El odio contra los hombres independientes

3

MIGUEL ROLDÁN

El odio contra los hombres independientes ha sido siempre una constante en la historia, viene muy al caso, citar unos párrafos de la muy grandiosa novela El manantial, (The Fountainhead en su versión original inglesa), de la no menos grandiosa filósofa Ayn Rand, norteamericana de origen ruso, creadora del Objetivismo:

Miles de años atrás, un gran hombre descubrió cómo hacer fuego. Probablemente fue quemado en la misma estaca que había enseñado a encender a sus hermanos. Seguramente se le considero un maldito que había pactado con el demonio. Pero, desde entonces, los hombres tuvieron fuego para calentarse, para cocinar, para iluminar sus cuevas. Les dejó un legado inconcebible para ellos y alejó la oscuridad de la Tierra. Siglos más tarde un gran hombre inventó la rueda. Probablemente fue atormentado en el mismo aparato que había enseñado a construir a sus hermanos. Seguramente se le consideró un trasgresor que se había aventurado por territorios prohibidos. Pero desde entonces los hombres pudieron viajar más allá de cualquier horizonte. Les dejó un legado inconcebible para ellos y abrió los caminos del mundo.

Ese gran hombre, el rebelde, está en el primer capítulo de cada leyenda que la humanidad ha registrado desde sus comienzos. Prometeo fue encadenado a una roca y allí devorado por los buitres, porqué robó el fuego a los dioses. Adán fue condenado al sufrimiento porque comió del fruto del árbol del conocimiento. Cualquiera sea la leyenda, en alguna parte en las sombras de su memoria, la humanidad sabe que su gloria comenzó con un gran hombre y que ese héroe pagó por su valentía.

A lo largo de los siglos ha habido hombres que han dado pasos en caminos nuevos sin más armas que su propia visión. Sus fines diferían, pero todos ellos tenían esto en común: su paso fue el primero, su camino fue nuevo, su visión fue trascendente y la respuesta recibida fue el odio. Los grandes creadores, pensadores, artistas, científicos, inventores, enfrentaron solos a los hombres de su época. Todo nuevo pensamiento fue rechazado. Toda nueva invención fue rechazada. Toda gran invención fue condenada. El primer motor fue considerado absurdo. El avión imposible. El telar mecánico, un mal. A la anestesia se la juzgó pecaminosa. Sin embargo, los visionarios siguieron adelante. Lucharon, sufrieron y pagaron por su grandeza. Pero vencieron.

Trevijano está sufriendo el lamentable precio que supone alcanzar la grandeza intelectual y creativa.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

3
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
3 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
2 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
3 Autores de comentarios
JuanGonzalo Alvarez Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Gonzalo Alvarez

La libertad es posible,la verdad es bien,la lealtad es virtud.El hombre independiente es grande,libre y único.El hombre honesto,inteligente y valiente siempre triunfa.

Con la diferencia de que Trevijano no está solo.

Juan

Es un hecho, sí, que existe odio a los hombres independientes. En España no cabe ninguna duda de que, por regla general y sistémica, se odia a las personas independientes.

¿Por qué existe este odio sistémico y generalizado?; bueno, en España todo o casi todo (no quiero entrar en cansinas discusiones bizantinas) es puro y duro estatalismo, pero esto no quiere decir que todas las personas estén viviendo de la sopa boba y dentro de dicho PURO Y DURO ESTATALISMO (además, sería imposible, pues el Estalismo incluye la rapiña, saqueo, tiranía, etc. que se perpetran sin tregua contra la gran mayoría).

Donde impera el genocida ESTATALISMO es imposible que exista SOCIEDAD CIVIL, NI LIBERTAD POLÍTICA COLECTIVA, NI MUCHO MENOS LA DEMOCRACIA; el odio sistémico hacia las personas independientes, en España, se da porque el ESTATALISMO también ha adoctrinado hasta la médula a casi todos aquellos que (y esto es de risa) incluso sufren los crímenes que inevitablemente debe perpetrar dicho ESTATALISMO para poder seguir su tiranía, expolio, etc.

Dejo esto aquí esbozado, aunque hay otras causas de es odio visceral que hay en España contra las personas independientes.

Un cordial saludo a todos los repúblicos.