El beso de la muerte

2

Ufánase un sepulcro blanqueado
Predicando el sermón de la cal viva.
Y usando del cinismo del escriba,
Disfrázase de juez el condenado.

Concluida la oración del victimado,
Asáltale impetuoso el de la giba,
Rubrica su indecencia con saliva
Y el honor a la cruz es entregado.

Propondrá a Barrabás de referente.
Será Herodes el sumo sacerdote.
¿Y el Nazareno? Ese es la serpiente.

Mañana, fariseo; y ayer, zelote.
Así es el apóstol de la gente:
Un siniestro heredero de Iscariote

Creative Commons License

Este trabajo de Alejandro Gigirey está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/
Pido, y me dan; busco, y hallo; llamo, y me abren. Perdónalos, Señor, porque no saben lo que hacen.

2
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de

Muy hermoso el soneto Alejandro. Enhorabuena, me gustó mucho más ayer: los poemas recitados siempre son más bellos.

Y con este beso, nos venden de nuevo la película de la democracia progre pseudorevolucionaria.

A ver si alguien le hace llegar este soneto al siniestro heredero de Iscariote. Le gustará.