Artículo 135

10

La derogación de la reforma del Artículo 135 de la Constitución llevada a cabo por el gobierno del Partido Popular se ha convertido en elemento de negociación entre los aspirantes a tocar poder tras las últimas elecciones.

Sin embargo, la crítica de los sindicatos estatales y de parte de la izquierda social a la reforma constitucional pactada entre los dos grandes partidos de estado viene a reconocer implícitamente la legitimidad y vigencia de la constitución de 1.978.

Por un lado se critica la reforma en cuanto método y formas empleadas y por otro, en cuanto al fondo, por atacar previos contenidos de carácter social recogidos en el texto reformado.

En ambos casos los motivos argüidos significan, al fin y al cabo, asumir que sin la cuestionada reforma la constitución no solo es válida sino legítima, y que su contenido ha sido devaluado por los antiguos  partidos hegemónicos con agresiones de forma y fondo.

El infantilismo alcanza cotas inimaginables al asirse al referéndum como única forma posible de alcanzar esa imposible legitimidad. ¿Acaso de votarse la reforma y obtenerse un resultado favorable se revestiría de legitimidad constitucional a su contenido? Es tan ilegítimo constreñir vía reforma constitucional el gasto de futuros gobiernos como obligarles a incurrir en un nivel de gasto mínimo.

La crítica desde el punto de vista de la democracia formal es mucho más profunda al partir de la recusación integral de esta constitución al no constituir nada ya que no separa en origen los poderes estatales ni instituye principio representativo en modo alguno. Porque esa y no otra es la función de una constitución.

La introducción en la misma de catálogos sin fin de derechos individuales o sociales significa mezclar continente y contenido, lo político y la política.  De ahí la añadida inutilidad de la reforma que deja a la regulación por Ley Orgánica su propia efectividad dependiendo del gobierno turnante y en todo caso, de potencias extranjeras.

Inutilidad que fácilmente se comprende si se atiende a la finalidad última de la reforma que es evitar desastrosas cuentas públicas. Entre los años 2.004 y 2.007 en que la prosperidad económica era un espejismo, el Gobierno alcanzaba el deseado superávit presupuestario fruto de esa misma ilusión. Declarada oficialmente la crisis se acudió al déficit como solución y todo siguió igual. Pues bien, teniendo en cuenta el contenido de la reforma, el déficit del nefasto año  2.011, al encontrarnos ya en recesión tendría también apoyo constitucional en el nuevo artículo 135. ¿Cuál es la diferencia?

En esta continua mentira, que es crimen sobre crimen, lo programático se convierte en excepción a la regla general en esa ceremonia de la confusión que es mezclar programas ideológicos con la constitución política del estado. Listados consensuados por las pretensiones de las ideologías se suman en articulados tan extensos como ininteligibles e inútiles constriñendo la actuación de los futuros gobiernos según el mandato que la ciudadanía les impusiera. Y mientras a la separación de poderes y al principio representativo, ni se les ve ni se les espera.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

10
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
5 Hilos de comentarios
5 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
5 Autores de comentarios
GonzaloPedro M. GonzálezSergioIñakiajrf Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
ajrf
ajrf

Buen artículo, aunque con el tema de la prohibición de incurrir en déficit de dicho artículo no lo veo como algo ideológico, sino necesario, pues es una regla que debería garantizarse sí o sí para evitar que cualquier gobierno manirroto hipoteque a sus ciudadanos.

Inaki

Pero…el principio representativo, no ha de ser un aspecto que tiene que ser recogido fuera de la Constitución, en una ley?. Lo digo por que lo cita, junto a la separación de poderes, como uno de los elementos básicos a contemplar por una Constitución.

Inaki

Pedro, pero, entonces, ¿porqué no se recoge el Sistema electoral mayoritario a doble vuelta de una vez en la Constitución?, ¿porqué tiene que estar regulado en una ley?. Agradecería que me aclararas la confusión que tengo al respecto.

Gracias y un saludo

Inaki

Perdona que insista, pero es para que me quede claro. Entonces, la actual Carta otorgada del 78, cuando recoge el criterio proporcional del sistema electoral, yerra, no porque determine en su articulado cómo deba ser el sistema electoral, sino porque consagra un principio No representativo de elección. Es decir, no es un problema formal de que la constitución (en caso de que realmente fuera tal cosa) no pueda recoger una referencia al sistema electoral, sino que se trata de un defecto material, pues está garantizando la imposibilidad de la representación.
Muchas gracias por tu paciencia.

Tomás Sidenam

Don Pedro M. González,
entonces, como la actual Constitución establece el sistema proporcional, entiendo que no es posible un reforma de la ley electoral previa a la convocatoria de unas elecciones generales a cortes constituyentes. No con la mal llamada Constitución del 78 en vigor.
Corríjame si yerro en mi razonamiento.
Saludos cordiales.

Gonzalo Alvarez

Dos principios fundamentales encabezan la verdad constitucional de todo Estado que pretenda ser democrático:donde no hay separación de poderes no hay Constitución;donde no hay control del poder no hay democracia.La Ley Fundamental borbónica de 1978 preceptúa en su artículo 135:El Gobierno habrá de ser autorizado por ley para emitir Deuda Pública o contraer crédito.¿De dónde dimana esa ley autorizante?.El motivo de la ley se encuentra en la cautela de legisladores libres,seleccionados por los que han de respetarlas,por lo que son indecentes,aunque se obedezcan,las leyes procedentes de Parlamentos subordinados al Gobierno o a partidos políticos colocados en el Estado.Tenemos que destronar esta Monarquía borbónica antidemocrática.¿Cómo? con la abstención y afiliación al M.C.R.C..