La Economía se frena en seco

1

ROBERTO CENTENO

En el cuarto trimestre de 2014 se ha producido un serio frenazo del modesto crecimiento que había hasta ese momento. Para entender bien lo que está pasando, lo primero que los ciudadanos deben saber es que crecimiento económico significa que aumente “la suma del valor de todos los bienes y servicios finales producidos en el interior de las fronteras geográficas del país”. Y esto no es lo que miden las cifras de PIB que publican el BdE y el INE, porque están calculadas a precios constantes y no a los precios a los que bienes y servicios han sido vendidos, algo que no explican a los españoles, lo que tratándose de los enchufados de un Gobierno de tramposos no tiene nada de extraño. Pero lo que sí resulta asombroso es que no lo expliquen tampoco losservicios de estudios de bancos y cajas, lo que los convierte en colaboradores necesarios en este gran engaño al pueblo español.

Un ejemplo reciente. El Santander Private Banking (SPB), especializado en gestión de patrimonios, estima el crecimiento del PIB 2014 en un 1,3%, cuando hasta septiembre el valor de la riqueza creada o PIB a precios del mercado ha sido la mitad. Están engañando conscientemente a ciudadanos e inversores con cifras que no miden el crecimiento. Peor aún, el IPC interanual de 2014 ha caído un 1%, el mayor desplome desde que existen registros estadísticos, y como el deflactor supera normalmente al IPC, significa que la riqueza creada –no ya en cuarto trimestre que ha sido negativo, sino en todo 2014– ha sido cercana a cero. Y de cara a 2015 la caída de precios será peor: puede llegar al 1,5%. Si es así como gestionan sus carteras, ¡apañados van sus clientes! Más les valiera comprar índices de la bolsa de EEUU, la única economía con crecimiento, buenos resultados empresariales y dólar al alza.

Pero el tema es más grave. Porque si vamos a indicadores independientes como el consumo deenergía eléctrica, fuertemente correlacionado con el PIB, este ha caído un -1,7% en el cuarto trimestre (-2,5% en diciembre), o un -0,2% para todo el año. ¿Cómo explica el SPB un crecimiento imposible? Esto es muy importante porque se trata de cifras que demuestran la incoherencia y la falsedad de los datos oficiales, y de los banqueros amigos del poder. Me explico: en el año 2012 el PIB oficial cayó un -2,1% y el consumo de energía eléctrica corregido de temperatura y de calendario descendió un -2,2%. En 2013 el PIB bajó un -1,2% y el consumo de electricidad, un -2,2%. Entonces, si en 2014 el consumo de electricidad ha caído un -0,2%, decir que el PIB ha crecido un 1,3 % es una tomadura de pelo.

Para colmo, tanto el Gobierno como sus amigos banqueros ocultan también queestamos inmersos en una deflación en toda regla, lo que unido a que somos uno de los países más endeudados del mundo da como resultado el peor de los escenarios económicos posibles. Con el indicador de confianza del consumidor en el -7,1%, con la financiación al sector privado en el -4,8 % y el indicador de confianza industrial en el -5,8%, estamos ante un largo periodo de estancamiento o recesión. Miren las cifras de la economía real: consumo de energía, deuda pública, déficit de CC.AA. y Ayuntamientos, déficit de la Seguridad Social, renta disponible de las familias, presión fiscal sobre la clase media y trabajadora, salarios, horas trabajadas en toda la economía, saldo del comercio exterior. Un desastre. Ignorar estos hechos centrales y vender la salida de la crisis es de una irresponsabilidad absoluta.

“La receta española del éxito”

Resulta entre lamentable y grotesco la mendacidad y el voluntarismo pueril de esta pandilla de inútiles y mediocres que nos gobiernan, que después de haber reducido los ingresos procedentes del trabajo; después de haber subido los impuestos sobre la clase media y la clase trabajadora al máximo de todos los tiempos; después de endeudarnos como jamás en el pasado arruinando el futuro de varias generaciones de españoles para mantener el despilfarro clientelar de CC.AA. y Ayuntamientos, que se encuentra fuera de control; después de haber montado un sistema de creación de empleo tercermundista basado en la creación de trabajos basura de 600 euros a tiempo parcial, tengan la miseria moral y el cinismo de contarnos que sus medidas económicas nos han sacado de la crisis.

Cuando todos los indicadores muestran un frenazo en seco de la economía de la Eurozona en general y de España en particular, en el último trimestre 2014; cuando el FMI acaba de rebajar drásticamente sus previsiones de crecimiento de la UE para este año al 1,1% frente al 1,8%, estos farsantes siguen mintiendo descaradamente como si no pasara nada. La pasada semana Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica de Rajoy, siguiendo la consigna de su jefe de “hay que salir a la calle a vender recuperación como sea”, pasó de la mendacidad al ridículo absoluto ante una claque entregada de 200 “inversores” (el lobby del Ibex que vive de monopolio y del favor del Gobierno, más especuladores dedicados a comprar España a precio de saldo), al afirmar que cuando se sigue “la receta del PP las cosas van bien, y cuando no se sigue no hay buenos resultados”.

Hay que ser un caradura o rematadamente tonto para decir tamaña memez. O sea, que reducir las rentas salariales en el PIB del 49,5% en 2011 al 46,6% en 2014 –la cifra más baja de nuestra historia y la más baja de la UE (55 % en EEUU)–, subir los impuestos indirectos del 8,4% al 10,4% del PIB, los más altos de la OCDE; endeudarnos al mayor nivel de nuestra historia; recortar gasto social; destruir empleo digno y sustituirlo por empleo indigno y mantener el despilfarro fuera de control hace que “las cosas vayan bien”. Ahora bien, si se reduce el despilfarro público y se bajan impuestos, si se pone en la calle a un millón de enchufados y a miles de asesores que no dan un palo al agua, si se cierran 3.000 empresas públicas inútiles, se eliminan las duplicidades entre AA.PP. que suponen tirar por la fregadera 36.000 millones de euros anuales, que es lo que proponen Ciudadanos y UPyD, entonces las cosas van a ir fatal. Nadal no tiene vergüenza.

Pero tal vez lo más perverso de todo lo relatado es el uso de la mentira por parte de Rajoy y del PP como su principal instrumento político. Nada, absolutamente nada de lo prometido por Rajoy y sus ministros se ha cumplido. ¿Conoce alguien alguna propuesta inteligente y positiva que haya hecho algún ministro en los tres años de gobierno? Y la última de Rajoy, cuya irresponsabilidad parece no tener límite: no se le ocurre otra cosa que ir a Grecia a apoyar a su homólogo griego, con lo que ha conseguido poner el foco de atención sobre España en los medios financieros internacionales, que nos asocian (muy justamente) a Grecia, incrementando la visión negativa de España y alertando sobre una nueva fuga de capitales. Si Grecia sale del euro España tendrá que pedir una quita de deuda de al menos el 50%. La única ventaja de esta insensatez es que contribuirá a hundir más aún sus expectativas de voto, porque la condición sine qua non para que España se recupere es que el PP y el PSOE sean barridos para siempre del mapa político español.

El desacoplamiento: la otra patraña del PP

Poco antes de las elecciones de 2008, en plena fase de hundimiento de la economía mundial, Zapatero, con la ayuda del BdE, que falsificaría sin rubor los datos de crecimiento del cuarto trimestre 2007, y los servicios de estudios de cajas (FUNCAS) y bancos (BBVA y otros), que habían venido negando la existencia de una burbuja inmobiliaria luego de la crisis, se inventó la teoría del desacoplamiento, según la cual las demás economías estaban cayendo pero la española, gracias a la genial política económica del Gobierno del PSOE, seguía creciendo sin pausa. Con la ayuda de los medios a su servicio convencieron a un suficiente número de españoles de esta patraña, que por otra parte era lo que fervientemente deseaban que sucediera, y Zapatero ganó de nuevo las elecciones. Seis meses después el BdE cambiaría sus cifras: España también estaba cayendo, pero ya era tarde.

Ahora Rajoy y el PP están haciendo exactamente lo mismo. La economía europea y la mundial pueden ir mal, pero la española irá bien, porque la política económica del PP es sencillamente genial; tanto es así que somos un auténtico ejemplo para el mundo. Vean las razones del desacoplamiento tal como las explica el BBVA Research. La primera razón es la depreciación del euro, pues como todo el mundo sabe el euro se ha depreciado solo para España y no para los otros 18 países miembros. La segunda es el aumento de las exportaciones españolas, que han pasado de crecer al 15,4% en 2011 con ‘el contador de nubes’ al 3,8% en 2012 con Rajoy al 5,2% en 2013 y al 2,2% de enero a noviembre de este año gracias a la “deflación competitiva” de la que hablan los indocumentados del PP. Pero sobre todo al BBVA se le “olvidó” que la importaciones han crecido al 5,8%, con lo que el déficit comercial ascendió a 22.560 millones hasta noviembre, un 60,3% más que en el mismo periodo de 2013, o sea, un engaño total.

Pero hay más razones, no se vayan a creer. Está la política monetaria expansiva del BCE, que esta semana empezará a imprimir billetes de 500 euros como si fuera confeti para comprar según Der Spiegel hasta un 20/25% de la deuda de cada país excepto Grecia, lo que llevará la burbuja monetaria a límites insostenibles, y servirá para que un Rajoy enloquecido mantenga el despilfarro autonómico y local a todo trapo, y entregue al traidor Mas 6.500 millones de euros para que financie la independencia y pague las nóminas a las legiones de enchufados separatistas que odian a España y queman nuestra bandera. Y luego algo que ya no es una estupidez, sino un insulto grave a los españoles: la reforma fiscal. Según el BBVA esta permitirá un crecimiento adicional de 0,3 puntos del PIB. No tienen vergüenza. Los impuestos excepto el IRPF suben, no bajan, y el resultado neto es una importante subida. Mienten sin rubor, una ofensa inaceptable hacia las clases media y trabajadora más expoliadas fiscalmente de Occidente.

Todo lo fían ahora a lo que haga Draghi el jueves, cuyo lema parece ser “más droga a los drogadictos y sin control alguno”. Pero Suiza le ha aguado la fiesta. Ha puesto en el foco de atención la insostenibilidad de la expansión monetaria. El principal comprador de euros sale del mercado y los demás van al dólar como locos, nadie quiere ya euros. Resultado: quiebras en cadena, varios grandes bancos europeos experimentando pérdidas millonarias, y una enorme preocupación de los mercados sobre el potencial deflacionista de los nuevos acontecimientos, donde España se encuentra a la cabeza del mundo occidental. Lo que pueda ocurrir con el mercado de crédito es impredecible. En cierto modo volvemos a 2008 y España necesita captar 260/270.000 millones de euros en 2015. Claro que como Zapatero, Solbes yMAFO entonces, Rajoy, sus monaguillos y los banqueros amigos constatan que una crisis en el mercado de crédito no nos afecta. Como me decía un alto cargo del PP con un cinismo solo superado por la ignorancia: “La deuda nos da igual porque no la vamos a pagar”. Y es que estos inútiles no se han dado cuenta de que el zorro de Draghi traslada el riesgo del QE al BdE, por lo que si hay una quita somos los españoles quienes la asumiremos, con pobreza, sudor y lágrimas.

Creative Commons License

Este trabajo de Roberto Centeno está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

1
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
EncargadoBCM Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
EncargadoBCM

Este analisis esta cojo en el sentido de que no correlaciona las expansiones monetarias de USA y Japon con la de Europa. Dicho de otro modo, todos los paises estan haciendo lo mismo y el objetivo es anegar la deuda con dinero. Tiene toda la pinta de ser un procedimiento bastante ordenado , mas que nada porque la otra alternativa es un armagedon economico de consecuencias imprevisibles.