Separación de Poderes (I)

6

PEDRO M. GONZÁLEZ.

En España no hay Democracia porque no existe separación de poderes y sin ésta no se puede hablar de Constitución.

Por eso quiero comenzar dirigiéndome a los estudiantes Derecho Constitucional de nuestras facultades. A ellos les ruego que para aprobar la asignatura copien, hagan chuletas, peloteen al profesor titular, y sólo si es preciso memoricen la asignatura para olvidarla luego a la mayor brevedad posible. Porque lo que les están contando es simplemente mentira. Les hablan de separación de poderes cuando en realidad se trata de una mera división funcional de un poder único y omnímodo en el que la Justicia no es contrapeso de nada porque depende en todo de ese único poder.

Destinaré este artículo y el siguiente, que reproducen mi conferencia en el Ateneo de Madrid de Marzo de 2.006 a demostrarlo, y a ofrecer las sencillas y pocas reglas técnico-jurídicas capaces de constituir a la Justicia como auténtica facultad estatal independiente y separada de los poderes políticos del estado que sirva de contrapeso, reglas que si son de tal sencillez y fácil aplicación no se llevan a efecto es precisamente porque acabarían con ese poder único y dominador que constituye el actual estado de partidos de la monarquía parlamentaria, llevando a su autodestrucción.

Ni los titulares del poder ni sus actuaciones pueden estar exentos de control, ya que si esto ocurriese nos precipitaríamos hacia el totalitarismo. Pese a que la separación de poderes y el Derecho ponen límites al poder, los gobiernos, cualquiera que sea su ideología, tienden a removerlos. Partiendo de esta tendencia natural, la independencia judicial debe ser elemento esencial de la Democracia. La independencia judicial exige que el Juez, en el ejercicio de sus funciones, esté libre de influencias o intervenciones extrañas que provengan del Gobierno, del Parlamento, del electorado o de cualquier otro grupo de presión.

Actualmente, en España, podemos afirmar sin ningún tipo de dudas que no existe independencia judicial ya que el poder judicial se encuentra ligado al resto de poderes por distintos vínculos. Para acabar con esta situación y garantizar la independencia judicial se debe atender a tres puntos básicos:

1º) Independencia Orgánica del Poder Judicial respecto del poder ejecutivo:

–          Supresión del Ministerio de Justicia. No es posible mantener la independencia del Poder Judicial si el ejecutivo controla y dispone de su presupuesto y provee sus plazas. Se trata pues de una dependencia política y económica. Lo razonable es trasladar sus competencias al Consejo General a un Órgano de Gobierno de los Jueces independiente.

–          El Fiscal General del Estado no puede ser elegido por el Gobierno. Siendo el Ministerio Fiscal una estructura jerarquizada, su independencia no está garantizada cuando el Fiscal General del Estado es nombrado y destituido por el Ejecutivo; en este caso, el Gobierno tenderá a situar en ese cargo a personas dóciles.

–          Existencia real de la Policía Judicial. Dependiente única y exclusivamente del Órgano de Gobierno de los Jueces y al servicio de Jueces y Magistrados.

Su actual dependencia del Ministerio del Interior, como meras unidades adscritas funcionalmente adscritas a los Juzgados impiden su eficacia (como tristemente se ha podido comprobar en recientes casos de actualidad) y obediencia fiel de las órdenes judiciales, estando sometida en última instancia a la dependencia de mandos elegidos por el poder político.

 

 

2º) Independencia respecto de los partidos políticos:

 

–          Los miembros del Consejo General del Poder Judicial deben ser elegidos mayoritariamente por Jueces y Magistrados. La elección de los vocales del CGPJ por parte del Parlamento tras la reforma de 1985 supone un reparto de cuotas de poder inadmisible y contrario a la independencia judicial.

 

Los miembros del órgano de Gobierno de los Jueces, deben ser elegidos en cuerpo electoral separado por todos los operadores jurídicos, desde Jueces y Fiscales integrados en un cuerpo único, pasando por Notarios, Registradores, Abogados, Procuradores y Oficiales de la Administración de Justicia.

–          Eliminación del Tribunal Constitucional. La elección política de sus miembros, como ocurre por el CGPJ, lo configura como último filtro político de las decisiones judiciales según el juego político coyuntural. Esa es su única misión, ya que de ser cierto el principio de unidad jurisdiccional que la Constitución proclama, cualquier Juzgado de Instancia tendría capacidad suficiente para pronunciarse sobre la constitucionalidad o no de una determinada Ley o acto administrativo. El mero ejercicio de los recursos ordinarios hasta el Tribunal Supremo, en Sala Especial, decantaría la constitucionalidad o no de normas y actos.

3º)  Separación de legislativo y ejecutivo.

La separación de la Justicia de los restantes poderes es indispensable pero no basta, debe existir una separación también entre los otros poderes del estado.

La mera existencia de un banco azul del gobierno en el parlamento constituye una auténtica burla al principio de separación de poderes.

A tal punto esto es así, que hoy en día la asamblea parlamentaria sobra. Dado el sistema electoral por listas de partido del que se ha hablado hoy aquí, bastaría que los jefes políticos de cada grupo parlamentario se reunieran en una pequeña habitación para votar las leyes que ellos mismos proponen haciendo valer su número de escaños, siempre invariable por mor del eficaz mandato imperativo y disciplina de grupo parlamentario.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

6
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
3 Hilos de comentarios
3 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
3 Autores de comentarios
RodrigoPedro M. Gonzálezjorgescc Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
jorgescc
jorgescc

Brillantísima síntesis. Un abrazo.

Rodrigo
Rodrigo

Hola, una pregunta que no me ha quedado clara. Si el poder judicial es independiente, ¿como se le controla? Alguien tiene que poner límite al Poder Judicial por si le da por ir contra Leyes legitimadas por el poder legislativo, si no fuera así estariamos en manos de los jueces, en concreto de sus asociaciones que seguro tienen ideologías muy concretas.
En parte confío en que si hubiera un único Tribunal Supremo que es elegido por elecciones del cuerpo jurídico (jueces, abogados, fiscales), no habrá muchos problemas en el Tribunal Supremo. Pero ¿puede ocurrir que jueces de una determinada ideología hagan “campaña electoral”, con influencia suficiente para colocar “a los suyos”? ¿Puede el poder judicial considerarse a sí misma “una casta privilegiada”?
Al no poder modificar las leyes (pues eso depende del legislativo), tienen su poder muy limitado. Pero no sé si podrían darse amiguismos para no condenar delitos. O que los lobbies intentarán metérselos en el bolsillo.
Entiendo que el número “a corromper” sería tan elevado que es imposible.