Ostracismo y silencio

3

El régimen oligárquico español hace algunas cosas muy bien. Todas ellas negativas para el pueblo, claro, pero las hace bien. Por ejemplo, sabe silenciar a toda persona crítica que denuncie que todo es mentira y que vivimos en una monarquía de partidos, donde el poder lo tiene la oligarquía de siempre. Redactaron en secreto y sin legitimidad para ello una constitución, que no llega ni a la categoría de carta otorgada, donde se les llenó la pluma de derechos fundamentales y derechos no tan principales. Dicen que hay derecho a la libertad de expresión. ¿De verdad? ¿Condenar al ostracismo al disidente, al crítico, ocultándolo y silenciando lo que tiene que decir es respetar el derecho a la libertad de expresión? Cualquier editorial contestará siempre con el brutal silencio a todo aquello que le llegue siempre que sea sincero, diga la verdad de la vida social española o pueda hacer pensar un poco a la opinión pública. Las cadenas de televisión no invitan jamás a aquel que ose criticar o cuestionar el poder establecido.

Como esto es así y es una ley que se cumple siempre en esta España, que es más bien la Españeta de Carlos Rojas, hay una parte positiva en todo esto. Si la verdad y la valentía están fuera del sistema, todo lo que esté dentro, por lógica, ha de formar parte de él. Todos los que hablan, escriben, debaten (utilizo este verbo para entendernos), opinan o pían en los medios de comunicación oficiales, no suponen riesgo alguno para el régimen. Más bien al contrario, son pilares que lo sustentan y lo hacen resistente a cualquier ataque que venga de fuera. Por lo tanto, si queremos conocer la verdad, si deseamos enterarnos de lo que ocurre en nuestra triste patria, tendremos que buscar fuera, habrá que acudir a todos aquellos cuyos nombres han sido escritos en las conchas de ostras por parte de los demócratas españoles.

Los nombres de dos amigos, de dos españoles valientes, inteligentes y bravos luchadores por la verdad están, cómo no, escritos con letras grandes en estas conchas de ostra que inventaron los atenienses para desterrar a aquellos ciudadanos de la polis que caían mal a los demás. El destierro allí duraba diez años. En cambio, el silencio al que son condenados aquí es, o mejor dicho intentan que sea, eterno. Son Antonio García-Trevijano y Manuel García Viñó (fallecido hace dos años). Dos referentes intelectuales, uno de la filosofía política y el otro de la literatura y crítica literaria.

El último botón de muestra lo constituye la prohibición de la concentración del MCRC, perpetrada por la Junta Electoral de Barcelona. Ostracismo y silencio para don Antonio y para todos los repúblicos que luchamos por la libertad política para España.

La estrategia del silenciamiento funciona, es buena. Si todos podemos ver que es el arma correcta para luchar contra los enemigos, ¿por qué no la usamos también nosotros? Nuestro enemigo es este régimen corrupto y oligárquico de poder. También se le puede derrotar con el silencio, con el ostracismo. Es muy sencillo. No necesitamos micrófonos, ni diarios, ni pesebreros a sueldo que mientan por otros. Este silencio tiene un nombre, es una palabra que está en las pesadillas de los corruptos silenciadores. Se llama abstención. El día 20, ¡silenciemos las urnas! ¡Al ostracismo con esta banda de piratas insaciables!

Nosotros también tenemos conchas de ostra, cada uno de nosotros. Escribamos en ellas lo que queremos que desaparezca de España y escribamos los nombres de aquellos a los que queremos enviar al ostracismo con el silencio de la abstención.

Creative Commons License

Este trabajo de Raúl Cejudo González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

3
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
2 Hilos de comentarios
1 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
3 Autores de comentarios
GonzaloRaúl Cejudo GonzálezJuan Sin Miedo. Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Juan Sin Miedo.
Juan Sin Miedo.

Muy buen artículo, Raúl Cejudo.
No recuerdo quién dijo aquella frase de que “detrás de un párrafo farragoso se encuentra un delincuente o un imbécil” (cito de memoria y no recuerdo bien si esos eran los adjetivos exactos, pero sí el sentido).
Digo esto porque tus artículos siempre son muy verídicos y muy claros, directos y de gran exactitud acerca de lo que denuncia, expone, analiza, etc.
Desgraciadamente en España se vota en un altísimo porcentaje (¿del 90% tal vez?) EN CONTRA DE ALGUIEN O DE ALGO, no a favor de alguien o de algo; este sencillo y antiquísimo truco (crear un enemigo que reúna al rebaño) es el que funciona en España y muchísimos otros lugares a la hora de votar o no votar.
En España no ha habido, NI PODRÁ HABER DENTRO DE ESTE RÉGIMEN DE PODER OLIGÁRQUICO DE PARTIDOS Y OLIGOPOLIOS DEL ESTADO, ni un solo Presidente del Gobierno que se pueda adjetivar de bueno; cada uno ha sido un títere en manos de las oligarquías propias y ajenas y de ahí no ha podido pasar, NI PODRÁ PASAR, el que venga. Recuerden, desde hace 40 años, los Presidentes que ha habido y lo comprobarán; cada uno de ellos salió “corriendo” entre la turba de descontentos que votaron en su contra.
Casi nadie espera que las promesas de los “opositores” se vayan a realizar; todos se conforman con echar al presunto culpable (como dice D. Antonio García-Trevijano en ese chiste de los años 1930, “se conforman con vender o cambiar el sofá en el que la esposa le pone los cuernos con otro), y traen otro que no tardará en defraudarles, porque INSISTO, dentro de este régimen no podrá pasar de ser un títere.
Aunque, claro, un títere viviendo como dios y otorgando prebendas a los de su partido.
Un cordial saludo a todos los compañeros repúblicos y a seguir SIN TREGUA nuestra labor por la LIBERTAD POLÍTICA COLECTIVA, LA SEPARACIÓN DE PODERES, LA DEMOCRACIA, ETC.

Raúl Cejudo González
Raúl Cejudo González

Gracias por tus palabras, Juan Sin Miedo. Ya sabes que me gusta mucho tu apellido.
Es verdad que votan creyendo que castigan u ofenden a alguien. Pobres ingenuos. Lo de conformarse con echar al culpable para ver si el siguiente mejora el panorama, serviría si lleváramos con esto dos o, como máximo, tres votaciones. Pero llevamos ya la intemerata de ellas. Y nada, que no espabilan.

De todas formas, aquí seguimos denunciando sin tregua, sin desanimarnos. La lucha por la hegemonía cultural es posible que sea difícil, pero llegará. Si todos ponemos de nuestra parte, llegará.

Un saludo

Gonzalo Alvarez

Cuando los ciudadanos por el carácter antidemocrático de esta Monarquía borbónica que los gobierna y domina,no pueden intervenir en el asunto determinante de la libertad política:la formación del Poder,la manera más decente de estar en política es la ABSTENCION.España va en serio.