Magufos

30

El judío internacional (un problema del mundo)” fue publicado por el empresario norteamericano Henry Ford en 1.920. Se trata de un extenso libro de cuatro volúmenes, traducido a seis idiomas, que tuvo gran repercusión y fue ampliamente distribuido entre los nazis, causando las delicias del propio Adolf Hitler, quien lo utilizó como una de sus fuentes de inspiración para escribir “Mi lucha”. Ford y Hitler se admiraron mutuamente y se coaligaron financiera, operativa e ideológicamente al punto de ser aquél el único americano citado en la obra del genocida alemán.

Esta obra, junto con “Los protocolos de los sabios de Sión”, argumenta la supuesta trama judía internacional para controlar finanzas y política mundiales, en conspiración invisible permanente, con el fin último de hacerse con el mundo. De ahí la justificación de su eliminación. Nariz aguileña, cara arrugada coronada por la “kipá”, mirada lasciva y manos huesudas abalanzándose sobre un globo terráqueo, eran su retrato aterrador, que ocultaba sacrificios humanos y rituales arcanos.

Hoy la caricatura es otra. Nariz porcina bajo sombrero de copa y panza embutida en chaqué con pantalones a rayas. La sinarquía financiera, tan abstracta como peligrosa en conjura internacional para acabar con nosotros y quitar el pan a los niños de la boca. Mientras Zapatero no reconocía la antipatriótica crisis, su Fiscal General del Estado D. Cándido Conde-Pumpido nos advertía de “formas de criminalidad económica internacional” consistentes en coordinados “ataques especulativos” extranjeros contra el euro y las finanzas europeas. Mientras, la legislación patria, tanto entonces como ahora, privilegiando el depósito bancario con coeficientes de caja que serían constitutivos de delito de estafa de realizarse entre particulares, y permitiendo el préstamo especulativo sin referencia a valor estable alguno, multiplicando la inflación monetaria de papel hueco, que recae luego en los estratos sociales más humildes.

Los magufos hablan echándose las manos a la cabeza por nuevos órdenes mundiales, gobiernos en la sombra, Bilderbergs con cuernos y rabo y masones. Y mientras, a ras de tierra, en sus propias narices, sin separación de poderes ni principio representativo. Sin mover un dedo. Tan cerca, tan lejos.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

30
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
9 Hilos de comentarios
21 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
8 Autores de comentarios
José Carlos GarcíaKermes VermilioPedro M. GonzálezDaniel L.Elena Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Daniel L.
Daniel L.

qué más da ser “magufo” o no? los que no son magufos mueven algún dedo para cambiar algo?
todos hablamos de lo que creemos y nadie hace nada. exactamente igual que el MCRC.

Gonzalo Alvarez

No hay que tener alucinaciones desastrosas de todopoderosos financieros internacionales conspirando con funcionarios gubernamentales sin moral,para exigir proyectos oscuros sobre un mundo desinformado y entregado.Esta Monarquía borbónica no es democrática.Tan lejos,tan cerca.

Jose Carlos Garcia

Yo te aseguro que conseguir no ser magufo es difícil, cuesta mucho esfuerzo para que después venga un tío que no ha leído un libro en su vida, digo un libro, sea el que sea y empieze a darte lecciones de cosas que no sabe y tú sí. Porque te has esforzado y él no. Pero igual grita muy bien, o es más engañabobos que tú o más lenguaraz o simplemente te tiene acojonado porque nunca le ganas a convencer a otros magufos.
Hay mucho fontanero que se piensa que el ser bueno en su oficio le da derecho a saber de todo.
Es mí lucha constante contra los votantes, ni el mismísimo Cicerón les convencería, pecado de soberbia. yo no puedo, piensan que son importantes por votar, sienten que dominan el cotarro por un día. No atienden a razones, ni las entienden. Envisten y ya está. En lo de votar y en todo. Caunto más tontos, más listos se creen. Menuda plaga.

Pedro, sin ir más lejos, pone a disposición de todos sus conocimientos jurídicos y analiza con sinceridad y criterio temas de interés general. Emplea su tiempo, sin cobrar un céntimo por ello y arriesgando su propio prestigio profesional. Igual que otros muchos miembros activos del MCRC. De lo que ha puesto y arriesgado don Antonio durante décadas, mejor no hablar porque sería reducir el tema al absurdo. ¿Qué es mover un dedo? ¿Kemar la kalle? ¿Spamear consignas en Twitter? ¿Afiliarse a un partido? Creer que algo de eso produce una perturbación, siquiera mínima, en la oligarquía estatal me parece un poco naif, por emplear un término amable.

Jose Carlos Garcia

Pedro y muchos más. Supongo que no pretenderán ganar sin mojarse. Todos nos arriesgamos de una manera u otra y queremos lo mejor para todos que es lo mejor para nosotros (Trevijano dixit). Pedro lo hace desde un puesto dirigente debido a su educación. Yo lo hago dando la paliza en internet, en mí casa y no cortándome de decir lo que pienso, pase lo que pase. Cada uno resiste como puede. Lo importante es resistir honradamente y bajo unas ideas buenas y una dirección con las cosas claras. Y más claras que Trevijano y su entorno, imposible.

Para eso estamos, Pedro. Ave Satani. 🙂

Kermes Vermilio
Kermes Vermilio

Un artículo interesante, aunque igual de perjudicial para el individuo es ser un ”magufo” que ser un escéptico impasible. Los grandes avances científicos siempre han sido herejías contra la ortodoxia científica del momento (Galileo o Darwin me vienen a la cabeza), y este mismo movimiento se podría considerar una herejía contra la hegemonía cultural española actual.

Los magufos políticos son los más comprensibles de todos los magufos, por otra parte. Han descubierto que son adoctrinados y lobotomizados en cierto sentido, y han salido a un vasto yermo donde es necesario observar y razonar mucho para identificar la verdad. Supongo que es fácil dejarse llevar por las teorías conspiratorias que tanto abundan por Internet. Tan lejos y tan cerca, sí.

Y por cierto, esta página publicó hace poco su humilde magufada: El análisis grafológico del ex-rey, y su análisis morfopsicológico. Ninguna de estas dos técnicas ha pasado por experimentos o pruebas estadísticas que demuestren que funcionan, por lo tanto son fraudulentos hasta que no se demuestre lo contrario con pruebas sólidas. Y no, no creo que Don Antonio García-Trevijano pueda juzgar la personalidad de alguien observando dientes torcidos o lóbulos de la oreja asombrosamente carnosos.

Jose Carlos Garcia

¿Acaso la cara no es el espejo del alma?¿Es El Retrato de Dorian Grey un libro prescindible? Que yo no lo pueda hacer no quiere decir que otros no puedan. Y Don Antonio sabe bastante más de lo que algunos se piensan. Eso te lo puedo asegurar, por experiencia propia y eso que no lo conozco en persona.

Kermes Vermilio
Kermes Vermilio

La cara no es el espejo del alma, puedes intentar adivinar algún rasgo de la personalidad fijándote en la expresión, y con ninguna garantía de acierto. Afirmar que un individuo es un mentiroso por sus dientes torcidos, o un cobarde por su nariz aguileña, es tan anacrónico y aberrante en pleno siglo XXI como adivinar el futuro a partir de las tripas de un carnero.

Si el señor Trevijano afirma que lo puede hacer con unos resultados estadísticamente satisfactorios está equivocado, por mucho que sea una mente privilegiada y un ejemplo para muchos, yo incluido.

Jose Carlos Garcia

Pero yo es que no me refiero a unos dientes torcidos o a una nariz agüileña.
Me refiero al todo y a las partes, quizás una sonrisa, quizás una mirada inexpresiva o esquiva en una situación que merece decisión. Los brazos cruzados mientras intentas comunicarte con alguien. Una mano fofa que estrecha la tuya sin convicción, no mirar a los ojos cuando te dan la mano y cientos de detalles más. Eso no es que lo estudiado, pero es fundamental saberlo sobretodo para el conócete a ti mismo y al otro.
Como dijo el maestro Schopenhauer:”Aquel que cree que los diablos van siempre con cuernos y capa roja, serán siempre un juguete en sus manos.
Esto es innegable. Espero haberme explicado mejor esta vez.

Elena Ara Cavero

Es fácil caer en las llamadas teorías conspirativas .Porque para la mayoría,nuestra situación es la de soportar los chaparrones de despropósitos que caen sobre nosotros (por eso resultan tan valiosos y esclarecedores los testimonios de D. Antonio, o la duquesa de Medina Sidonia,que decidieron compartir con nosotros lo que veían desde su atalaya)

Por otra parte,cuando al nivel en que nos movemos se comprueba,una y otra vez,que la razón de muchas de las disposiciones que nos atañen directamente, se deben a la falta de escrúpulos más absoluta,se empieza a pensar que seguramente a otros nivele pasará lo mismo. Incluso peor, porque el botín a repartir es mayor. Y así es.

Posiblemente sea tan ingenuo creer que gobiernan para procurar nuestro bien a que se confabulan en nuestra contra.La realidad es más sórdida. No hay inteligencias superiores dedicadas ni al bien ni al mal. Solo unos seres ávidos de poder, que persiguiéndolo, se llevan por delante hasta su propia humanidad.

También es atractiva la idea de otro mundo, posible, construido por personas cuya calidad humana sea excelente.

Entre ambos modelos,la realidad. Y para abordar la realidad, el MCRC me parece ideal. Lo es. Semejante acierto es todo un logro.Os felicito.

Jose Carlos Garcia

Pues yo tengo “El judio internacional” y es un libro de bolsillo más bien pequeño. No dudo de que tú información es correcta, por supuesto. Yo ni lo he leído.

Jose Carlos Garcia

Gracias, lo miraré.
(Y si no te importa no me digas de usted, no lo harías si me conocieras en persona).