Menos hipocresía

7

RAÚL CEJUDO GONZÁLEZ

Los rusos son los europeos menos hipócritas. Esto llega al extremo de no sonreír por cortesía y hacerlo solamente si hay motivo para ello. La sonrisa social no se estila en Rusia. Lo mismo cabe decir acerca de la risa o la franca carcajada; un ruso se reirá siempre que algo le haga gracia: un chiste, un comentario jocoso, una situación absurda; pero no lo hará si la situación lo deja indiferente. Se suele decir que son tan fríos como su duro clima, pero esto no es cierto. Su alma está siempre presta a reaccionar con emoción. En España se da mucho esa risa nerviosa ante cualquier comentario que se escuche, bien sea para halagar los oídos del que habla, porque no se ha entendido bien lo escuchado, o por simple estupidez, a veces. Los rusos no hacen ese tipo de concesiones. No se adula al otro para caer bien. Se respetan más entre sí como para caer en este absurdo vicio.

Otro botón de muestra lo constituye la facilidad para decir “no”. A diferencia de España y de otros países occidentales, en especial de Estados Unidos, cuando no les interesa algo y quieren rechazarlo saben decir “no” sin ningún tipo de complejo. No,  simplemente no. Y no pasa nada, no se hunde el mundo. Cómo agradezco ese “no” cuando de verdad me interesa saber si les gusta algo o no, si les apetece hacer algo o no, si han entendido o no, etc. En España, con tal de no pronunciar este pobre adverbio de dos letras, tan sencillo, se recurre a rodeos interminables; muchos se introducen en una espiral de excusas y de medias verdades que les lleva a no poder después salir del laberinto que ellos mismos han construido.

No conozco a un pueblo que critique más a su propio país, aun amándolo intensamente. Pero lo hacen precisamente porque no son hipócritas y no pueden alabar ni defender lo que es censurable. Incluso los eslavófilos más recalcitrantes, como el genial Fiódor M. Dostoyevski (mi escritor favorito) señalaban los errores del país y de sus habitantes. La literatura clásica rusa, siempre magistral, es una buena muestra de lo mal vista que está la hipocresía en la Rus. Cuando empezó a haber hipocresía (bien que no libre, sino impuesto por las circunstancias y el terror) en la época soviética, la literatura rusa cayó en picado, se hundió en un lodazal del que todavía no ha podido recuperarse. La Asociación de Escritores Soviética, brazo literario del poder bolchevique, vigilaba y fiscalizaba la prosa de las mejores plumas del país. En pocos años, hasta los más firmes defensores y entusiastas de la Revolución de Lenin, tuvieron que rendirse a la evidencia de que la construcción del comunismo conllevaba la anulación del alma libre que todo escritor tiene, si es en verdad escritor de raza. El talentoso Mayakovski terminó descerrajándose un tiro cuando entendió a quiénes había entregado su vida, su alma y su genio. Muchos resistieron y no se plegaron a las instrucciones del poder, acerca de escribir solo sobre el realismo socialista; lo pagaron con la vida o con el ostracismo más completo. Y justo la literatura de estos es la que se sigue leyendo, la que gusta, la que interesa, la que es pura, la que no finge, la que no adula o la que no es. En fin, hipócrita. Sacrificaron sus vidas porque no podían fingir su arte; no podían escribir lo que otros querían que fuera escrito.

La esperanza de Europa está, como ha estado todos estos siglos, en Rusia. Directos, claros, sinceros, respetuosos y humanos (humanos hasta el desgarro o la locura más suicida).

Los rusos: un pueblo que merece la pena conocer y con el que se es, desde la Europa de los mercaderes, muy injusto.

Creative Commons License

Este trabajo de Raúl Cejudo González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

7
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
4 Hilos de comentarios
3 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
6 Autores de comentarios
VictorHAY QUE VENCERJuan Sin Miedo.Raúl Cejudo GonzálezRosario Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Gonzalo Alvarez

Todos los que digan que en España hay democracia son unos hipócritas recalcitrantes o unos incultos satisfechos de su incultura.

Raúl Cejudo González
Raúl Cejudo González

Así es, Gonzalo. Pero sigue habiendo muchos que aún dicen que hay democracia porque así lo creen. Si al menos lo dijeran con hipocresía, sabiendo que no la tenemos, sabríamos que no están engañados, pero me temo que no es el caso. Han conseguido convencerlos con tanta propaganda y tanta mentira. Pero para eso está el MCRC, para sacarles del engaño con este importante asunto.
Un saludo.

Victor
Victor

Comentarios como este solo van en una dirección: “yo soy muy listo y los que no saben tanto como yo son unos xxxx”. Con este tipo de invitaciones nadie vendrá a escucharnos.

Rosario Roces González

Parte de la insinceridad de Europa disfraza lo valioso de la sinceridad, hay pueblos que sí la valoran.Unamonos a ellos.

Raúl Cejudo González
Raúl Cejudo González

Rosario, me gusta el verbo que ha utilizado usted: “disfraza”. Efectivamente, se disfraza, se le da la vuelta a la sinceridad, y es una pena.

Juan Sin Miedo.
Juan Sin Miedo.

D. Antonio García-Trevijano lo explica constantemente: en España no se podría gobernar sin corrupción, la corrupción es un factor de gobierno.
La hipocresía reinante en España ya viene de muy antiguo, tan antiguo como su falta de democracia; tan es así que jamás ha tenido democracia.
Por tanto, la hipocresía es inherente a España, quiero decir, a su gobierno y a sus gobernados que comulgan con toda la sarta de estupideces, imbecilidades, corrupciones, etc. con las que les atiborran a cada segundo.
Salud y viva la libertad política colectiva y el proceso de libertad colectiva constituyente. Y, por supuesto, viva la democracia representativa.

HAY QUE VENCER
HAY QUE VENCER

Si en la medios de comunicación dicen que hay democracia en España pues hay democracia en España.

La verdad es la que dicen los medios de comunicación para la mayoria del pueblo español. Por desgracia.