Formación de gobierno

4

Hasta ahora y desde hace muchos años, desde que me intereso por esto de la Política, desde mis jóvenes años -ya van para 43- yo creía que para que hubiera Gobierno de un Estado nacional, se tendrían que dar unas elecciones, y los ciudadanos tendían que acudir a las urnas a elegirlo libremente. Así mismo elegirían a sus representantes en la Asamblea Nacional o Congreso de los Diputados -como se le llama en España-.

Confundidos por todo aquello de la Transición del 78, el consenso y los pactos, nos dejamos llevar cómodamente en los años donde el “consenso” lograba lo que no conseguían los partidos estatales en las urnas. Cuando algún partido no conseguía la mayoría absoluta, pronto corrían otros en su auxilio, rápidamente llegaban a un acuerdo en el que unos y otros obtenían lo suyo. Entonces, y durante esos años hubo CONSENSO y las fuerzas mayoritarias eran solo dos.

Ahora, más recientemente han aparecido en escena otros dos partidos estatales, ahora son cuatro las principales fuerzas políticas en liza, pero además, ha desaparecido la argamasa que juntaba estas diversas facciones estatales para hacer posible la “formación de Gobierno”. Se ha roto el CONSENSO.

Dadas estas nuevas circunstancias políticas, y habida cuenta de la desaparición de esa voluntad de consensuar repartos de poder estatal, surge la dificultad inherente a este sistema electoral devenido de la C-78: Está Ley Electoral no sirve para elegir al Gobierno de España. Los ciudadanos no pueden elegirlo, han de ser los Jefes de las facciones estatales (partidos políticos) los que después de que aquellos hayan votado listas, y se produzca el recuento y asignación proporcional de representación, los que se pongan de acuerdo para “formar gobierno”.

Dice Manuel Ramos que, la mejor arma para combatir una verdad no es la mentira, es la confusión. Aquí está la cuestión, los españoles están esperando todavía el resultado de las dos votaciones celebradas desde diciembre para acá. Los electores saben que han acudido a las urnas, saben que han depositado su voto, y saben que le han otorgado un tanto por ciento a las listas y a sus partidos, pero no entienden por qué esa acción no se ha traducido inmediatamente en la constitución de un Gobierno, y eso es más difícil de entender si cabe cuando nos convocan a Elecciones Generales como si fueran Elecciones Presidenciales. No dicen que lo sean pero tampoco dicen que se celebren para elegir la representación política del distrito; de hecho promocionan solo a los candidatos a la Presidencia del Gobierno. Un verdadero lío.

Pero la confusión aumenta cuando pasa el tiempo y los ciudadanos observan que la Nación está sin representación y que el Estado está sin Gobierno. ¡Menos mal que las administraciones funcionan! Pero entonces ¿Para qué hemos sido llamados en dos ocasiones -en menos de un año- a la “Fiesta de la Democracia”?

A la vista de las declaraciones de los jefes de los partidos, de las conversaciones y tertulias de las Televisiones y radios, y de las opiniones de columnistas, de lo que se trata no es de que los ciudadanos podamos elegir, sino de que la oligarquía llegue a un acuerdo para formar gobierno, de que este o aquél partido se abstenga de votar en la Sesión de Investidura, de que un determinado jefe político se avenga a negociar a cambio de unas cesiones para los suyos. Ahora de lo que se trata es de “desbloquear el proceso de formación de Gobierno”, siempre ha sido que los ciudadanos elegían, pero ahora es que alguien “desbloquea”, alguien “cede”, alguien “tiene sentido de Estado”, alguien “debe estar a la altura de las circunstancias”.

Todo vale para no reconocer que no disponemos de un sistema justo, inteligente, democrático, representativo del elector y que separa los poderes del Estado y la Nación en origen. Todo menos otorgarle ese poder a los ciudadanos, a los gobernados. Todo menos Democracia.

Creative Commons License

Este trabajo de Vicente Carreño está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

4
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
4 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
4 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
4 Autores de comentarios
Luis García Abad de CorpaJuanGonzalo AlvarezManolo Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Manolo

Yo creo que es algo más que la perdida del consenso. Parece que la política se hubiera transformado en algo “personal”– aunque D. Antonio, basándose en otros autores, diga que no existe “lo personal” en política. Parece como si Rajoy se la hubiera jurado a Sánchez y Sánchez a Rajoy. A Sánchez lo puedo entender más, ya que está en fase de “final de carrera política”. Rajoy se ha equivocado, y mucho, con poner las elecciones en Navidad.

Gonzalo Alvarez

España está sufriendo un engañabobos político:ley del consenso,en lugar de ley de mayoría con respeto del derecho de las minorias.El consenso es el instrumento de toma de decisiones propio de la oligarquía.Donde hay consenso no hay política,ni libertad de pensamiento.Un engañabobos electoral:sistema electoral proporcional de listas de diputados de partido,sin representación del elector ni de la sociedad civil.España sufre un engañabobos democrático:unidad de poder,con separación de funciones y nombramiento del Poder ejecutivo,del Poder legislativo y del Poder judicial por la maquinaria de partido.En España no hay Gobierno porque no hay democracia.

Juan

¿Formación de Gobierno?; bueno, ¿y qué?, ¿es que no hay Gobierno en Korea del Norte, en China o en Arabia Saudí, por ejemplo?

Esto de “Gobierno” es exactamente igual que cuando se dice “Estado de Derecho”; ¿es que no es “Estado de Derecho” Korea del Norte, la España del Terrorismo y Genocidio de Estado del Franquismo, la Alemania de Hitler o la Unión Soviética de Stalin, por ejemplo?

A mí me importa ya un bledo que en España se forme o no “Gobierno”, pues ya sabemos que nunca es ni podrá ser un Sistema de Gobierno que sea LA DEMOCRACIA, sino un Sistema de Gobierno que será OLIGARQUÍA, PARTITOCRACIA, CORRUPCIÓN, ABUSOS IMPUNES, LADRONISMO, REPRESIÓN, FILOFASCISMO, ETC.

Saludos a todos los repúblicos.

Luis García Abad de Corpa

La “fiesta de la democracia”, dos palabras reflejo de un fraude y mentira, ni es fiesta (encima nos cuesta nuestro dinero), ni es democracia, al carecer de representación y ausencia de poderes separados. Nosotros repúblicos lo tenemos claro, nuestros conciudadanos cada dia
mas y en progresión creciente. Salú2 y buen verano.