¿Cuáles son la bandera y el himno españoles?

10

VICENÇ NAVARRO.

Como he escrito en varias ocasiones, la Transición dejó mucho de ser modélica (ver mi libro “Bienestar insuficiente, Democracia incompleta. De lo que no se habla en nuestro país”). Se hizo en términos muy favorables a las fuerzas conservadoras que controlaban el Estado español. Había un enorme desequilibrio entre las fuerzas políticas que se sentaron en la mesa para diseñar tal Transición. Por un lado, las conservadoras, herederas de la dictadura, que continuaban teniendo un gran poder, controlando, además del Estado, la mayoría de medios de información y persuasión, mientras que las izquierdas, que lideraban las fuerzas democráticas, acababan de salir de la prisión o de volver del exilio. Ni que decir tiene que las movilizaciones obreras jugaron un papel esencial en finalizar aquella horrible y sangrienta dictadura. Pero los partidos políticos de izquierda que se sentaron en la mesa, tenían muy poco poder. Ello dio como resultado una Transición y una Constitución inmodélicas. El sistema democrático al cual dio lugar, fue muy limitado, produciendo un bienestar muy insuficiente. Lo que está pasando con las víctimas de lo que se llama en España “el franquismo” (que debería llamarse fascismo) es un claro ejemplo de ello. Una juez de Argentina tendrá que proteger sus derechos –respondiendo al Derecho internacional- debido a que los que tenían que haberlo hecho en España no lo hicieron. Y, España continua siendo el país con el gasto público social por habitante más bajo de la UE.

En tal Constitución aparece la bandera borbónica como la bandera española, y la Marcha Real como himno nacional, frente al cual los súbditos tienen que cuadrarse en silencio. Tales símbolos definen bien la España de la Transición. Pero para millones de españoles –que perdieron la mal llamada Guerra Civil (que fue un golpe militar fascista frente a un sistema democrático) y sus sucesores, herederos que luchamos durante la dictadura por la democracia-, ni la bandera ni el himno son los nuestros. Lo es por ley, pero no lo sentimos nuestro. En realidad, aquel himno fue el himno de los golpistas, y la bandera borbónica (con cambios mínimos) fue la que los golpistas enarbolaron en su victoria en aquella rebelión antidemocrática (que no hubiera ocurrido sin la ayuda militar de Hitler y Mussolini). Este rechazo es muy acentuado en Cataluña (cuya cultura fue brutalmente reprimida por los golpistas) y no solo entre los independentistas (cuyo proyecto no comparto pero respeto) sino entre gran parte de la población.

La bandera republicana

Mi bandera española (tan querida como La Senyera), es la bandera por la cual mis padres y su generación lucharon (perdiendo una guerra) y es la bandera que las fuerzas democráticas, también en Catalunya, defendimos durante la dictadura. La bandera republicana, que, por cierto, me alegra ver que aparece cada vez más en las manifestaciones de protesta que están ocurriendo en nuestro país. Esta bandera liga las demandas presentes de un mundo mejor con nuestras luchas y las de nuestros antepasados para establecer otra España, la España de los distintos pueblos y naciones de España, frente a esta España del establishment, cuyas políticas están causando un enorme dolor sin que tengan ningún mandato popular para llevarlas a cabo pues nunca estuvieron en sus ofertas electorales. En esta España, que un número creciente sentimos que no es la nuestra, hemos visto el intento desesperado de tal establishment liderado por la Monarquía, de utilizar los Juegos Olímpicos, para movilizar el sentimiento de apoyo a la Marcha Real y a la bandera borbónica, presentándolas como las españolas (porque así lo dice la Constitución), con la presencia activa de la Familia Real para conseguir crédito político de las merecidas victorias de los deportistas españoles. Todo ello como indicador de la necesidad que tal establishment siente de legitimar su poder que está perdiendo apoyo popular rápidamente.

Mientras todo ello ocurre, en España está prohibida la exhibición, incluso en las competiciones deportivas, de la bandera española que mejor representa la España democrática, ansiosa de libertad y solidaridad, por la cual millones de españoles lucharon, siendo fusilados, encarcelados, torturados y/o exilados por ello. A la vez que la Familia Real intentaba oportunísticamente promover su imagen en los Juegos Olímpicos, apareciendo siempre en los medios de información junto a los equipos españoles vencedores, en Alicante, días después, un ciudadano era sancionado en el estadio donde se jugaba el partido de balonmano entre la selección española y la argelina, por querer mostrar su apoyo al equipo español enarbolando la bandera española republicana. El gobierno español justificó tal sanción bajo el argumento que tal gesto “incitaba a la violencia” (Público, 16.08.12). Ello muestra, no solo el nivel de intolerancia antidemocrática de las derechas en España sino su enorme temor e inseguridad, conscientes de que hay la otra España que derrotaron que, no solo continúa existiendo, sino que está creciendo.

 La necesidad de recuperar nuestra bandera y nuestra cultura republicana

Se me dirá que estoy despertando sentimientos que estarían mejor guardados a fin de facilitar la convivencia. Pero los que utilizan tal argumentación ignoran que el lado vencedor nunca adoptó ninguna medida conciliadora, que exigiría un cambio radical en su comportamiento con los vencidos. El caso citado de las víctimas de la dictadura es un ejemplo bochornoso de ello. Reconciliarse con esta actitud es olvidar nuestro pasado, que es lo que la izquierda nunca debería haber hecho. Fueron primordialmente las izquierdas las que lucharon por la democracia y fueron primordialmente las derechas  las que primordialmente la destruyeron, como ahora están destruyendo los pocos derechos sociales y laborales que se habían conseguido en el periodo democrático.

Una última nota. Es muy importante que en las manifestaciones de protesta luchando por otra España, la España auténticamente democrática, se recupere esta memoria, entre otras razones, para que la juventud sepa que son continuadores de otras generaciones que lucharon y a veces vencieron. Y parte de ello es no solo recuperar la bandera republicana, sino la cultura democrática que caracterizó a las izquierdas, incluyendo las canciones de resistencia antifascista. Sorprende que la multitud no cante en las movilizaciones de protesta en España, una situación que es casi única a los dos lados del Atlántico donde he vivido. En Italia y en Francia, las canciones de la resistencia antifascista aparecen una y otra vez en las manifestaciones. Y en EEEUU, los cantos de los movimientos sociales de protesta son la norma, cantándose con frecuencia lo que es, en la práctica, el himno de las izquierda americano, This Land is your Land. En España, tenemos muchas canciones que millones de voces cantaron en el pasado, incluso en condiciones de clandestinidad y en su lucha por la democracia, canciones que también se están olvidando como parte de este olvido histórico que las izquierdas han practicado. Reforzarían las posibilidades de tener un futuro, si tales canciones y tal cultura estuvieran también ahora presentes en tales manifestaciones que exigen –con razón- otra España.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

10
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
9 Hilos de comentarios
1 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
10 Autores de comentarios
Luis "er Maki"Pedro M. GonzálezJosé María AlonsoJosebaManuel Ramos Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
No puedo con la falsedad
No puedo con la falsedad

Vergüenza de artículo.

Usted no sabe de ideologías. El franquismo no fue fascismo literalmente nunca, fue una dictadura algo fascista al principio y luego nacional católica o tecnócrática.

Eso de que en la transición fueron las fuerzas conservadoras las que más se beneficiaron ES FALSO observando la realidad objetiva.Los nacionalistas -de izquierdas o de derechas- fueron los grandes beneficiados de la transición(con esta ley electoral que les dio un poder decisivo y desproporcionado) y las fuerzas conservadoras-realmente conservadoras- fueron arrinconadas y expulsadas.
La izquierda en la constitución consiguió mucho a cambio de una derecha que dio casi todo por un plato de lentejas.

Usted habla desde el rencor y el parcialismo más absoluto.

Zeros
Zeros

¿Quién es aquí parcial? Basta con examinar un poco la historia para saber que las izquierdas, las bases que no las mal llamadas élites, lo perdieron todo. Felipe González desmontó el PSOE a la vez que Santiago Carrillo hacía idem con el PCE a cambio de tener acceso al poder. La cúpula franquista accedió a compartir el Estado a cambio de la legitimidad proporcionada por unos partidos de los cuales el PSOE no era nada, y paso a ser la mitad de un todo.

Si la izquierda en esta también mal llamada Constitución lo ganó todo y la derecha lo perdió, ¿cómo es posible que el Estado del Bienestar esté tan poco desarrollado en España? ¿Cómo es posible que legislatura tras legislatura se hayan hecho reformas laborales que destrocen poco a poco los derechos de los obreros? Y, ¿cómo es posible que haya una cantidad de medios de comunicación pasmosa al servicio de los intereses de los grandes capitostes del Régimen?

Usted confunde a los antiguos gerifaltes del franquismo que esos sí que perdieron un tanto con las personas que realmente tenían el poder, que no eran otros que los grandes empresarios que llevaron apoyando al Régimen desde su levantamiento en el 36. Esos no perdieron nada. Al contrario, se aseguraron antes de instaurar esta cleptocracia de tener atados y bien atados, y de que pasasen a formar parte de ellos a quienes permitiesen alguna posibilidad de alcanzar el poder.

Nicolás
Nicolás

Que se elija la forma de estado, que se elabore y se vote una constitución y que ,en el proceso, se adopten los símbolos de forma democrática. Si no me equivoco y no soy de otro planeta desde los EEUU hasta la China los ejércitos se cuadran al escuchar el himno y al izar la bandera . Es natural que lo hagan también los militares españoles . Los civiles ya no lo hacen en España y sí en el resto de los países con los que pretendemos equipararnos .

Pedro M. González

Mi discrepancia total con el artículo no solo por parcial e ideologizado, sino por el erróneo análisis del papel de los partidos de la izquierda social en la llamada transición. El PCE y Carrillo tuvieron la oportuidad de catalizar la ruptura democrática con solo decir que no a pasar por la ventallia de la legalización que Suárez le abrió. Bastaba con un NO para que la ruptura democrática se produjera, pero eleigieron el rédito insitucional de la traición integrandose en partidos de masas en el estado.

El análisis por lo tanto, es nefasto.

Paco Bono

Completamente de acuerdo con lo expuesto por Pedro M. González. El artículo hace un análisis nefasto desde la primera línea hasta la última. ¿Acaso tenemos afán de demostrar que somos plurales y por esa razón publica el DiarioRC pasquines ideológicos como este? Ser plural, fomentar la libertad de pensamiento y de palabra, no significa abrir la puerta a la mentira. Este artículo devalúa al medio y traiciona los principios del MCRC.

ES CONTRARIO AL SIGUIENTE PRINCIPIO DEL MCRC

XX. Porque el pasado no puede ser revivido, sin imponerlo la fuerza del Estado, no es posible la restauración pacífica de la II República, cuya forma de gobierno parlamentario tampoco era democrática.

A quien corresponda enmendar la plana.

Manuel Ramos

Después haber leído su artículo sobre la democracia en EEUU “¿Es EEUU una democracia?” http://goo.gl/fEiyv descubrí que este hombre es un defensor del sistema proporcional y que no entiende lo que es una democracia formal.

Es siempre tendencioso.

Joseba
Joseba

Lo siento, este articulo desmerece mucho del Diario RC.
Nos habla de un pasado, que parece añorar, y de una discusión sobre temas que no competen al MCRC. Y me refiero a la Libertad Constituyente.
Es a posteriori cuando se deba debatir ciertos temas, como son las ideologias, banderas e imnos.

No es noticia de actualidad, ni critica. Es una opinión… y este diario no se merece esto. Y esta es mi opinión.

Jose María Alonso

Si no ha leído la obra y no coincide con el pensamiento del fundador y editor de este diario, me parece incoherente que publique aquí. Si habiendo leído la obra y siendo un hombre con un amplio currículum intelectual (http://es.wikipedia.org/wiki/Vicen%C3%A7_Navarro), escribe un artículo tan ideologizado en el diario de un Movimiento que precisamente se define por no imponer ideología alguna en favor de la búsqueda en común de la democracia, parece que no ha entendido nada.

Los que aquí escribimos sabemos que reclamar una reinstauración de la II República es hoy reaccionario y no favorece la lucha por la República Constitucional. Estoy de acuerdo con Nicolás que ha escrito más arriba ¨Que se elija la forma de estado, que se elabore y se vote una constitución y que ,en el proceso, se adopten los símbolos de forma democrática.¨ Aunque en caso de los colores de la bandera no es fácil la decisión.

Por mi parte deseo con todo respeto a su ideología invitarle a recapacitar y leer con atención la Teoría Pura de la República, así como visionar los vídeos de Antonio GarcíaTrevijano y consultar la fonoteca de Radio Libertad Constituyente en ivoox, por si aún no se ha enterado del papel de los partidos de ¨izquierda¨durante la Transacción (que no Transición).

Pedro M. González
Pedro M. González

Coincidencia absoluta con los repúblicos que me preceden.

Luis "er Maki"
Luis "er Maki"

Me ha alegrado la publicación del articulo del Sr. Navarro que ha dado la oportunidad de clarificar su contenido y hacer un ejercicio cívico de contraste de pareceres quedando patente el rechazo “natural” del MCRC a planteamientos equívocos, no es con propuestas caducas y fracasadas como las que defiende el escrito la mejor arma política para implantar un modelo REPUBLICANO bajo principios de LIBERTAD Y DEMOCRACIA.

Por cierto… sigo pensando que la bandera rojo y gualda con su escudo “castillado” (coronado de muralla) bien puede representar la España de la PRIMERA REPÚBLICA CONSTITUCIONAL.