Carta de un asociado sobre la Asamblea General del 21 de julio de 2018

Por Avelino Ramos

0

Estimados amigos,

Aprovechando este momento electoral para determinar la nueva Junta Directiva
de nuestra asociación, creo necesario proponer a todos los asociados mi
particular punto de vista pasados ya unos meses del golpe nefasto que
sufrimos por la muerte imprevista de nuestro maestro. Un hombre que forjó
nuestro movimiento desde la más estricta soledad política y un inquebrantable
tesón por dar a España argumentos de honestidad política que nadie en la
esfera del poder quiso considerar, porque todos, inexcusablemente todos,
pretendían y pretenden sojuzgar al pueblo español antes que concederle ni un
ápice de libertad y dignidad. Don Antonio nos dejó con todo lo que pudo hacer
en vida. Nada hay que reprochar al mérito de un hombre que aportó claridad en
el camino de la humanidad por conquistar su dignidad, libertad y felicidad,
cualquiera que sea su nación, religión, sexo o condición humana. Las Leyes
descubiertas por don Antonio son universales y se proyectan al mundo, pero
como él mismo reconoció, le corresponde a España (o la Hispanidad), levantar
esa bandera que los Estados Unidos de América, por acción u omisión, han
ocultado este tesoro alineándose de hecho con las oligarquías y no con los
pueblos como les exigían las reglas de la honestidad y la coherencia. Todo lo
que pudo hacer don Antonio constituye la principal herencia material que
nuestro movimiento ha recibido y el alcance y profundidad de su potencial se
nos escapa. Para ser más claro, la puerta que nos ha abierto Don Antonio nos
deja delante de nuestros ojos cuarenta puertas más que hemos de abrir con la
convicción de que cada una de ellas volverá a mostrarnos el mismo reto. No
hay meta en el movimiento ciudadano por la Libertad Colectiva, sino
camino y acción permanente. Don Antonio ya no está y ya no tenemos la
protección patriarcal de acudir a él. La Junta Directiva que se forme el próximo
día 21 tiene que asumir la madurez en primer lugar. Ya no caben niños de teta,
ni adolescentes caprichosos ni adultos de miras raquíticas como hemos tenido
que soportar en nuestra reciente escisión. Serán y ejercerán, aunque no lo
sean, como personas maduras con proyección y perspectiva sobre las grandes
categorías que condicionan la acción política internacional en la que todos
estamos inmersos y sobre las que hay que incidir con acierto.

Es el tiempo de nuestras ideas y nuestra responsabilidad para debatirlas en la
mesa del disenso para que con el método científico del análisis materialista que
propician pensadores como Alberto Buela o el propio D. Antonio, se llegue
al acuerdo-certeza-oportuno. No debemos tener prisas, malas consejeras
siempre, sino asegurarnos que los pasos que demos sean correctos y eficaces,
de ahí que las presentes elecciones a Junta Directiva sean de transición, porque ha de diseñar las autovías, herramientas y soportes estables para las nuevas generaciones. No es “hacer” lo que toca, sino “pensar” para luego “hacer”. La herencia recibida es tan valiosa que no puede quedar expuesta a ocurrencias e improvisaciones. Yo mismo he enviado
una propuesta para generar una red Network de asociaciones de distritos electorales, no para ser implantada, sino para ser considerada en el debate que necesariamente ha de abrirse con el mismo espíritu que abrió nuestro compatriota Alexander Hamilton la revista “El Federalista”, que concluyó como bien sabemos, en la implantación de la Democracia Representativa.

Solicito por ello adhesiones a este breve pero explicito manifiesto, con las aportaciones a que haya lugar, y de buena fe, por el bien de nuestro movimiento.

Saludos cordiales

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
  Suscripción  
Notificar de