Elecciones generales o votaciones refrendadoras de lo ya elegido

11

Es una gran mentira que vivamos en una democracia. Ni moderna ni antigua ni avanzada. La democracia o es o no es. Y esto que tenemos en España no es porque no hay representatividad del votante y porque el poder es único, no separado en origen mediante elecciones diferentes en tiempo y forma.

Otra gran mentira es llamar elecciones generales a Cortes cuando no son sino votaciones con la elección previa de los diputados ya efectuada por los jefes de los partidos. La Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General es larguísima y, como bien dice en su Preámbulo, “una de las leyes más importantes”. No es una de las más, sino la más importante de todas. Es la más importante para políticos y subvencionados, ya que gracias a ella se instalan en el poder. Perpetuarse en él sin control y sin responsabilidad ya es cosa de la Constitución y de la no separación de los poderes en origen, pero esa es otra cuestión.

En la propia Ley Orgánica 5/1985 se habla del “derecho al sufragio”. Es interesante que esta ley, aunque pésima para la sociedad civil por ser óptima para estos partidos nuestros incardinados en el Estado, reconoce objetivamente que el sufragio es un derecho, no un deber. Entonces, ustedes que votan porque lo consideran su “deber ciudadano”, ¿no se han leído ni el Preámbulo de esta ley? Léanlo, por favor. Señores diputados y demás ralea, ¿por qué han hecho creer al pueblo que votar es un deber y lo han asustado para que no se produzca una masiva abstención? Si es un derecho, lo ejerceremos o no. Y como votar en España no significa elegir, pues todo está ya elegido y arreglado de antemano, votar es una especie de lotería donde un partido cantará “bingo” si obtiene el mayor número de votos; el resto de partidos se repartirá las “líneas”, celebrándolo sin que consigan disimular su alegría. ¿No les parece sospechoso escucharles decir “hemos ganado”? Lo dicen todos, ya queden primeros, segundos, terceros o cuartos. Por supuesto que ganan. Han ganado ya antes de que muchos nos encadenen a todos introduciendo papeletas en unas urnas. Han vencido porque tienen un sistema donde solo unas pocas personas tienen libertad de elegir quién nos va a gobernar y cómo. Esos pocos eligen, ellos sí eligen de verdad, a unos pocos cientos de diputados que, serviles y obedientes, celebran y agradecen su colocación en la lista a cambio de fidelidad al jefe y acatamiento siempre y en todo lugar de las consignas que se les dé. Estas personas elegidas por otras cuatro o cinco, ¿cómo van a representar a los votantes, a quienes no conocen? Representan a sus respectivos jefes, los que los “contrataron”, incluyéndolos en listas que después votan los españoles creyendo que así los eligen. ¿Qué se elige? ¿Una lista hecha de antemano con unos nombres que a nadie dicen nada pero lo dicen todo para la persona que la ha confeccionado? No podemos elegir representante, nos lo dan elegido. No podemos revocar de su cargo a esas personas de la lista si no nos convence después el desempeño de su función, que no es otra que no sea apretar botones rojos o verdes siguiendo las directrices de los jefes de su partido.

Por tratarse de política, muchas personas no quieren reflexionar sobre ello alegando que no entienden mucho de estos temas. Pongamos un ejemplo más sencillo, entonces.

En una comunidad de vecinos viven tres delincuentes que son miembros de una poderosa mafia. Estos tres señores se reúnen en secreto y elaboran un documento mediante el cual se ofrecen a presidir y administrar esa comunidad. Para que todo sea democrático, les dan el poder al resto de los vecinos de “elegir” a uno de los tres en elecciones generales a presidente de comunidad que tendrán lugar anualmente. Cada año se habilita un local con una urna. Siempre hay tres candidatos: los tres mafiosos. Se puede elegir a cualquiera de ellos libre y democráticamente. Después, una vez elegidos, harán y desharán a su antojo, llevándose a sus bolsillos gran parte de la cuota mensual que pagan los vecinos, ofreciendo obras en la comunidad a amigos y familiares con una comisión a cambio del favor. Si los vecinos no están contentos y sospechan que se les está engañando y robando, protestan un poco en la barra del bar o en el ascensor y esperan con ansia la elección del próximo año, donde votarán a otro candidato con la esperanza de que sea más honrado que el otro, ya que no existe la revocación del voto y no le pueden apartar de su cargo. Y así un año, y otro año, y otro más. Esta farsa estúpida es justo lo que tenemos en España desde hace cuarenta años, pero nuestros mafiosos la han disfrazado de democracia, los pesebreros periodistas cuenta-cuentos la han adornado con virtudes y otros aderezos y así muchos “vecinos” se tragan o fingen tragarse la trola de los tres mafiosos. Y cada cuatro años muchos acuden a renovarse las cadenas de servidumbre encadenando así a todos los demás, que ansiamos desprendernos de ellas. No piensen solo en ustedes mismos; con su voto, nos encadenan a todos. Este es el gran juego diseñado para esclavizar a los pueblos europeos. No va más… ¡hagan juego, señores! La bolita blanca son los votos; lo malo es que no hay números, solo siglas. Ni siquiera hace falta trucar.

Responder

11 Comentarios en "Elecciones generales o votaciones refrendadoras de lo ya elegido"

Notificar si
Ordenar por:   nuevos | mas antiguos | mas valorados
Raúl Cejudo González

La última línea decía: “Ni siquiera hace falta trucar esta ruleta”.

Alejandro Mendoza

La solución pasa seguramente por la abstención activa, pero gracias a las nuevas tecnologías ésta es es compatible con recoger 2 o 3 millones de firmas en “change.org” pidiendo dejar atrás las listas electorales, la partidocracia y la corrupción; ello ayudaría a dejar claro a la comunidad internacional (EEUU, Alemania, Francia etc.) qué quieren los españoles. Y quizá nos apoyarán. Una vez escuché a D. Antonio decir algo así pero no he visto que esa idea haya progresado. Creo que hay mucha gente que apoyaría el tema si D. Antonio liderara el proyecto.
¿Alguien podría hacer llegar esta reflexión a D. Antonio G. Trevijano? Yo mismo estoy en ello modestamente recogiendo firmas en esta petición, pero necesitamos ser muchos más firmantes.
https://www.change.org/p/dile-a-s-m-el-rey-felipe-vi-que-haga-cambiar-el-sistema-electoral

Raúl Cejudo González

Es una buena propuesta, Alejandro. Todo lo que sea luchar contra este podrido sistema, ayudará a conseguir la libertad política.

Gonzalo Alvarez

Tenemos que fomentar la ABSTENCION activa y total ante las urnas del Estado de partidos,para deslegitimar a la clase política de esta Monarquía borbónica corrompida.Raúl,¿Te imaginas a este Rey borbón leyendo y entendiendo el libro “Frente a la Gran Mentira”obra del genial Abogado granadino.Hoy la temperatura de Barcelona es confortable,luce el sol.

Raúl Cejudo González

Gonzalo, estoy intentando imaginar a Felipe leyéndolo y me topo una y otra vez contra un muro indefinible. Hay situaciones que ni con la imaginación más poderosa se pueden conseguir. Es como el agua y el aceite, no hay forma de mezclarlos. Como mucho llego a imaginar que alguien le regala el libro y mira el título. Tendría que tomar asiento de inmediato. Y pedir a alguien que se llevara esa “bomba” de allí.

Walter

El economista liberal Juan Ramón Rallo también se apunta a la abstención con este artículo, con referencia a D. Antonio incluida:
Por qué no voto
http://vozpopuli.com/blogs/6727-juan-r-rallo-por-que-no-voto

Raúl Cejudo González

Walter, conozco bien a Rallo, he leído muchos artículos de él. Últimamente le sigo menos, pero siempre es interesante leer algo de él. Forma parte del grupo del anarcocapitalismo español, dirigido por el profesor Huerta de Soto. Lo que no veo es la referencia a don Antonio en el artículo.
Gracias por el aporte.

Walter

Vaya, pues tienes toda la razón, Raúl. Leí el artículo directamente en el foro de burbuja.info, pero no me dí cuenta de que la referencia a Trevijano no era mas que un comentario ajeno al propio autor. Mea culpa. Siempre leer de las fuentes para que no pasen estas cosas.
http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/724292-juan-ramon-rallo-que-no-voto.html
A mi también me parece interesante este economista. Un saludo. Te seguimos.

Raúl Cejudo González

No hay problema, Walter. La verdad es que me extrañaba un poco que lo nombrara, y eso ha hecho que lo leyera con interés y curiosidad.

Un saludo y gracias por comentar.

Atanasio Noriega

Me puse en contacto con él hace unos días invitándole a leer un artículo de DiarioRC. También con algunos miembros de burbuja, quiero pensar que es la causa.

Ignacio Manuel Pernil Marcos

Completamente de acuerdo, eso si, hay una serie de intereses comunes a todos los españoles, por los que luchar ahora, hasta votando y formando parte de los movimientos políticos y sociales, sin dejar de ser así de republicano y/o demócrata.
Podemos hacer mucho unidos, sin escondernos en mentiras o banderas, por favor, hace falta un orden de prioridades universales, internacionales a locales, por los que aclarar a una población absorta en no pensar y confiar en las instituciones silenciosas, silencio que blinda la inercia de estos gobiernos antidemocraticos, que no solo han silenciado la deontologia de los colegios profesionales, sino los mantienen callados, mientras familias y sus generaciones invaden puestos en las administraciones publicas y las instituciones de toda índole, desde donde siempre por error, en vacío legal, favorecen en contra de la victima de turno, como por ejemplo podemos comprobar en infinitas sentencias judiciales, informes internos de la policía, informes médicos, o de la asistencia social, orientados hacia el silencio de quien reclama o necesita justicia en todo horizonte

wpDiscuz