La implosión de la MUD

0

No podía ser de otra manera. El derrumbe de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) es el fracaso de una política cortoplacista y electorera que nos ha impuesto la falsa oposición desde 1999, para enfrentar al estado chavista.

Hicieron de la llamada vía electoral un fetiche al cual había que adorar, desechando otras formas de lucha. Tal como Henry Ramos Allup y Edgar Zambrano —ambos de AD— lo admiten, la MUD nunca fue nada más que una mera alianza electoral. Muy lógico y apropiado para una oposición que no podía concebir otras formas para salir de la narcotiranía. Pero también era una propuesta ineficaz para dirigir la lucha social contra el régimen, que pudo haber implicado definir una política y una organización, y no solo presentarse a una tras otra elección amañada.

Durante estos años, la MUD acumuló algunas victorias nominales dentro del sistema electoral del estado chavista. Estas supuestas victorias resultaron ser mecanismos eficientes de desmovilización de la lucha social, al alentar la ilusión electorera que tanto ha beneficiado al régimen.

En otros casos, ni siquiera fueron defendidas, como sucedió con el desmantelamiento de la misma Asamblea Nacional. Por eso costó hacerle ver a la gente la naturaleza real de la estafa política perpetrada por el régimen, teniendo a la falsa oposición como cómplice entusiasta y voluntario.

Pero esa política colaboracionista, basada en negociaciones secretas con el régimen y en participación continuada en el fraude electoral, tenía que derrumbarse, porque sencillamente hemos llegado al punto donde ya no hay más ilusiones que ofrecer. Ni siquiera porque la MUD trate de reinventarse y se esconda tras las siglas de un Frente Amplio, que es su apéndice; ni porque se le adjudiquen graciosamente cuatro gobernadores a Acción Democrática; o que, usando a aquellos como garantes del gobierno, se liberen presos políticos. Ya la gente sabe que tras cada acción de la MUD o sus operadores siempre hay una componenda oscura que termina beneficiando al régimen.

La gente le ha retirado su confianza a la MUD, porque representa una política de oposición fracasada que solo ha tenido éxito para atornillar al chavismo. El rechazo a esta alianza partidista se hizo patente cuando la presión de la calle obligó a los principales partidos de la unidad a no participar en las últimas elecciones. Aunque estos partidos nunca se identificaron con la abstención, ésta se convirtió en un gran movimiento nacional contra el régimen y contra la falsa oposición, y se impuso sobre la blandenguería de la MUD.

Ahora estamos en presencia del estallido interno de esta asociación de franquicias partidistas, que no es otra cosa que el fracaso de una falsa política de oposición basada en negociaciones y elecciones.

Los argumentos que ofrece Acción Democrática para salirse de la MUD son patéticos y solo tratan de ocultar la verdadera intención de este partido de procurarse ventajas adicionales de una negociación individual con el régimen. Ya ha tenido importantes avances con la adjudicación generosa de cuatro gobernadores al partido socialdemócrata, y la sospechosa inmunidad de la que gozan para “hacer oposición” los operadores de AD, partido que a diferencia de todos los demás nunca ha tenido un preso político durante el chavismo.

Es completamente irrelevante que AD se vaya o se quede en la MUD. Lo importante es que comprueba la implosión que sufre esa alianza, como resultado de sus políticas fallidas; y marca el comienzo de una nueva etapa en la lucha para derrocar el estado chavista con nuevas tesis y nuevos actores civiles y militares.

@humbertotweets

Creative Commons License

Este trabajo de Humberto Gonzalez Briceño está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
  Suscripción  
Notificar de