De secretarios a letrados

2

PEDRO M. GONZÁLEZ

Tras la última reforma procesal, los Secretarios Judiciales pasan a llamarse Letrados de la Administración de Justicia. Tal cambio de denominación remarca una realidad previa, que siempre han sido funcionarios del Ministerio de Justicia.

Estos operadores jurídicos (siguiendo la terminología de la reforma) se sitúan fuera de la jurisdicción, dependiendo funcional, orgánica y económicamente del ejecutivo, quien provisiona sus plazas, ordena sus destinos y provee sus fondos.

Una de los atentados más graves acometidos por el Ministro Caamaño en su implacable zapa de la escasa independencia de la Justicia, fue trasladar competencias decisorias en el ámbito del proceso a estos funcionarios, sustrayéndolas al Juez. Así y por gracia de la Ley para la implantación de la nueva Oficina Judicial, el antiguo Secretario Judicial adquirió funciones jurisdiccionales. El camino de la identidad socialdemócrata entre burocracia y Justicia daba un paso de gigante.

Y como son funcionarios, como no son jueces, los Letrados de la Administración de Justicia se pueden sindicar. El Sindicato de Secretarios Judiciales (no me consta que haya cambiado también su denominación) presentó un decálogo de propuestas dirigidas a cambiar y mejorar la Justicia. Y, sorpresa, sorpresa, no iban precisamente en el sentido de su independencia institucional. En la misma línea que el Gobierno, proponen la entrega de la instrucción penal a los fiscales. Eso sí, sin considerar variación alguna en la estructura del Ministerio Publico ni en los principios de jerarquía y subordinación que lo rigen, en cuya cúspide se encuentra un Fiscal General del Estado elegido a dedo por el ejecutivo. Según el sindicato de fedatarios públicos judiciales se impone un sistema acusatorio puro en la primera fase del proceso penal que acabe con las actuales funciones instructoras del Juez, cuya labor definen como cuasi inquisitorial.

El sindicato pide también una “redefinición” del Consejo General del Poder Judicial que no especifica. Otras propuestas son: la fijación de plazos máximos de tramitación y señalamiento, así como la consolidación de una administración de justicia electrónica. La eficiencia en lugar de la eficacia; la cantidad sobre la calidad; la funcionarización de la Justicia en lugar de su separación en origen. El decálogo incluye la petición de modificar el sistema de acceso a la carrera judicial, fiscal y secretarial, a la par que reivindica la estabilidad en el empleo y la consolidación del personal interino, estableciendo la conciliación como medio alternativo en la resolución de conflictos.

Todo muy coherente con la tendencia centrípeta de cada reforma de la Administración de Justicia, cada vez más administración y menos justicia, donde los sindicatos subvencionados por el Estado marcan su territorio en proporción a esa fuerza gravitatoria de los poderes políticos sobre la función jurisdiccional.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

2
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
JOSE JUAN MARTINEZ NAVARROGonzalo Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Gonzalo Alvarez

La decencia de la justicia tiene que cimentarse en la independencia de su corporación y no en la conciencia de sus componentes.En una democracia no tiene que haber un Ministro de Justicia y menos,un Fiscal General del Estado nombrado a dedo por el Poder ejecutivo.En España la justicia se organiza en nombre del Rey borbón.

Jose Juan Martínez Navarro

Parece que al colectivo le parecía infamante la denominación de secretarios. Aparte tus atinadas observaciones, Pedro, convendrás conmigo en que partiendo la función que desempeñan -conforme a la legislación procesal vigente- el nombre nuevo no tiene sentido ninguno, pues crea confusión, por ejemplo, con el papel de los letrados del gabinete técnico del TS o de los letrados de ese órgano político con puñetas que es el TC. La vergüenza, supongo, vendría de que el término secretario entronca con la tradición, en cuanto al significado, de los significantes escribano o actuario. En cualquier caso, me comentaba un veterano procurador hace poco, que antes los secretarios ayudaban a resolver problemas, ahora, desde que dirigen la ejecución etc., más bien los crean.