La montaña de Tariq

8

JOSE MARÍA ALONSO

El Tratado de Utrecht en su artículo X dice: ¨El Rey Católico [Felipe V], por sí y por sus herederos y sucesores, cede por este Tratado a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillos de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas que le pertenecen, dando la dicha propiedad absolutamente para que la tenga y goce con entero derecho y para siempre, sin excepción ni impedimento alguno».

No obstante, los que reclaman la vuelta de la propiedad al Reino de España, gustan de esgrimir motivos emocionales y subjetivos que por su patrioterismo dan tanta lástima como verguenza ajena, y que anclan su ardor en pasadas glorias imperiales cuyo anacronismo hiede a vasallaje monárquico. Semejantes personajes, exentos de todo pudor son capaces de destrozar con una sola frase cualquier resto de diplomacia que pudiera quedar a España. Por poner un ejemplo de lo último, el deplorable momento de un Margallo encantado de haberse conocido saludando a un representante del Reino Unido, a quién estrecha la mano mientras le espeta: ¨Gibraltar español, ¿eh?¨, acompañado de un guiño y una sonrisa blanda como su belfo colgante que suele brillar ensalivado ante los focos de sus actuaciones –en el sentido más teatral posible- con la que castiga a un público hastiado en sus ruedas de prensa. Intentaré obviar esos motivos puesto que gracias a Felipe V de Borbón es difícil deshacer lo firmado hace trescientos años.

Objetivamente, el Gobierno español ha mentido a sus gobernados diciendo que en Gibraltar no se pagan impuestos y que es un nido de defraudadores, cuando el impuesto de sociedades asciende a un 10%. Otra cosa es que debido a esa ventaja fiscal tan competitiva se domicilien innumerables sociedades en Gibraltar. Bastaría implementar la estrategia llevada a cabo por China respecto a Hong-Kong, convirtiendo todo el área que rodea la antigua colonia británica en territorio de libre comercio con nula fiscalidad para inversiones foráneas, lo que no ha hecho que la zona se convierta en un nido de blanqueo, sino en un centro financiero del que Shenzen es cinturón industrial por pura lógica. En el primero se concentran las oficinas y en el segundo las industrias. Shenzen está tan próxima a Hong-Kong que las divide una calle, igual que Gibraltar y La Línea. Al convertir Shenzen en zona económica especial se logró integrar sin tensiones a la colonia en la República Popular China una vez diluidas sus ventajas al utilizar sus mismas armas, libertad económica e impuestos mínimos. Si se hace de toda la Comarca del Campo de Gibraltar una zona de libre comercio, se integrarían los polígonos industriales de  Algeciras y Los Barrios con Campamento como zona de producción, por tamaño y disponibilidad de terreno, quedando como centros financieros Gibraltar-La Línea de la Concepción, al estilo Hong-Kong-Shenzen, dejando a San Roque, Tarifa, Castellar de la Frontera y Jimena de la Frontera como núcleos menores más orientados al turismo.

Continuando el razonamiento, quiero apuntar que respecto al contrabando de tabaco los ¨güistoneros¨, ¨gayumberos¨ y otros contrabandistas (que así se denominaba a los que pasaban cajas de cartones de Winston en playas como la Atunara de la Línea y otras) han poco menos que desaparecido desde 2002, pues las lanchas planeadoras que antaño transportaban tabaco a Gibraltar y que hoy intentan desembarcar fardos de hachís en cualquier playa entre Trafalgar y Punta Chullera, son detectadas por el ultrasofisticado Servicio Integrado de Vigilancia Exterior operado por la Guardia Civil desde ese año, lo que hace absurda esa argumentación. Por otro lado, a través de la aduana de la verja es imposible pasar más de un cartón de tabaco, y el que lo dude que lo intente.

La pesca merece capítulo aparte. No cabe pensar en una evolución de la economía campogibraltareña al margen del sector pesquero y de los hombres que los sustentan. Desde antes de que Gibraltar pasase a manos inglesas, ya había conflictos entre los pescadores de Gibraltar y los de otras zonas cuyos caladeros eran menos ricos, sobre todo por el atún. Cualquiera que tenga la paciencia de bucear en el archivo de San Roque puede encontrar las ordenanzas relativas a la pesca y a las jábegas malagueñas dictadas entre 1697 y 1711 por la Real Chancillería de Granada y dirigidas a la ciudad de Gibraltar, sobre la que no tenían de hecho jurisdicción .  Gibraltar pertenecía al Reino de Sevilla, pero acudían a sus caladeros los pescadores de jábegas de Manilva, Casares, Estepona y hasta de Málaga, cuando no de puntos más al Levante, puesto que al estar parte de las costas Gibraltareñas orientadas hacia allí, los pescadores del Reino de Granada daban por hecho que tenían derecho a pescar en sus caladeros.

En cualquier caso la riqueza de los caladeros de Gibraltar es tan conocida que sus aguas han sido faenadas por prácticamente todos los armadores desde Conil y Zahara hasta Estepona, cosa que no ha cambiado desde el paso de la propiedad de la roca de España al Reino Unido. Una vez prohibidas las artes practicadas por los jabegotes –el popular copo, tradicional arte de arrastre que esquilma el fondo- se pesca con palangre -boyas que sujetan hileras de anzuelos que flotan libremente atrapando al pez con engaño de a uno, pudiendo tocar el fondo o flotar a cierta distancia de él, lo que no esquilma como hacía el copo-.

Aunque las supuestas aguas territoriales autootorgadas por Gibraltar a sí mismos irían hasta las tres millas desde la cara de Levante y hasta la milla y media desde la cara de Poniente -que da al interior de la Bahía de Algeciras-, se permite prácticamente al igual que desde tiempos de los Reyes Católicos que los pescadores de la zona faénen hasta los 225 metros de la costa, por lo que extraña que esos bloques de hormigón si se han lanzado tan cercanos a la costa molesten al palangre si no es de fondo, pues es difícil que se enganche.

En definitiva, ni el caso de la pesca es tal, pues existen acuerdos tácitos basados en la costumbre para mantener una armonía suficiente que permita la subsistencia de las cuatrocientas familias que dependen directamente de esos caladeros, aunque se hayan habilitado otros cercanos; ni el caso del contrabando es tal, puesto que el SIVE lo resuelve, ni el caso del blanqueo es tal, puesto que Gibraltar tiene sus leyes impositivas, eso sí, más competitivas que las españolas. Es todo, una vez más, un hueso que echan a roer a los españoles para que no metan sus hocicos de súbditos en los graves y verdaderos problemas mientras los gobernantes andan de vacaciones navegando en los yates de sus amigos oligarcas.

Creative Commons License

Este trabajo de Jose María Alonso está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

8
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
5 Hilos de comentarios
3 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
5 Autores de comentarios
José María AlonsoVicente Carreño CarlosJuan AntonioEspañolPaco Bono Sanz Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Paco Bono

Muy bueno.

Español
Español

Esto le digo yo a Felipe V de Borbón, y a todos los que le siguen:

Quien defiende a Gran Bretaña
y respeto le tributa
No merece ser de España,
sino gran Hijo de ….

japergar

Saludos a todos. El problema actual con el tabaco en la frontera de La Linea es la mala imagen al entrar a España ,ya que lo primero que ves es a los matuteros,que no son los hijos de Abel Matutes,sino los parias que suministran de tabaco americano a los quioscos de la Costa del Sol y la baja Andalucía.Por ejemplo en Manilva se puede encontrar el tabaco mas barato que en los quioscos de la misma Línea de Contravalación,mas tarde llamada de la Concepción para poder soportar la vergüenza de que un Rey francés cediera nuestro Monte Calpe,una plaza importantísima del patrimonio español.Importancia ,arqueológica(sarcófagos fenicios,estratégica,geológico,arquitectónica(Catedral y arco de Carlos V ,Castillo musulmán de base mas grande de la Penísula,actualmente cárcel).En fin me voy por las ramas. Volviendo a los matuteros,estos aprovechan los cambios de turno de la Guardia Civil,para poder pasar el tabaco.Los del Campo de Gibraltar tan sólo pueden pasar sin que se lo retengan 5 cajetillas y los de cualquier punto de España hasta un cartón es decir 10 cajetillas.Lo cual es injusto ya que la actualmente la mayoría de los matuteros lógicamente ya no pueden ser campogibraltareños.En los jardines esperan tumbados maquinando y trapicheando con todo rodeado de suciedad y papeles que ellos mismos arrojan al carecer estos de educación.Esto unido al caos urbanístico de la zona fomentado por los partidos estatales y rematado por la era Gil(1999-2010)!sobre esto podría escribir mucho.En definitiva la foto de los matuteros y los carteles de las dos hamburgueserías norteamericanas,es la imagen que este Estado corrupto no le importa dar a los miles de extranjeros que entran y salen a través de esta frontera y lo lamentable es que estos extranjeros no lo entienden ,el por qué en Europa se da esta imagen al que el bienestar de la ciudadanía le importa un comino a esta jerarquía,sí no impondría un régimen fiscal equiparable. Efectivamente como se dice en el artículo hasta el 2002 el matuterío en su mayoría lo ejercían drogadictos autóctonos a la heroína que subsistían pasando un par de cartones al día y clanessevillanos y de la costa del Sol ,esto en cuanto al estraperlo de la frontera rodada.Ahora el único medio es el rodado de ahí el colapso de la frontera que por otra parte genera una contaminación acústica tremenda. Toda esta imagen ,es la marca España del ministro Margallo ,el babyface-cara de niño ,como riéndome a carcajadas… Leer mas »

japergar

Se me ha olvidado el punto 2.Leches.
2-una forma de Estado en España que haga atractiva a la ciudadanía llanita el unirse en plebiscito a una sociedad civil que como Trevijano dice sea capaz de crear una Libertad Constituyente que genere la democracia.

Vicente Carreño

José María, estupendo, bien desmenuzado y documentado artículo. Gracias.