Más que una palabra

2

La democracia está en boca de todos. Se habla de ella en ambos hemisferios y de polo a polo. Tan presente se la tiene y tanto se habla de ella y se la menciona que el continente ha desplazado al contenido. Habitualmente, donde más se la invoca es donde más ausente está. La carencia se disfraza con las palabras que describen lo que en realidad falta. Y más aún cuando lo ausente tiene buena prensa, cuando se trata de un concepto o de una idea con la que cualquiera querría ser asociado por los demás.

Y ahí está la democracia. Se la conjura por igual desde la extrema izquierda –al totalitarismo comunista le encanta vestirse de “República Democrática” de aquí y de allí– y desde la extrema derecha –la dictadura franquista se llamaba a sí misma “Democracia Orgánica”–. Pero las palabras no tienen efectos mágicos. Alguien podría empeñarse en llamar “jamón” a una piedra, pero no por ello convertiría en sabroso y nutritivo al mineral. La piedra, piedra es.

En su reciente viaje a Cuba –¿dónde está España mientras nuestros hermanos cubanos comienzan su apertura al mundo?–, el presidente de los EEUU, Barack Obama, señaló que aún existen diferencias entre ambas potencias, “entre las que se encuentran la democracia y los derechos humanos”. Los medios españoles se apresuraron a afirmar que Obama demandaba a Cuba lo que el presidente norteamericano se había limitado a señalar como diferencia.

Sin entrar a valorar la manipulación de los hechos por parte de los medios de comunicación, centrémonos en lo que los medios dicen que se dijo. Cuando un norteamericano utiliza la palabra “democracia”, sabe bien de lo que habla. Del mismo modo que el hablante de una lengua conoce su idioma y distingue los verbos de sus sujetos y de sus complementos aunque no esté capacitado para escribir un manual de gramática, un norteamericano sabe que puede elegir de forma directa a su Gobierno y a su representante político. Los medios españoles, en cambio, optan por identificar la democracia americana con el sistema de partidos del Régimen del 78. La costumbre genera una impronta, un vicio de repetición que es ajeno a la verdad y que goebblesianamente ha convertido al continente en su propio contenido a fuerza de engañar sobre su sustancia.

En España –así como ocurre en gran parte del mundo–, el continente “democracia” no designa al contenido de la democracia. La “democracia” no es la democracia en España. El contenido de la democracia, su sustancia, es la elección libre, directa y separada del Gobierno por parte de los gobernados; es la elección libre, directa y separada de cada representante político –de cada diputado– por parte de sus representados.

Poner en evidencia a sus socios europeos no es algo que esté en la agenda de los EEUU. No podemos esperar que Obama o quien le siga en el cargo hable de elección libre, directa y separada del Gobierno y los representantes. Seguirán hablando de democracia porque así se llama su sistema político. Mientras, en Europa se hablará de democracia porque aquí es sólo una palabra.

@Javier_Torrox

Creative Commons License

Este trabajo de Javier Torrox está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

2
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
Miguel VallejoGonzalo Alvarez Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Gonzalo Alvarez

Tan admirable es la democracia de los Estados Unidos de Norteamérica que aplica un régimen presidencial puro,como condenable el apoyo que hace a esta Monarquía borbónica antidemocrática y corrompida.El triunfo militar de Estados Unidos no proyecta para Europa la democracia,sino que establece el Estado de partidos.

Miguel Vallejo

He consultado en la RAE y otros diccionarios las clases de democracias que en este mundo existen, pero ciñendonos a lo que aquí tenemos , quisiera hacerte una pregunta sobre una cuestión que de cabeza me trae:
Como dice acertadamente Garcia-Trevijano en uno de sus libros; si la soberanía reside en el Pueblo y es éste el que ejerce el control sobre sus representantes, ¿ a cuento de qué viene la figura del Defensor del Pueblo? . (17 defensores para 17 pueblos !). En todo caso debería existir la figura del Defensor del Representante del Pueblo, ¿ también 17 ? , para protegerse de los posibles abusos que su/s mandante/s, el Pueblo, los Pueblos, pudiese/n cometer contra su/s representante/s o mandatario/s, ¿No?. Sin embargo aquellos se defienden aforandose en el TS, Tribunal que ellos mismos componen por conseso. Fantástico!. ¿No te parece?

Al final tendré que convenir con el libertario Hans-Hermann Hoppe de que la Democracia es el dios que falló.

Dejemos de eufemismos , la Democacía significa Libertad no le pongamos apellidos.

Un saludo