La democracia en Boston

9

GABRIEL ALBIAC.

Los mártires del terror tienen poca esperanza de alcanzar sus objetivos y de sobrevivir a sus operaciones

SI, en el shock que siguió a la carnicería de Boston, un partido opositor hubiera atribuido a su gobierno la culpabilidad del atentado, habría sellado su suicidio. Exactamente lo contrario de lo que sucedió en Madrid en 2004. Es lo que, formulémoslo o no, nos hiere a todos, porque toca una quiebra crucial de la España moderna: el enfermo deseo de ser destruidos.

Si bien se mira, el proceder ahora seguido es el que impone la lógica. Está hecho de dos factores: silencio oficial mientras la investigación despliega sus diligencias, colaboración de la ciudadanía en transmitir cuantos datos puedan facilitar el trabajo policial. Primero, se hace todo lo necesario para localizar, combatir y destruir al enemigo. Una vez que esa tarea concluye con éxito, se pasa a analizar los errores y a revisar los dispositivos que fueron ineficaces. Es la rutina defensiva en cualquier país que no esté loco. No en España.

De aquel negro 11 de marzo de 2004, guardo un recuerdo de la vileza humana que no me autorizaré a olvidar nunca: el de una noche de víspera electoral atronada por los gritos de quienes cargaban al gobierno con la culpa de los doscientos asesinatos. Yo, que no suelo votar, me levanté a primera hora aquel domingo para dejar en las urnas mi estéril certeza de que algo muy parecido a un golpe de Estado había sucedido. Y que había ya triunfado, al conseguir que una muchedumbre -irracional, pero muchedumbre- expresase de aquel modo obsceno su apoyo a los asesinos islamistas. Fue una herida anímica, la de aquellos días, que no curará fácilmente en el alma española. Una herida que se complacieron en abrir quienes vieron en ella ocasión para el triunfo electoral, sobre el único cimiento de una consigna canalla: la de que «España no se merecía un gobierno que mintiese». Aún hoy, cuando sigo viendo en jovial ejercicio de oficio y sueldo a los políticos que hicieron de tal fórmula ariete contra su nación, una honda náusea me puede. ¿Cómo convive con sus recuerdos gente así?

Los Estados Unidos son, una vez más, el contraejemplo. Lo fueron ya en 2001, cuando ante lo que tenía dimensión de ataque bélico, el gobierno americano respondió con la guerra. Hasta ganarla. En lo cual tuvo el apoyo de la oposición y el respaldo mayoritario de la ciudadanía. No hubo retórica entonces, como no la ha habido ahora. Se proclamó lo primordial ante la emergencia: el propósito presidencial de no rendirse. Y se puso en funcionamiento, en cada caso, el dispositivo adecuado: militar en 2001, policial en 2013. Con costes muy diferentes -porque muy diferente era el envite, aunque formara parte de una única partida, la de la guerra yihadista-, las dos respuestas obtuvieron el objetivo buscado.

Hoy, Bin Laden está muerto, la retaguardia de la yihad, muy deteriorada, y los mártires individuales del terror tienen poca esperanza de alcanzar sus objetivos y aún menos de sobrevivir a sus operaciones. A esa voluntad ciudadana de combatir por su condición libre, llamaron los clásicos democracia.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

9
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
7 Hilos de comentarios
2 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
7 Autores de comentarios
Pedro M. GonzálezAAM321dmrjuanmanuel Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Daniel Luis Rodríguez Cáceres
Daniel Luis Rodríguez Cáceres

buen artículo que demuestra que cuando nos interesa nos creemos lo que nos conviene (incluyendo medios y jueces).
todas estas diferencias entre uno y otro caso estarían bien si fuesen verdad, de lo cual no hay ninguna prueba fiable.
en el 11M los medios absolutamente controlados hicieron su trabajo: si eres del pp fue eta, si eres del psoe fue alqaeda. igual que nos han engañado siempre.
a mi me convence más las versiones que dicen que el 11M fue un atentado, que el 11S también, que bin laden no fue ni sospechoso, que estaba muerto años antes de la grandísima mentira de su “caza”, que el de boston es otro chanchullo que nos tenemos que creer a pies juntillas.
como crítica constructiva: no entiendo porque MCRC sigue tirando hacia la derecha; pensaba que este movimiento era para buscar unas reglas justas para todos fuera de ideologías y tenemos varios ejemplos que pueden tirar para atrás a mucha gente.
buen día

Pedro M. González

La conclusión de que el MCRC tire a la “derecha” es simplmente una tontería. No existe premisa alguna en artículo de la que se pueda extraer. Aquí escriben personas de todas las ideologías y se persigue la democracia formal. Que la progresía patria pueda estar más contamiada o no de la partidocracia tiene su punto de explicación lógica en el papel de premiado de tan cacareado consenso. Estos y los carcas del franquismo, al otro lado de la mesa del reparto, son los que están más agustito con lo que hay.

Daniel Luis Rodríguez Cáceres
Daniel Luis Rodríguez Cáceres

en el anterior comentario, donde dice “atentado”, debe decir “autoatentado”.
disculpas

Pedro
Pedro

Me gustaría saber el número de asesinatos que se cometen una semana normal en Boston. Y cuantos heridos por armas de fuego. Y no se montan operativos histéricos para “proteger a la ciudadanía democráticamente”. No creo que el comportamiento de la población norteamericana sea ejemplo de nada en estos momentos, ni que de el se derive una mayor cultura democrática, más bien es el reflejo de otra forma de borreguismo.
En cuanto a lo del atentado del 11m, debes referirte a otro acontecimiento, porque lo que yo viví se asemejaba más bien a un gobierno desesperado por tratar de culpar a una banda terrorista, con tal de no perder unas elecciones. Mientras, medios extrangeros (entre ellos los de tus idealizados EEUU) desmentían los comunicados del gobierno Aznar e insistían en que el atentado tenía un claro corte islamista. Y creo que debo ser poco susceptible de parcialidades en esto: soy hijo de guardia civil y criado en ambiente militar.

La pretendida imparcialidad del MCRC está más que destapada. Una pena.

Pedro M. González

No hay imparcialidad en lo político en el MCRC, sí en la ideología política. Desde luego que somos partidarios de la democracia formal (independientemte de quien la gonierne)! Y USA lo es.

manuel
manuel

No me parece un articulo coherente, a no ser que quien lo ha escrito cobre por manifestar tan “singular “opinion. El señor Albiac ha estado “sembrado”

juan
juan

Buen Articulo Gabriel.

321dmr
321dmr

Qué análisis más caprichoso de los eventos, qué decepción, Don Gabriel.

El jueves 11-M es sin duda una fecha clave. Por qué no se retrasaron las elecciones al menos un mes, y en su lugar se convoca una manifestación multitudinaria contra el terrorismo, que hubiera podido convertirse en otra carnicería, caprichosos del gobierno, que parecía querer sacar tajada al sentimiento general, también mío, de que era un atentado etarra.

Aquel sábado lo impensable cobraba cuerpo: España era víctima del terrorismo islámico, y ahondaba el sentimiento de que aquello se debía a la injustificable colaboración en Irak. De ahí a pretender que aquello decidió las elecciones, por favor no hable usted por mí, que yo no les voto. Y no se olvide de los estudios de intención de voto que, unas semanas antes, daban empate entre los dos grandes partidos.

AAM
AAM

Yo acuso al PP y al PSOE de terrorismo de estado. Por colaborar con la OTAN y permitirles hacer sus ejercicios y maniobras en la capital unos dias antes de los atentados. Que casualidad!!! Se les da via libre para moverse por madrid sin ser controlados por la policia y al dia siguiente estallan unas bombas. Que cosa verdad?? Y a los dos dias se destruyen los vagones y se eliminan las pruebas y restos de los explosivos. Eso es un delito. Habia que ocultar que habia restos de explosivo C4 de tipo militar, como el que usa la OTAN. No me cansare de denunciar esto hasta que me muera.