Thn Mu: Muhsin Fikri

1

Sikabi El Asri

La actual situación de la sociología; política marroquí está plasmada en el caso de Alhucemas. Muhsin Fikri: padre de familia y socio de tres hombres con ansias de ser expulsados del estómago del Paro; fallece en un camión de basura siendo empujado por un representante del Majzén, para ser triturado en la tolva. El mártir de Alhucemas- como ha sido apodado, por la calle marroquí- trabajaba como camionero: recogiendo la mercancía en el puerto, para trasladarla al zoco. Muhsin era un hombre pobre: económicamente, aunque con unos valores nobles y una paciencia salomónica; fue premiado con una muerte entre el excremento y el esqueleto de la sardina o el pez emperador. Los hechos transcurrieron, en la madrugada del treinta octubre, ante la morbosa mirada de la ciudadanía. Unas miradas morbosas que acabaron mojadas por las lágrimas de la compasión y la tristeza; unas miradas morbosas imploran a Allah y al auxilio:   << Allah wa Akbar>>, grita la masa-terremoto que presenció el << Thn Mu>>. El “Thn Mu” es la digna metáfora del Marruecos contemporáneo azotado por la miseria; la prostitución forzosa; el pseudo-discurso malikí – el racionalismo malikí ha sido secuestrado por la tiranía gubernamental del dogmatismo wahabí- o la tiranía cobarde del Majzén(los monstruos marinos tienen corta vida, afirma el titmeliense Abderramán El Majdoub). Sí, el mismo Majzén republicano que quiso derrocar a <<  notre ami, le roi>> de su avión. << El tirano ha muerto>>, afirma el Majzén al alma de Muhsin. Muhsin es la ciudadanía marroquí, desde el profesor de álgebra o lógica hasta la veinteañera que vende pan y vino y recoge con su cuerpo alauita el riyal del saudí. Muhsin es como la señora que se prendió fuego, a lo Sidi- Bouzid, al ser víctima del Hgra del policía nacional: una voluntad que se impone, a diferencia del frutero. La Autoridad Policial en el Marruecos de Chukri, Mernissi o al-Jabri tiene la capacidad de castigar; someter; escupir; rkz o bailar sobre la fisionomía del civil travestido de Muhsin Fikri o Fatema Bent Hussein, Abraham Serfaty. El Majzén es intocable; inmaculado ante los ojos almendrados del Califa Rosa o el fez occidental o el rojo-violeta 4 de Ibn Hazm de Córdoba. Marruecos está indignado; los morabitos no paran de maldecir al primo preferido de Moulay Rachid: orientado hacia el acantilado maloliente y al pésimo entendimiento del poder del Califa en un contexto malikí. La polémica de Muhsin viene acompañada por la melodía del popular cantante marroquí: Saad Lamjareed; este último ha tenido el privilegio vergonzoso y repugnante de ser defendido ante una presunta violación. Es más, el abogado del presunto violador ha sido financiado por el hijo de la Latefa: ⵎⵓⵃⵎⵎⴷ ⵡⵉⵙ ⵚⴹⵉⵚ, Mohamed VI. Paradójicamente, la familia de Muhsin no ha sido indemnizada por el Califa; este último prefiere defender el deseo del loco a la dignidad del obrero. << Mi hijo no amenazará la unidad de Marruecos>>, interrumpe el padre del rifeño. El Califa prefirió-como respuesta a la interrupción – enviar una jauría:

<<La familia de Muhsin tuvo una repentina; propagandista y capciosa visita del ministro de Interior: Muhammad Hassad, el que fuera walí o el peor alcalde visto en la historia poscolonial del Tánger azul y blanco. Este ministro prometió Justicia. La Justicia sigue retrasada, en el retraso del títere-presidente de Marruecos; invita a no manifestarse, públicamente, a favor de Muhsin. El Majzén cambia las sábanas al parlamento y al palacio marroquí, mientras el Califa financia al presunto verdugo y el Sistema marroquí no invita a dimitir al ministro de Interior o Agricultura. Un Ministerio de Agricultura liderado por un globo defectuoso y vacío: Aziz Akhannoush: elegido a dedo y beso del Majzén travestido de nacionalismo. El Califa de Marruecos vendido a los dólares del wahabismo, mientras renuncia a la escuela de Averroes; Ibn Arabi o Ibn Jaldún: Escuela Malikí o al humanismo de mi bisabuelo Maimónides parafraseado por algún filósofo de la Escuela Malikí. Esta escuela habría juzgado al Califa, o al responsable del asesinato del rifeño universal. Pero, la filosofía malikí está presente en la indignación marroquí; en la crítica marroquí; en el pensamiento marroquí. Los marroquíes no quieren verse entre basuras, sino rodeados de almizcle y música shjbi: Pinhas Cohen. Este mismo pueblo se ha puesto de acuerdo en la causa de Imzurn,  donde el marxista; el liberal; el fundamentalista han plantado cara; frente; grito seco contra el Gobierno marroquí. Es un hecho sin precedentes, desde los años de Tazmamart o Plomo que aniquilaron la dignidad marroquí o la identidad bereber-rifeña. Además, la causa Amazigh se ve en todas las manifestaciones a favor de Muhsin; a favor de la identidad rifeña; a favor- según el periodista Rashid Beljezi- de la libertad (¡en breve, será la colectiva!)  y elevando los tres dedos de la causa Amazigh.. Los universitarios se manifiestan, los intelectuales escriben en contra de lo oficial-mentiroso; las masas calientan la darbuka de las calles y se indignan ante los cinco detenidos, ante los cinco inocentes detenidos: basureros- entre ellos un autista: Buchjaib- o transeúntes. ¿Y el comisario? No, el comisario: no; sino alimentaría el odio marroquí hacia el Majzén. ¿Y el ministro?, se cuestiona Mbark. << El ministro es decente y un buen socialdemócrata>>, abofetea  la socialdemocracia marroquí de chatarra y plagio. Muhsin está en lo celeste, mientras el botón rojo acecha. El camión de basura tiene un botón de emergencia, si fuera un accidente- según afirma el periodismo mediocre, oficial e inhumano-: ¿por qué no pulsan el botón de la fraternidad?, le pregunta la inteligencia a la versión oficial (¡son tantas!): saltó, fue un accidente, fue empujado por un esquizofrénico: ¡Viva la conspiración del ignorante! Los pescadores; los empresarios; los judíos marroquíes; los rifeños; el ateo cubano;  el chino sufí;   los madrileños; los tangerinos; los humanos condenamos la tiranía y la falta de dignidad del califato. Esta tarde el imán Abraham, el rabino Jesús y el cura Omar plantean la misma tesis que el Califa. A los religiosos, se les ha escrito el discurso; al Califa le han escrito el discurso y los consejeros califales escriben sus discursos con la tinta de la basura y el No-racionalismo: ¡Viva el Marruecos carnívoro; primitivo!, afirma el Califa; renuncia a su monopolio en el mercado por la economía de Ibn Jaldún. << Thn mu>>, grita el comisario. La “u” se alarga: << Thn, din, Mu>>.

 

Referencias:

“Notre ami, le roi”, Guilles Perrault; Gallimard (1992)

“Introducción a la Historia Universal”, Mulay Ibn Jaldún; Fondo de Cultura Económica, México (1997)

“Journal d´un prince banni”, Hicham Alaoui; Grasset (2014)

A.Naciri, al Istiqca; Casablanca (1956)

“Crisis de 1965 entre Marruecos y Francia: Ben Barka”/ Tercio Laocrático, por Don A.G.Trevijano (YouTube)

 

 

 

 

Creative Commons License

Este trabajo de Sikabi está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

1
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
1 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de

Este es uno de los textos más bonitos que he leído en mucho tiempo. Todo nuestro apoyo para con el pueblo marroquí y la familia y amigos de Muhsin Fikri.
Siempre hay esperanza.