Nacionalismo y fútbol

1

Desde el año 1975 y proceso electoral tras proceso electoral, los partidos políticos nacionalistas del consenso se fueron cobrando paulatinamente su colaboración institucional. Hoy, agotadas las bases elementales de su tradicional menú de idioma y transferencias al albur de un ineludible pactismo favorecido por un nefasto sistema electoral, imprescindible para alcanzar la deseada “estabilidad de gobierno”, el independentismo se manifiesta en su pleno esplendor.

Por eso, los nacionalismos publicitan ahora nuevas promesas electorales antes ausentes o en segundo plano y que ahora constituyen ejes principales de su oferta: La renovación del CGPJ y el reconocimiento oficial de las selecciones deportivas autonómicas, de moda otra vez de la mano de la en estas fechas en juego Copa de Europa de Selecciones.
Que gigantones que juegan al baloncesto en América o futbolistas vestidos de bandera hagan una declaración nacionalista se convierte en objetivo periodístico con más repercusión que la corrupción judicial de los lores protectores del crimen.

La independencia de la Justicia, indisoluble de su organización, es un punto electoral equiparable en importancia a la oficialización de las selecciones deportivas autonómicas. El “show” de los políticos vistiendo las elásticas con los colores “propios” dentro y fuera del Congreso es observado con perplejidad por propios y extraños cuando no comentado con incrédula ironía por la prensa internacional.

Pero lo más grave es que en este Estado de poderes inseparados el detalle supere a lo sustancial. Lo que nos une no es la Constitución, como machaconamente nos grita la propaganda de la publicidad institucional de los “35 años de paz”, sino el fútbol. La Liga de Fútbol Profesional y El Corte Inglés.

Vocales conservadores, vocales progresistas, vocales nacionalistas… y delanteros del terruño. El Consejo General del Poder Judicial convertido en la selección de la falsa Justicia, elegida por y entre los equipos de la Primera División de la partitocracia.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

1
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
1 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
Gonzalo Alvarez Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Gonzalo Alvarez

Las Comunidades Autónomas promueven los nacionalismos independentistas o segregadores por lo que tienen que ser equilibradas incorporándolas a la forma presidencial de Gobierno.Una República parlamentaria es oligárquica.Una Monarquía presidencialista es democrática.