3
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
3 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
1 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
Antonio CuccureduÁguedo M. Ramos Viniegra Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Águedo M. Ramos Viniegra
Antonio Cuccuredu

Muy bueno el video. Manuel Fraga confirma que el artículo 155 CE tiene su antecedente en el artículo 37 de la Ley Fundamental de Bonn (“vis coactiva federal”), el cual proviene a su vez del artículo 48 de la Constitución de Weimar.
Al golpe de estado dado por Rajoy con la aplicación del artículo 155 CE se le une ahora el bochorno jurídico provocado por la interposición del recurso de inconstitucionalidad contra la proclamación de Carles Puigdemont como el candidato a la investidura en el Parlamento de Cataluña.

Antonio Cuccuredu

Si el TC no fuera lo que es (el conseguidor sin escrúpulos de la voluntad caprichosa del gobierno y de los partidos políticos en el plano constitucional) dejaría en ridículo a este gobierno de ineptos y mentecatos, rechazando de plano ese recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra la proclamación de Carles Puigdemont como el candidato a la investidura en el Parlamento de Cataluña, insostenible desde el punto de vista jurídico con solo aplicar la más elemental doctrina de los actos propios.
Esta doctrina de profunda raigambre jurídica establece el principio de que nadie puede ir en contra de sus propios actos, según el adagio latino “venire contra actum propium non valet”, cuya variante del mismo fue formulada por Papiniano con su célebre aforismo “nemo potest mutare consilium suum in alterius iniuriam” (nadie puede cambiar su propia voluntad en perjuicio de tercero).
El ínclito Méndez de Vigo, portavoz del gobierno, en declaraciones vertidas a los medios de comunicación en fecha 28-10-2017, aseguraba -cito “ad pedem litterae”- que “el ejecutivo recibiría con agrado la participación del presidente cesado Carles Puigdemont en las elecciones a la Generalitat de Cataluña del próximo 21 de diciembre”.
En consecuencia, al no oponerse el timorato gobierno del PP a la participación de Puigdemont en las elecciones convocadas por aquél, no puede interponer ahora el recurso contra su proclamación como canditato a la investidura en el parlamento de Cataluña, ya que esta proclamación no es más que la consecuencia de su participación electoral, consentida por el gobierno del PP.
“Nemo potest mutare consilium suum in alterius iniuriam”. Nadie puede cambiar su propia voluntad en perjuicio de tercero.
Rajoy, dimisión. Soraya, dimisión.