Migración y partidocracia

2
Imagen: Lasar Segall

La ONU propone que España acoja 12 millones de inmigrantes hasta 2050 a razón de 240.000 al año, para mantener su actual fuerza de trabajo y mantener el actual sistema de pensiones dado el progresivo descenso de la natalidad. Estos datos parecen difíciles de casar con el hecho de que aproximadamente 1.700.000 jóvenes españoles se han visto forzados a emigrar, superando, al parecer, las tasas de emigración de la época franquista. Esta idea de la importación multitudinaria de inmigrantes ha sido inmediatamente aceptada por la UE de Merkel y ha sido, curiosamente, acompañada de la demanda de viejos líderes partidocráticos, como el nefando Felipe González, de pseudofilántropos y especuladores internacionales como George Soros (el mismo que se jacta de tener listas de eurodiputados favorables a sus tesis), y transnacionales como Airbus, de la retirada del salario mínimo interprofesional.

El panorama, pues, que diseñan las partidocracias europeas para sus menguantes cuerpos de ovejunos votantes, es aterrador: las reformas laborales han empobrecido y precarizado el empleo hasta límites desconocidos, de modo que tener un trabajo no es garantía de salir de la pobreza, los jóvenes más preparados se ven así forzados a emigrar y los que se quedan tienen que despedirse en gran medida de crear un hogar y tener hijos, condenados a vagar sin descendencia como los simios de la manada expulsados por el macho alfa, o a tenerla exigua.

Los nuevos siervos pseudoprogresistas de los viejos amos del capitalismo globalista no se dan cuenta de que, al defender la inmigración sin controles, hacen el juego sucio a estas empresas transnacionales que pretenden ahorrarse la instalación de sus fábricas de explotación en Bangladesh y hacerlo en Torrelodones, donde las infraestructuras previas a la ruina del Estado del Bienestar socialdemócrata son evidentemente mejores, eso sí, ofreciendo los mismos sueldos de miseria. Para ello, deben debilitar aún más los viejos Estados-nación europeos, llenos todavía de ciudadanos con cierta conciencia de derechos sociales y laborales, anegándolas de una verdadera inmigración de sustitución a la que regar con las migajas que queden del Estado providencial que será entonces más apto para ser ocupado por demagogos populistas defensores de la “igualdad” y “derechos de las minorías”, que no ocultan en realidad otro designio que el manejo autoritario del poder por parte de los partidos del régimen y la explotación económica descarada de los nuevos y viejos ciudadanos por parte de una oligarquía económica-financiera, en un mundo de esclavos de los cada vez más ricos.

Creative Commons License

Este trabajo de Jose Miguel Dominguez Leal está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

2 Comentarios

  1. En política, como en casi todo, rige el principio de causalidad, no el de casualidad.
    El diseño del vergonzante acceso de España a la UE llevaba parejo la corrupción como factor de cohesión del estado y sus órganos. Basta recordar el “Ni Flick, ni flock” del Míster “X” aupado en Suresnes bajo los auspicios del almirante Carrero Blanco, y, sobre todo, del Dep de Estado USA, socialdemocracia alemana de Willy Brandt, mediante, entre otros.
    Por si fuera poco, durante los primeros gobiernos de Mïster “X”-FG, los “convolutos” -como así los denominaba su titular Guido Brunner- salían de las cajas de la propia embajada alemana en Madrid.

    Volviendo al asunto, no deja de ser llamativo que esta pauperización de los salarios, que creo tiene mucho que ver con la denominada globalización, y que no es sino la manifestación más reciente del colonialismo de siempre, se presente en España como lo hace, de modo parecido a como lo hizo en la emigración de los 60 del pasado siglo, cuando buenos mecánicos, albañiles o ebanistas tuvieron que emigrar a Alemania, Francia u Holanda.
    Una “solidaridad inversa”. De los más pobres con los más ricos. Lo mismo que ha sucedido con ese millón y pico de jóvenes españoles -excelentemente preparados muchos de ellos, que no todo es hostelería- recientemente emigrados a las “metrópolis”, en donde las condiciones de vida son muy otras.

    Lo que sucede ahora es que el fenómeno acabará afectando a la propia Alemania de la Merkel y a la Francia de Macron. ¿Por qué? Porque una característica de las oligarquías de partidos es su voracidad fiscal, voracidad que creo provocará el efecto contagio del que hablo.
    Nada parecido a lo que parece suceder en los USA de Trump, donde el estímulo fiscal permite a las empresas sostener un mercado de trabajo y unos salarios que nada tienen que ver con el mileurismo que aquí se da, mileurismo muy apetecible para quienes, en el continente africano o en otros, viven instalados en la más absoluta de las miserias.