La democracia ante la crisis

9

LUIS LÓPEZ SILVA.

“La democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos” Esta frase de Enrique Múgica delata la pavorosa realidad en la que se encuentra nuestro sistema democrático en un contexto deprimente causado por la crisis económica, política y moral que está erosionando el frontispicio  donde están esculpidos  los principios de una sociedad justa. Las exiguas justificaciones y los débiles argumentos de quienes lideran el viraje hacia la concepción de un Estado represor para recuperar  instancias economicistas recomendadas por la tecnocracia financiera, son ajenos a la lenta hecatombe democrática que se cierne sobre las instituciones políticas y sociales que sostienen y revitalizan la vida democrática. Como todos sabemos, la democracia, desde sus primeras andaduras, ha sido un sistema de convivencia fácil de desmontar cuando circunstancias políticas y económicas adversas socavan sus pilares básicos, y si nadie, en este caso los ciudadanos como usuarios de la misma, no se deciden  por su defensión, sucumbe.  Por tanto, si los problemas que estamos atravesando son el resultado de un conjunto de decisiones políticas legisladas con la indispensable asistencia de expertos y lobbies que ignoran el proceso democrático con la traviesa pretensión de disminuir la praxis democrática, ha llegado la hora de denunciar colectivamente tal desmán. No obstante, el colectivo  si está de acuerdo en que delegar en expertos algunas decisiones secundarias no equivale a ceder el control sobre decisiones fundamentales a favor de una élite de expertos,  una cosa es que los cargos públicos busquen la ayuda de expertos, y otra muy distinta es que una élite posea el poder de decidir sobre las leyes y la políticas que hemos de acatar los ciudadanos. La democracia la ha de hacer el pueblo con sus representantes electos, y no especialistas que sobrevaloran sus conocimientos técnicos en detrimento del  juego democrático.  La crisis no ha de ser una excusa para tolerar injerencias oligárquicas en nuestra libertad política, de hecho, es ahora cuando más se ha de preservar, porque como ya intuimos, en este malestar social se crea al ambiente perfecto (miedo, incertidumbre, confusión…) para que los oportunistas de la política se cuelen por detrás ofreciendo soluciones y milagros populistas que acaban minando la fortaleza de las instituciones democráticas.

Un análisis exhaustivo sobre el hecho democrático ha de abarcar al menos estas tres cuestiones: las instituciones imprescindibles que la sustentan, las condiciones económicas y sociales que favorecen su desarrollo y los criterios necesarios para evaluarla. Teniendo en cuenta estos tres puntos, podemos esbozar un informe serio sobre la salud de nuestro sistema democrático. Empecemos por las instituciones. Las principales instituciones se corresponden con la división de poderes, y son el Parlamento, el Gobierno y la Administración y los Tribunales de Justicia. Del mayor o menor grado de independencia entre estos tres estamentos políticos depende la bonanza de la democracia. En nuestra democracia como bien confirma la actualidad política, este problema está aun sin resolver, porque legislativo, ejecutivo y judicial son una urdimbre de conexiones partidistas que monopolizan toda la agenda social con fines mayoritariamente ideológicos, desestimando el interés común. Primer suspenso. En cuanto a las condiciones económicas y sociales he de anotar que nuestra sociedad está integrada en una economía de mercado libre, la cual, ha desarrollado ampliamente la economía, pero de manera desigual, concentrando cada vez más los capitales y los centros de poder a favor de una minoría plutocrática que desdeña  la interminable lista de condenados a la pobreza y la exclusión social. Segundo suspenso.

Por último, la evaluación de la democracia la ha de ejercer el ciudadano, pero para acometer tal evaluación en necesario un ciudadano con capacidad crítica, y esta capacidad crítica solo se desarrolla cuando el ciudadano, a través de la educación y la cultura, emprende la tarea de la comprensión de su entorno socio-político. España es deficiente en educación y cultura, y además, ésta se halla manipulada y monopolizada por grandes corporaciones de medios. Tercer suspenso.

El análisis revela que la democracia española está desvalida ante la crisis, y que si los ciudadanos no invertimos esta tendencia es posible que la irreversibilidad de tal tendencia desemboque en posturas populistas impredecibles.

Creative Commons License

Este trabajo de Luis Lopez Silva está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

9
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
3 Hilos de comentarios
6 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
5 Autores de comentarios
CharlieJosé María AlonsoPedro M. GonzálezLuisPaco Bono Sanz Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Paco Bono

Sólo un inciso, en España no hubo un proceso de libertad constituyente, sino consenso, a través del que Múgica y los líderes de otros partidos redactaron una Ley Fundamental del reino para el establecimiento de una partidocracia o monarquía de partidos. La democracia en España no puede ir a ninguna deriva, puesto que es inexistente. Sin separación de poderes y sin representatividad no hay Constitución, sin Constitución no puede establecerse una forma de gobierno democrática.

Pedro M. González

Competamente de acuerdo con PAco

Charlie
Charlie

Leyendo las primeras frases del artículo de este señor,Luis López Silva,se me quitaron las ganas de conti-
nuar.No pude más.De verguenza que sigas denominando a esta degenerada oligocracia y blasfemando
dentro del templo de la verdad.Y digo blasfemando porque el logotipo del diario es un templo griego de
columnas jónicas en cuyo frontón figuran las siglas que representan a la libertad,la verdad y a la lealtad y tú
has mancillado a la verdad mintiendo sobre la clase de régimen imperante en España;y no es la primera vez.
Eres reincidente.Para decir o escribir necedades están los foros de la mentira de la partidocracia.

Pedro M. González

Pero Luis, en tu última intevención confundes libertades personales con democracia. Yo si afirmo que no hay atisbo de democracia, porque no lo hay de separación de poderes ni de principio representativo.

Charlie
Charlie

En la monarquía del Rey de la Corrupción exis-
te el mismo atisbo de “democracia”como en la
“democracia orgánica”de Franco.Así que afirmo
categóricamente la ABSOLUTA falta de democra-
cia ahora como antes.Además afirmo que sin liber-
tad política no HAY ciudadanos solamente súbditos.

Jose María Alonso

Como otros participantes en los comentarios advierten, es necesario afinar en los conceptos que se manejan en el diario. Si se escribe en la sección de ¨criterios¨, aunque sea una bienintencionada crítica a la partidocracia, es deseable al menos el manejo de ciertos conceptos con propiedad. Entiendo que el artículo confunde el régimen de oligarquía de partidos que actúa en España con un sistema democrático de baja calidad o que no está completo al cien por cien. En el MCRC, y en la sección de criterios del órgano de expresión del MCRC que es este diario, sabemos que la democracia formal no se puede cuantificar. Como apunta Pedro M. González, si no hay representación ni separación de poderes no hay democracia, ni mucha ni poca. Quizá el artículo debiera ir en el apartado de firma invitada, sección a la que no se le exige compromiso con la verdad, la libertad ni la lealtad.

Charlie
Charlie

Así es,forista,dentro del templo de la verdad en política,sólo
cabe la verdad.Aquí no cabe la confusión sino los conceptos
claros,sin concesión alguna a la ambiguedad.