Medidas para España

9

ROBERTO CENTENO.

Me dicen a veces algunos lectores: “Bien, pero además de criticar la situación, ¿qué haría usted para arreglar España?”. Lo primero que debo responder es que llevo explicándolo desde 2007, ya que nunca hago una crítica sin dar después soluciones. En mi último libro sobre la crisis, El disparate nacional, publicado por Planeta, describo los hechos –de algunos de los cuales fui testigo directo– y las personas que nos han llevado a la ruina, y dedico un capítulo a explicar las medidas para salir de la crisis. Lo segundo que debe considerarse, y esto es el centro de la cuestión, es que el problema de España no es económico, como en Grecia, Irlanda y Portugal. Es político.

Político fue el desastre financiero, donde un Gobierno insensato hizo caso omiso de la carta de los inspectores del BdE en 2006, en la que se alertaba inequívocamente de lo que iba a suceder, e hicieron justo lo contrario de lo que debían. Política fue la decisión de ignorar la crisis y de falsear el cálculo del PIB que desde 2008 se sobrevalora en más de dos puntos anuales. Y política es la decisión de mantener un modelo de Estado infinanciable y corrupto, unos bancos inviables y unos monopolios esenciales con licencia para robar. Afirmar que hay soluciones que dejen intacto este entramado de expolio sin límites es un insulto a la inteligencia y un engaño miserable a los españoles.

Primera medida: cambio del modelo de Estado

La primera medida es obvia, indiscutible, sine que non: hay que cambiar el modelo de Estado. Ningún país puede soportar un sistema político que lleva al despilfarro anual del 11% de su PIB. Es metafísicamente imposible. Desde las duplicidades entre administraciones –36.000 millones–, hasta la estructura del sistema –17 comunidades autónomas con todos los elementos propios de un Estado soberano y 8.127 ayuntamientos con una legión de personas y medios–.

Y todo ello con el descontrol más absoluto y el mayor nivel de corrupción, tanto institucional como personal, de la historia de España. Es obsceno, es inmoral y es indigno que la casta política, con la señora De Cospedal al frente, afirme con total cinismo que “las Comunidades no son el problema”. Si el despilfarro del 11% del PIB no es el problema, ¿entonces cuál es, Maricospe?

Y ya no vale el camelo habitual, el de corregir los excesos. El sistema es el exceso. Hay que cortarlo de raíz manteniendo solo las autonomías históricas: País Vasco, Navarra y Cataluña. Y reducir los ayuntamientos a menos de 3.000. Mantener el resto de autonomías es contrario a la razón y a la realidad histórica. Es solo un invento de la infausta Transición para que la casta política pudiera  colocar a sus familiares y amigos por cientos de miles, y con sueldos un 40% por encima que la media del sector privado. Un diferencial jamás ocurrido antes de la Transición y que tampoco sucede en ningún otro país, donde los salarios públicos están siempre por debajo de los  privados. Están saqueando España sin contemplaciones. Desde aquí me adhiero a los llamamientos a los funcionarios para que saquen a la luz todo lo que saben de corrupción, estafas, apropiación indebida, gastos suntuarios, engaños y clientelismo. Hay que desenmascarar a los corruptos. España debe saber.

Pero voy a ser mas concreto. Hay que eliminar los 2,5 millones de empleos* públicos nombrados a dedo o con pruebas a medida. Ningún país y menos España se puede permitir pagar a gente por no hacer nada. Aparte de su disparatado sueldo medio, el costo total es mas disparatado: oficinas –la mayoría de lujo– en edificios señeros, medios de todo tipo, cientos de miles de ordenadores a la última, 300.000 teléfonos móviles,  30.000 coches oficiales, etcétera. Pero es que el tema es mucho peor que no hacer nada. Les pagamos por destruir España.

Hay 350.000 personas dedicadas a tiempo completo a idear, legislar y controlar 17 mercados diferentes, a poner barreras de todo tipo entre las regiones españolas.Han destruido la unidad de mercado, que es el elemento esencial para el crecimiento. Es mas fácil mover productos entre Estados europeos que entre regiones españolas. ¿De qué sirve la reforma laboral sin unidad de mercado?  Y les recuerdo lo que ya he repetido mil y una veces, una de las verdades más profundas del funcionamiento de nuestra economía: por cada puesto eliminado en el sector público se crean 2,8 en el sector privado.

Los beneficiarios y la casta dirán que la marcha atrás es imposible. ¡Mentira! Que nos lo pregunten a los españoles. Convóquese un referéndum claro, Autonomías sí o Autonomías no. ¿O es que dejar que los españoles decidamos es imposible? No podemos permitir que sea una oligarquía que no nos representa quien decida sobre nuestras vidas. Es imposible mantener la situación actual.

 

*La cifra de enchufados no es mía, la dio Montoro al afirmar que solo 700.000 empleados públicos de los 3,2 millones existentes han realizado una oposición limpia y transparente. El resto han entrado a dedo o con pruebas a medida.

Creative Commons License

Este trabajo de Roberto Centeno está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

9
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
6 Hilos de comentarios
3 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
7 Autores de comentarios
Pedro M. GonzálezCharlieNicolásSergioGonzalo Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
M Murcia.

Magnífico y claro como siempre, una prueba más, de que los que nos gobiernan, son los mas burros del colegio. Casta de políticuchos indeseables y degenerados.
ABSTENCION-MASIVA EN LAS PROXIMA ELECCIONES.
¡Viva la República Constitucional y Viva España!.

Susoloko
Susoloko

Escaños computables es el voto inteligente

Charlie
Charlie

Lo que sí es inteligente,digno e íntegro,Susoloko,es no ser cómplice de la corrupción.Lo contrario,
votar listas de bandas de hampones,votar en blanco es ser el tonto útil de esta mafia y de su jefe
natural,el Rey de la Corrupción.

Gonzalo
Gonzalo

España ni es UNA,ni es GRANDE ni es LIBRE.No es UNA ni es GRANDE porque antes tiene que ser LIBRE. España es una Nación en ruina,un Estado en profunda crisis institucional y una Patria olvidada.La causa de todo,es la forma política del Estado español :La Monarquía parlamentaria.Eso NO es DEMOCRACIA.Hay que sustituir el sistema electoral proporcional de listas de diputado de partido por el sistema mayoritario a doble vuelta de listas de diputado de distrito.Hay que suprimir el Estado de las autonomías y reemplazarlo por un Estado democrático descentralizado con parlamentos particulares para Cataluña y el Pais Vasco.Sustituir la Monarquía parlamentaria por un sistema presidencialista.España sufre este régimen político corrupto porque carece de un régimen democrático,honesto y verdadero.

Charlie
Charlie

Una precisión.No son listas de diputado,son listas de partido,que no es lo mismo.

Nicolás
Nicolás

Es necesario el desmantelamiento del tinglado autonómico , pero como contrapartida, para que no se pueda deslegitimar dicha operación alegando falta de representación de la población española( que no la hay), se ha de ir al modelo formal representativo y de división de poderes. Sólo quedaría afrontar la oposición directa de los paniaguados y familiares que viven en torno a la subvención y de mamar de la teta del Estado.
España ni es una ( excusas habrá siempre para todo), ni es grande( mediana , si acaso) ,ni es libre( la nación no es una persona ); a lo que se aspira no es a la grandeza ( eso ya no es aplicable a España . Pasó su hora ,como la del honor o la de la fé ) sino a la estabilidad y a no irnos por el vertedero de la historia.
Centeno ,llama modelo de Estado a lo que es una reforma administrativa profunda .

Sergio
Sergio

Buenas tardes.

Señor Centeno, me gustaría que me aclarase, porque sigo teniendo una duda. De dónde sale que de cada puesto del sector público salen 2,8 puestos de trabajo en el sector privado. Y si es cierto, ¿son de la misma calidad o son infrapuestos como los que hoy se ofrecen?

Por otro lado, se equivoca usted terriblemente. España tiene dos problemas que se solapan porque forman parte de lo mismo. España tiene un problema político, que es el que usted señala, y tiene un gigantesco problema económico, que no acierta usted a ver. Y es que se ha destruido la clase media española, que es la que sustenta toda democracia, en el altar de las privatizaciones, deslocalizaciones, empresarios del ladrillo y demás gentuza que en España se atreve a llamarse “empresario”. De verdad que hace usted que me sonroje al decir que sin la unidad de mercado la reforma laboral no sirve para nada. ¿Es que de verdad esa reforma laboral sirve para algo? Bueno, según los efectos, sirve para que se dispare el paro. Sirve para precarizar más el empleo. Sirve para que las empresas puedan poner a un montón de personas de aproximadamente su edad en la calle. La gran pregunta es, si usted con su edad en vez de ser catedrático fuese, digamos empleado de alguna de tantas empresas que están cerrando, ¿podría encontrar trabajo? ¿Nuestra crisis no se parece a la de Grecia, Irlanda y demás? ¿Es sustancialmente diferente? ¿En qué? Oligarquías corruptas que evaden impuestos y ciudadanos aplastados y precarizados, ¿le suena el panorama?

Salud

Pedro M. González

Todavía en mis 40 años no he visto una sola privatización. Concesiones a los amiguetes a montones e institución de oligopolios, eso sí.

Nicolás
Nicolás

No le falta razón a Sergio. Yo coincido con Centeno en que se han creado excesivas empresas en el sector público y que este fomento excesivo de lo público ahoga al sector privado. Pero en España , actualmente, la empresa privada no tiene la importancia que debería tener ni en su mayoría los empresarios son empresarios , es poco o nada productiva , fomenta el empleo de baja calidad y la búsqueda sobre todo de altos beneficios a corto plazo. Y es cierto que tanto las políticas anteriores centradas en crear la ficción de lo público , como las de la privatización sin sentido , tal como hizo Áznar ( hecho que el profesor Centeno ya ha denunciado) , dan la impresión de no hacer otra cosa que ahondar más en la crisis del país , aunque pueda parecer que haya luz al final del túnel .Igualmente tengo la sensación de que llevan años intentando cargarse a la clase media española y que ese desmantelamiento se está llevando a cabo con dos políticas aparentemente diferentes ( en el terreno económico e ideólogico).