acta públicamente para concluir el acto.

    • Me temo que llega usted tarde a los movimientos asamblearios del 15M, no obstante le animo a que funde el suyo propio. Como ya se ha dado de baja del MCRC cosa que es estupenda, es usted libre de seguir haciendo nada. Como los jubilados que se apoyan en la valla para ver como trabajan los obreros en una obra, usted actúa para criticar sin haber movido ni un solo dedo en la acción.

    • Tú que sabrás, preso de tu soberbia y víctima de tu falta de autocrítica, la acción que yo en mi vida he llevado a cabo. Lo que tengo claro es que con gente como tú, no quiero recorrer el camino aunque el destino sea el mismo.

    • Es evidente que cuando hablo de la acción, me refiero al MCRC. En su vida privada, usted sabrá mejor que nadie lo que ha hecho o no. Con respecto a la soberbia que usted me atribuye, no veo absolutamente nada en mis palabras que permita deducirla o no. Tampoco veo que autocrítica debería ejercer sobre mis acciones puesto que no las hemos tratado.

      Es claro pues que usted no quiere recorrer ningún camino, ni conmigo (puesto que no me conoce) ni con nadie, supongo que considera que la libertad política no es asunto suyo. En cualquier caso, ha expuesto lo que usted denomina “críticas” y ahí están, no veo nada en ellas que permita deducir una mala praxis por parte del MCRC y sí una decepción personal suya debida, quizás, a unas expectativas que no ha sido capaz de explicar.

      En la asamblea participó todo aquél que libremente quiso hacerlo y que tuvo algo que decir. Si usted no lo hizo, es asunto suyo.

  8. Opinión

    De la misma forma que Antonio Tudela expone en este artículo que la asamblea fue un hito histórico, yo afirmo que fue una decepción absoluta. Que ni fue Asamblea Constituyente, ni marcó un hito histórico más allá del que puede marcar la asamblea de la Asociación El Botijo de Escanilata que sí aparece como inscrita en el registro de asociaciones de Madrid. Todo se había decidido ya antes de la Asamblea y allí, como la Constitución, se presentó para que fuera refrendado.

    Sobre las intervenciones, sólo percibí entre el público como las de Agustín, Manu y Heliodoro levataban cierta expectación. El estado de cuentas fue tratado con resignación. Unos 1000 asociados sólamente (entiendo que Antonio Tudela diga _miles de simpatizantes allá donde estén_), cuotas ordinaraias fijadas en diciembre de 2015, sólo un 25% de asociados de cuota y hoy, en la radio, escucho la cuya de que la aportación es voluntaria.

    La intervención de Roberto Centeno fue tan rutinaria como desalineada de lo que es una Asamblea Constituyente. ¿Qué tendrá que ver el sistema de pensiones con la Asamblea Constituyente del MCRC? Nada.

    Las mociones, salvo la presentada por Manu Ramos sobre la organización en base a mónadas, ninguna fueron encaminadas a nada constituyente. Curiosamente fue ésa fue la única que obtuvo rechazos desde la mesa de la Junta.

    ¿Por qué opino que es el inicio del fin del MCRC? Porque descartada las opciones de capitalización salvo las cuotas voluntarias, su estructura burocrática terminará por destruirla. La división entre gregarios de la red e ideológicos y ejecutores llevará a que, la asamblea del próximo año, tenga el mismo contenido y la misma repercusión. Cero. Los grupos territoriales poco a poco dejarán de ser anárquicos y pasarán a ser órganos dirigidos por tres o cuatro personas. Esto es un augurio, que ojalá no se cumpla, pero así lo siento.

    Deseo
    Mi deseo es que el MCRC triunfe tan pronto como sea posible. Cuanto antes mejor.

    • Existen otros métodos de financiación además del mecenazgo. Créame cuando le digo que se están estudiando todas las posibilidades, que excluyan influencias o relaciones que, a la larga, pudieran resultar dañinas o fueran fácilmente desvirtuadas mediante demagogia barata.
      Dicho esto, usted sabe (o debería saber) que en la Junta Directiva principiantes hay pocos. Créame que todos esas preocupaciones las tenemos todos y somos conscientes de la necesidad de autofinanciación como piedra de toque y siguiente punto a cubrir.
      Se está trabajando en ello, lo cual no es óbice para afirmar que no se debe tomar una decisión tan delicada a la ligera.

    • Pues muy bien, ha expuesto su opinión particular, algo que, por otra parte, es bastante inútil y que no esconde mas que su propia frustración. Sin embargo debió haberlo hecho cuando formaba parte del MCRC y durante la asamblea, públicamente.

      Todas sus críticas no definen en absoluto el resultado que usted espera obtener, es decir, no propone absolutamente nada en una línea de acción. Puedo comprender que se impaciente y que espere obtener mas resultados, pero su forma de actuar no es la mas adecuada puesto que sin mover un dedo, sin proponer nada, es muy sencillo poner objeciones a absolutamente todo lo que uno quiera.

      Si usted lo que tiene es afán de protagonismo, me temo que se ha equivocado de lugar y de procedimiento.

  9. Agradezco a Antonio Tudela que haya colgado en este blog su percepción de lo que pasó en la primera Asamblea de Repúblicos, a la cual yo no pude asistir.
    Señor Two veo que critica duramente a la primera asamblea del MCRC. La crítica que realiza se basa principalmente en dos puntos:
    1. La falta de participación, libertad y democracia dentro del MCRC.
    2. El escaso número de asociados (En 10 años unos 1000 y solo 250 que aportan una cuota)
    Voy a rebatir esos dos puntos: en primer lugar, ninguna, ninguna, NINGUNA, organización escapa a la Ley de Hierro de Michels, efectivamente. Toda organización tiende a crear una oligarquía. Todos los asociados debemos tener eso en mente… Pero es que eso es irrelevante. No somos un partido político. Nuestro fin es traer la democracia a España, NO gobernar España. El MCRC no es la excepción a la Ley de Hierro. No hay excepciones. ¿Pero qué más da crear una organización si conseguimos nuestro objetivo? Traer la democracia a España.
    Es la crítica que hace don Antonio criticando a los que quieren un imposible, que un partido (Una organización) funcione de manera democrática. ¿Es democrática una empresa?, ¿Es democrático un colegio?, ¿Es democrático el ejército?, ¿Es democrático un partido? No. El MCRC es una organización cuyo objetivo, es traer la democracia a España. Punto. Y para que sean los asociados los dueños del MCRC se debe funcionar con su dinero y no con dinero estatal. Cambiar las cosas cuesta dinero y esfuerzo señores, eso es así. ¿Acaso no cuesta dinero ir de vacaciones, cambiar el coche o comprar una vivienda? Y eso sólo son actividades de ocio o comprar una herramienta para desplazarnos de un lado a otro
    Que en diez años el MCRC ha conseguido sólo mil asociados y unos 250 que pagan su cuota. Bueno, en 2012 Cs solo tenía 2000 militantes. Apple en 2015 tenía 16000 empleados. La CUP en 2012 tenía unos 600 militantes. La calidad es lo que cuenta no la cantidad. La perseverancia es lo importante.