Hablemos de violencia policial. Corría el año 2012 cuando Gallardón se pavoneaba de que el indulto a cuatro Mossos torturadores era resultado lógico de esa prerrogativa gubernamental.

Antes, a finales del 2.008 el Departamento de Interior de la Generalidad catalana renovaba el apoyo jurídico a los cinco mossos d´esquadra que fueron condenados por malos tratos a un detenido para que recurrieran la sentencia que les condenaba. El muy progresista Joan Saura (Iniciativa per Catalunya,-Les Verds), indicó que la consellería que dirige mantendría el asesoramiento jurídico y pagaría la defensa de los mossos condenados, cuyas penas en algunos casos alcanzaban los seis años de prisión por su brutal actuación. Tras el agotamiento de los recursos, las condenas alcanzaron firmeza en distinto grado de culpabilidad respecto de cuatro de los agentes. Si resulta sarcástico que Josu Ternera presidiera entonces la Mesa de Derechos Humanos del Parlamento Vasco, no lo era menos que el Sr. Saura diera público conocimiento de la decisión del departamento que encabezara tras su intervención en la inauguración de los jornadas policiales sobre el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, celebrada en Barcelona.

Con anterioridad a la sentencia de condena a los agentes autonómicos, dos de los reos por tortura habían aprobado sendas oposiciones que les permitieron ascender de categoría y ser destinados a la Comisaría de Les Corts donde, según la resolución condenatoria, torturaron y maltrataron a un ciudadano rumano al que detuvieron por error en el año 2.006, y a quien llegaron a introducir una pistola en la boca para hacerle confesar. Ajeno a la realidad, y ante un auditorio compuesto básicamente por mossos y policías locales bajo su Mando Único, por aquel entonces Saura hizo una defensa de la institución policial, como la que “más puede hacer por respetar y proteger los derechos humanos”.

Los caminos del consenso hacen extraños compañeros de cama, y Gallardón daba el espaldarazo a la iniquidad con el indulto a los condenados. Fin de la historia, y cierre del círculo de la iniquidad. Sin la existencia de una auténtica Policía Judicial garante del Derecho Público, el Estado de Poderes Inseparados se convierte de nuevo en sindicato de la brutalidad cuando no directamente en garantía de impunidad de los poderosos e instrumento de eficaz represión. Cuando los poderes del estado y la nación no están separados no puede existir independencia judicial, y la creación y mantenimiento de nuevos cuerpos policiales no será sino simple especialización en la forma represiva ya que la efectiva separación de poderes exige la dependencia exclusiva y directa de cada cuerpo policial de aquel poder o facultad del que depende.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here