Carta a un totalitario traidor

1

El caso de Juan Ramón Rallo, vendido por un plato de lentejas a los oligarcas y a los fascistas sediciosos de la Generalitat, es algo que sólo puede producir repugnancia y desprecio a todo español de bien. A cambio de una visibilidad mediática bien remunerada – muy por encima de todos los colaboradores o tertulianos habituales – no ha dudado en convertirse en el chico de los recados de las oligarquías liberales más radicales. Defienden ya cosas tales que hay que subir los impuestos a los pobres y bajarlos a las grandes empresas, o que los salarios deben bajar más todavía para mejorar la productividad, etc, etc, siguiendo las órdenes de sus mentores, que compensan después a los medios el coste con publicidad.

Pero lo último de Rallo es algo muy diferente e infinitamente más grave. Afirmar que un país donde las partes no pueden separarse a voluntad es una cárcel, simplemente supera los límites de la mentira y de la locura, y como Rallo no está loco, es algo mucho peor: se ha convertido en un traidor a su Patria, una Patria que es una de las realidades nacionales más antiguas de Europa y del mundo. ¿Los países más avanzados del planeta, Francia, Suecia, Alemania, Austria, Suiza, EEUU, Canadá o Australia y otros, que jamás de los jamases tolerarían la secesión de una de sus partes, son una cárcel?, mira Rallo no se cuánto pagan a los vendepatrias, pero debe ser mucho porque ¿cómo no se te cae la cara de vergüenza para afirmar tamaño dislate, que además sabes que es falso?. No mereces llamarte español, y alguien debería quitarte la nacionalidad.

Pero en el colmo del fango por el que te arrastras es que silencias que los sediciosos catalanes son unos nazis que se fuman un puro con los derechos humanos de los catalanes no separatistas, que son mayoría, a los que discriminan y persiguen, incumplen la Ley a voluntad – otra cosa es que el culpable sea el cobarde patológico de Rajoy que es un traidor como tú pero a mucha mayor escala y que algún día deberá ser procesado por ello – pero lo cierto es que tú, que vas por la vida de liberal, apoyas a una canalla nazi que en cualquier otro país habría sido detenida y encarcelada. Veo que no hay nada que no seas capaz de transgredir o traicionar, incluyendo a tu admirado von Hayek, que aborrecía todo tipo de totalitarismo y que tú hoy defiendes. ¿Por qué no preguntas a tus admirados sediciosos que si el derecho a decidir vale también para Lérida, Tarragona o Barcelona capital?.

¿Puedes decirme qué has sentido ante la manifestación del sábado ante los inauditos insultos a España, y al ver arrastrada por el fango la bandera de tu Patria?, o como la chusma separatista, cuyas aspiraciones defiendes, agredía a unos judíos. Hoy más que nunca te emplazo a un debate sobre el tema donde quieras y cuando quieras, pero como eres un cobarde además de un traidor, defensor de una chusma nazi y antisemita, seguro que no aceptarás. ¿Sabes cómo ha calificado internamente la NSA el comportamiento de tus nuevos amigos sediciosos en el atentado de Barcelona?, de incompetencia absoluta y negligencia criminal.

Parte II:

Me queda por contestar a tu ataque a mi amigo J.C. Barba. Pero antes quiero reproducir una de las muchas cosas que se han dicho de ti en el pasado, porque recoge perfectamente el sentir, hacia tus disparates y tus inmoralidades, de la inmensa mayoría de los españoles de bien que conocen de tu existencia y de tu perversión intelectual y moral. “Duele escucharte hablar. Duele como vistes la mentira de verdad y la propagas a los cuatro vientos (con la ayuda económica de los oligarcas y los sediciosos que compran los medios y a tu persona), buscando arruinar a todos como país simplemente porque pones tu interés personal y tu ideología personal por encima del bien de 45 millones de personas“.

Y es que Juan Ramón eres, al igual que el Rey Emérito, tres veces traidor: él traicionó a su padre, traicionó todo lo que había jurado y traicionó a los españoles robándonos la democracia a cambio de una oligarquía de partidos que le permitiría enriquecerse sin límite. Tú has traicionado a tu Patria, has traicionado a aquellos de tus seguidores que te creían intelectualmente honesto, y has traicionado a la clase media y trabajadora para defender a los intereses de las oligarquías económica y financiera a quienes te has vendido.

Es cierto que me sorprendió el artículo de Barba sobre las consecuencias económicas de la separación de Cataluña, ya que éstas serían – si el cobarde patológico de Rajoy sigue sin mover un dedo para defender la unidad de España ante una chusma separatista que no tiene media bofetada, y que correrían como las ratas que son ante el primer tricornio de la Guardia Civil – justo lo contrario de lo que dice mi amigo. He hablado con él y me lo explica: ha utilizado los datos falsos de Indescat, tus nuevos mentores.

La realidad es otra y la publicaremos en un par de semanas en lo que espero sea el análisis más serio y en profundidad de estas consecuencias económicas. En resumen, y en línea con los análisis realizados en su día por Julio Alcaide, nuestro mejor estadístico y uno de los grandes de Europa, Cataluña perdería en torno a un tercio de su PIB, y como afirmaba Alcaide, quedarían al nivel de Portugal. Pero es peor que eso, la deuda sería de más del 180% del PIB, pues en todos los procesos de separación en Europa hay una regla de oro que no pueden eludir ni ignorar, aunque los sediciosos y las personas a su servicio bien remunerados como tú digáis lo contrario, engañando así vílmente a 6 millones de catalanes: cuando un país se divide cada parte asume la deuda total en proporción a su parte en el PIB. Los más de 1,5 millones de pensionistas catalanes perderían el 35% de sus pensiones porque el nuevo gobierno ni tendría con qué pagarlas ni nadie que les prestara ese dinero.

Pero tranquilo, lo vamos a demostrar más allá de toda duda razonable, y guárdate de atacar las cifras con tus habituales mentiras porque destruiremos lo que te quede de credibilidad. No tengas ni la menor duda de ello. Aunque eso sí, no nos dolerán prendas en reconocer cualquier crítica bien demostrada, aunque será difícil porque esto no son juicios de valor, son matemáticas y además, habas contadas.

1 Comentario

  1. España no es y nunca será una idea subjetiva producida por el consenso de la oligarquía dominante,sino una realidad objetiva que se puede ver,contar y tocar.Nunca se robó la democracia porque en España nunca hubo democracia.Todos los que digan creciendo en democracia son unos mentirosos empedernidos o unos analfabetos satisfechos de su analfabetismo.La unidad de España no tolera ningún diálogo.Esta Monarquía borbónica en un Estado de partidos y de autonomías me tiene muy enfadado.