Análisis grafológico de Juan Carlos de Borbón

16

El estudio de la escritura no es una novedad, desde hace siglos, diferentes culturas se han preguntado la relación que podría existir entre la caligrafía y la forma de ser del escribiente.

María Gandásegui Barreiro, perito calígrafo y grafóloga

En el s. XIX, en las reuniones de salón de la clase alta francesa, surgió la moda de interpretar la personalidad a través de la escritura. La Iglesia vio en esta técnica una forma interesante para conocer y controlar a sus fieles. En 1871, el abate francés, Hipólito Michón, acuña el término “grafología”, abriendo paso a numerosos estudios académicos. En Italia, el padre Girolamo Moretti, de forma independiente, llega a conclusiones similares a otros estudios realizados por importantes figuras internacionales. Psicólogos, psicoanalistas y filósofos no fueron ajenos a estos descubrimientos, entre ellos, cabe destacar las obras de Max Pulver sobre el simbolismo de la escritura y los trabajos sobre la expresión de la escritura de Ludwig Klages, entre otros.

La grafología es una herramienta muy útil para descubrir aspectos del comportamiento y el temperamento de una persona. La dirección de los trazos, los pequeños gestos o tics que se repiten a lo largo del escrito, la velocidad, la cohesión, nos dan cuenta de matices que son evidentes y, otras veces, no tanto, de la conducta del escritor.

Con este estudio grafológico de las cartas de 1978, 1979 y 1982 publicadas en el periódico “El Mundo” pretendo dejar al descubierto la figura de D. Juan Carlos. No os extrañéis si alguno de vosotros se siente identificado con alguna de las formas estudiadas y veáis que se corresponde fielmente con alguno de vuestros hábitos. Si es así, no os alarméis, sólo es un pequeño o, quizás, un gran esbozo de vuestra personalidad. Cualquier escritura siempre debe estudiarse en su conjunto y no en letras aisladas. En este caso, me pareció más oportuno hacer una síntesis de lo que había confirmado previamente en su globalidad, centrándome sólo en el análisis de las letras más recurrentes.

Haga clic en la imagen para acceder al contenido

Análisis grafológico de Juan Carlos de Borbón

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

16
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
11 Hilos de comentarios
5 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
10 Autores de comentarios
MaríaBorjaMaría GandáseguiBorjaMaría Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Perpento
Perpento

No hace ningún favor al movimiento por la república constitucional dar carta de naturaleza a patochadas pseudocientíficas como estas. Muy distinta es la pericia caligráfica de la memez de la grafología, que NO está avalada por el menor estudio científico riguroso. Pena y vergüenza me da ver semejantes magufadas en esta web 🙁 .

EncargadoBCM

No es ciencia en el sentido de tener una “logica” o conexion entre hecho y teoria. Lo que si es cierto es que algunas de sus indicaciones son certeras. Y por supuesto hay peritos grafologos que se usan a nivel incluso forense.

María
María

Amigo Perpento, comprendo que la gente corriente desconozca esta técnica. Si me lo permites, te diré, como muy bien comentas, que la pericia caligráfica sí tiene rigor, pero al mismo tiempo añado que la grafística se basa en los fundamentos básicos de la Grafología, por tanto hay que tomarla también en consideración. Suscribo, además, lo que dice el EncargadoBCM que son totalmente válidos los análisis grafológicos forenses.
Perpento, si te inquieta tanto esta materia, te invito, de forma totalmente gratuita, a que me envíes un manuscrito tuyo, para que contrastes su fiabilidad o no. Puedes ponerte en contacto conmigo a través de facebook: https://www.facebook.com/maria.gandaseguibarreiro
Estaré encantada de despejar todas tus dudas.

Acharaf
Acharaf

Perpento. Haz el favor de no decir tonterías. Vergüenza me da a mi leer tu comentario.

Mikel
Mikel

Madre mía. ¿Pero todavía hay gente que cree en estas cosas? ¿Y se le da cobijo en esta web? Estamos locos.
Ya puestos, podeis publicar los resultados de una ouija o un vidente telepático. Tampoco os preocupeis, al igual que en el caso de la grafología, también encontraréis quien lo defienda con argumentos pseudocientíficos de chichinabo.

María
María

Mikel, es curioso que se admitan, como pruebas periciales, informes grafológicos en los juzgados. Vuelvo a invitar a Perpento y te añado a ti también para despejar cualquier duda que tengáis sobre esta materia. Me podéis enviar una muestra de vuestra a escritura a través de facebook, así podremos contrastar la veracidad de esta técnica en primera persona:
https://www.facebook.com/maria.gandaseguibarreiro

Vladimiro
Vladimiro

No debe confundirse grafología con la caligrafía forense o, más apropiadamente, peritaje caligráfico, una disciplina utilizada en criminalística con el propósito de comparar escritos y determinar, por ejemplo, si un documento fue firmado por la persona que se supone que lo hizo, de utilidad además en testamentos hológrafos o notas de suicidio. Entre las técnicas que utiliza están el análisis de tinta, papel o tipo de máquina de escribir. La caligrafía forense está aceptada judicialmente, con fines periciales de identificación de individuos. (Sacado de Wikipedia, definición de Grafologia, por si a alguno le sirve para aclarar conceptos)

María
María

Vladimiro, efectivamente, hay mucho confusión con respecto a estos términos, y tampoco es muy acertada la definición que aparece en la wikipedia.

Si hablamos de caligrafía y nos atenemos a su significado etimológico kalós* (bonito, hermoso) y graphein* (escrito), nos referimos al arte de escribir con buena letra. Comúnmente, se ha extendido el uso de “pericia caligráfica”, aunque entre los profesionales le llamamos grafística, para hablar de la técnica que utilizan los peritos para identificar firmas manuscritas. Cuando le añadimos el término forense lo determinamos al ámbito judicial.

La disciplina que estudia el análisis de tinta, papel o máquina de escribir se llama documentoscopia.

La grafología (el estudio de la escritura) se encarga de determinar aspectos de la personalidad de un individuo desde el punto de vista psicológico, antropológico y sociológico, pues la escritura, como tal, es un claro exponente de la cultura en la que se encuentra inmersa.

Ahora te voy a poner un ejemplo, que además lo he vivido. Me presentan un testamento hológrafo para verificar su autenticidad, estaríamos hablando de una Pericia Caligráfica. A continuación me solicitan si en el momento de redactarlo esta persona poseía todas sus facultades cognoscitivas, como podrás adivinar, aquí ya no se trata de contrastar documentos para calibrar su veracidad, sino que estamos hablando de algo más profundo que entra dentro del campo de la grafología o, mejor dicho, de la grafopatología.

También existen casos muy frecuentes en los que se entremezclan la documentoscopia y la pericia caligráfica.

Podría estar detallando innumerables supuestos, pero creo que con estos que te menciono será más que suficiente para aclarar todos los conceptos.

Otra aclaración, en la introducción menciono “la relación que podría existir entre la caligrafía y la forma de ser del escribiente”, porque el término grafología fue acuñado posteriormente por el abad francés Hipólito Michón.

Alberto
Alberto

Creo que las respuestas que das, María, no son suficientes para que deje de considerar la grafología, que no el peritaje caligráfico, como una pseudociencia, como bien se dice en el primer comentario.

En el último ejemplo que pones, hablas de la petición de comprobar si el escribiente se encontraba en plenas facultades mentales en el momento de escribir el testamento a partir de su comparación. En caso de existir diferencias en los trazos, la única explicación válida y científica que yo aceptaría sería afirmar que la persona que lo escribió no se encontraba en las mismas condiciones físicas o mentales que en un día considerado normal, pero claro, la grafología iría más allá y nos detallaría el estado patológico en el que se encontraba la persona en ese momento.

He leído el documento y me pregunto si hay una teoría unificada que especifique que ”las p en pinza simbolicen el espíritu de empresa, la iniciativa y la inteligencia. Se parecen a un caballo de carreras, ávido de acción, que vuela hacia el éxito por el camino más corto” por ejemplo. Y que cada una de estas afirmaciones, dudosamente objetivas, vengan respaldadas por el método científico.

Que se acepten informes grafológicos puros en los juzgados me parece más una falacia de autoridad que otra cosa.

Y por último, me parece curioso que pidas manuscritos escritos por Facebook, donde la misma foto del que escribe, ya puede influir en el sesgo del observador, en este caso tú. La certeza de que el manuscrito que se escribe va a ser examinado grafológicamente influye en el escrito mismo, por otra parte. ¿Crees que podrías dar unos resultados estadísticamente válidos con una muestra de 10 personas anónimas que no sepan en qué están participando?

En resumen: Es posible que la grafología haya influido en la moderna caligrafía forense, igual que la teorías heliocéntricas son precursoras de la astrología moderna, pero eso no quita que considere la grafologia algo desfasado, y anti-científico. Una pseudociencia vamos.

María
María

Hola Alberto, es normal y muy típica esa actitud escéptica en cuanto a esta “técnica científica”. Voy a intentar explicarte de la manera más amena posible esta cuestión. Cualquier estudio de pericia caligráfica debe abordarse desde un estudio previo grafológico, pues si tú desconoces los ocho géneros gráficos, será muy complicado realizar un cotejo sistematizado, y, en este caso, prescindo de entrar en el significado psicológico de cada uno de estos géneros. Bien, pongamos un ejemplo de tipo fisiológico o, mejor aún, patológico. Tenemos un manuscrito ológrafo y varios textos de distintas épocas del mismo autor en los cuales podemos ver que existe una degradación de la escritura. Existen estudios médicos que informan sobre los tipos de temblores que se producen con algunos tipos de enfermedades, y comprobamos que muchos de esos trazos adoptan esas anomalías, culminando definitivamente en ese Testamento ológrafo, es inevitable no llegar a deducir que ese escrito ha sido alterado por una enfermedad degenerativa, la cual probablemente haya llevado al individuo a tomar una u otra determinación. Aquí habría una intromisión, como muy bien dices, entre la pericia caligráfica y la grafología. ¿Acaso crees que un juez no lo tomaría en cuenta? Si tú dices que podrías aceptar que esa persona no estaba en las condiciones físicas o psíquicas en ese día, tendrás que justificarlo y basarte en estudios grafológicos estadísticos que así lo demuestren. En el juzgado no se puede decir “porque sí”, “porque lo digo yo”, habrá que explicar el porqué ha llegado a adoptar ese tipo de comportamiento, podría ser por un estado depresivo si vemos que los renglones caen en barrena o una firma tachada; podría ser por coacción, alguien que le está empujando a hacer algo que no desea, la inclinación de las letras podrían aparecer inclinadas hacia la izquierda, cuando en escritos normales no es así, también palabras muy espaciadas unas de otras, etc.. Además, podría ser el caso, que aquella persona que incoe este tipo de juicio, acompañara informes médicos y este médico forense no necesariamente tendría que estar en contacto con el perito en grafística, sino que sería una prueba más que avalara la anterior. En cuanto al documento, ya lo expuse en la introducción, advertí que nadie debería tomar las letras sueltas para hacer un análisis grafológico ni deducir comportamientos, y creo que has caído en la trampa. Lo hice así para hacer un texto de lectura… Leer mas »

Alberto
Alberto

Agradezco la respuesta, pero tras una detallada lectura, mi escepticismo sigue igual.

Más fuerte si cabe al ver un análisis de la ‘fisiognomía’ del Juan Carlos al final del artículo, que si bien con la grafología puedo albergar un ligerísimo resquicio para creerla parcialmente, con la fisiognomía tengo la certeza absoluta de que es una farsa, ya que va en contra de la genética y neurobiología que conozco bien. La fisiognomía, o morfopsicología como la llaman ahora, es tan contraria a la conocimientos modernos y tan fácilmente rebatible (¿Los gemelos idénticos criados separados, por fuerza tienen la misma personalidad?) que resta credibilidad a todo el análisis grafológico.

Tal vez veamos algún día un artículo en esta web sobre el análisis frenológico de Pablo Iglesias, o un artículo sobre la necesidad de meter a Albert Rivera en la cárcel, ya que las líneas de su mano indican que es un asesino múltiple.

Siento el tono ácido e irónico, pero no esperaba leer algo así en esta página.

Saludos.

María
María

Hola de nuevo, Alberto, me alegra tener este tipo de conversaciones. Si conoces la genética y la neurobiología, me imagino que estarás al tanto de muchos de sus fundamentos. Hace tiempo que escribí esto para tener de forma sintetizada y, quizás, no muy rigurosa los estudios que se han llevado a cabo de fisiognomía: Fisiognomía: Técnica por la cual se deduce el temperamento, el carácter, la forma de pensar y sentir de una persona a partir de su apariencia visible. El estudio de los biotipos y de los temperamentos es muy antiguo, existen dos corrientes: 1. La que estudia el temperamento (Hipócrates, Juan Huarte San Juan, Kant, la escuela de Groninga, Hans Eysenck). 2. La que estudia el carácter (Teofrasto, Galeno, Cervantes, Shakespeare, Moliere, Jean de la Bruyère) Antecedentes de la fisiognomía los podemos encontrar en Aristóteles, “Physiognomica”, que muy probablemente esté inspirada en estudios pitagóricos. Fedón de Elis, Cicerón, Plinio, Sexto Empírico y Séneca, en la antigüedad. En el medievo, filósofos como Avicena y Averroes. En el Renacimiento, Gianbattista Della Porta y Baltasar Gracián. Esta disciplina fue abandonada hasta el s. XVIII, renovándose con los estudios de Lavater. Kant la adoptó y Hegel la alabó. En el ámbito biológico-médico, Charles Bell, Burgess y Michael Duchene ejercieron una fuerte influencia en Darwin, que también leyó la tesis de Spencer que defendía una explicación evolutiva de los rasgos faciales. En la Escuela de Groninga se empiezan a conjugar temperamento y carácter, y Hans Eysenck crea el análisis factorial, de rigor científico. A partir del s. XX, la caracterología es absorbida por la fisiognomía, destacando Le Senne, y es utilizada en teorías psicológicas generales, como la de Klages y en la evolución de la naturaleza de Spengler. Realmente, mi especialidad no es la morfopsicología, pero me he preocupado de adquirir unas nociones básicas, de hecho, como podrás comprobar no he profundizado en ello, sino que simplemente me limité a hacer un cotejo que podría ratificar, y, de hecho, así fue, entre lo analizado en el texto y el aspecto físico del escribiente. ¿Tienes alguna arruga en tu cara?, ¿las comisuras de tu boca están hacia arriba o hacia abajo? Estas cosas tan simples pueden orientarte para conocer determinados aspectos de tu comportamiento o carácter. Una persona que por lo regular sea risueña y optimista es muy probable que las comisuras de la boca estén hacia arriba y, aquél, que es pesimista, inseguro… Leer mas »

Borja
Borja

La grafologia es una pseudociencia, como varios estudios científicos demuestran. Resulta revelador que cuando se cuestione su validez como ciencia, la autora pida a los comentaristas que le envíen algún escrito para analizarlo. Aunque un grafólogo evaluase un escrito mío y sus predicciones correspondieran al 100% con mi propia evaluación de mi personalidad, esto no constituiría ninguna prueba acerca del valor de grafología. Podría no ser mas que una manifestación mas del conocido efecto Barnum o pura casualidad. Las pseudociencias se basan en evidencias anecdóticas y no en muestras amplias, adecuadamente estratificadas, con doble ciego y evaluadas con rigurosos criterios estadísticos. Hay estudios rigurosos sobre la grafología, donde textos anónimos son evaluados por varios grafólogos, y sus análisis son comparados con diferentes variables como resultados en tests de personalidad (por ejemplo el test Eysenck) o rendimiento en el trabajo. Los resultados son analizados de acuerdo con criterios estadísticos (proponiendo una hipótesis nula y una alternativa, y evaluando el valor p típicamente al 0.05). Estos estudios han demostrado consistentemente que no hay una correlación significativa entre predicciones y resultados. Debo por ultimo decir, que estos estudios han sido publicados en revistas científicas después de ser sometidos al arbitraje académico y por lo tanto tiene un valor muy superior al de un articulo en un blog or incluso al de un libro. Adjunto algunos links a estudios sobre la grafología:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/0191886987900456

http://www.degruyter.com/view/j/ppb.2014.45.issue-1/ppb-2014-0011/ppb-2014-0011.xml

Este ultimo es un meta-análisis, que compara y agrega 17 estudios diferentes:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/0191886989901207

Atentamente,
Borja

María Gandásegui
María Gandásegui

Hola Borja, tu cuestión me recuerda a un estudio realizado por el francés Alfred Binet, el inventor del primer test de inteligencia (IQ-test ), que tras haber leído los estudios de Crépieux Jamin, vio la posibilidad de aplicar el análisis grafológico a los test de personalidad. En 1905 empieza a experimentar con el análisis de los grafismos, aplicando un método científico y racional. Consiguió escrituras de personas destacadas del ámbito intelectual y se los envió a distintos grafólogos de la época. Su táctica consistía en engañarles diciéndoles que dichos textos correspondían a gente de bajo estrato o incluso a delincuentes. Sólo hubo una persona que no se dejó embaucar por estas tretas fue Crépieux-Jamin. Binet, gracias a este trabajo y, tras aprender esta técnica, fue capaz de determinar la inteligencia y la sinceridad de las personas mediante el estudio de la escritura. Su obra se titula “Grafología y Ciencia”. Jules Crépieux-Jamin era un hombre polifacético que tras conocer los trabajos del abad Michón, el fundador de la grafología moderna, se empieza a interesar en el estudio de la grafología. Crépieux participó en el famoso caso Dreyfus, defendiendo su inocencia, lo que le acarreó una pérdida de clientela en el negocio que regentaba. Francia estaba dividida entre los partidarios del judío Dreyfus y los antisemitas. Pasado el tiempo, se descubrió que efectivamente el escrito había sido realizado por el traidor Esterházy. Esto marcó un precedente en la sociedad francesa, de hecho, en Francia, los estudios son tan serios y rigurosos, que el Ministerio de Interior de París designó a la Sociedad Francesa de Grafología, Centro de Cultura y Utilidad Pública (1971). A partir de aquí, Crépieux vuelca su vida en el estudio minucioso de la grafología, superando a su maestro Michón, haciendo estudios más minuciosos y científicos. Su legado consistió en dejarnos una clasificación específica para el estudio de la escritura, dividiéndola en distintos aspectos. En 1886 los psiquiatras Pierre Janet y el premio Nobel Charles Richet presidieron el Congreso de Grafología en Francia. Janet, Richet, el Dr. Ferrari y Héricourt, además de los miembros de la Sociedad de Psicología Científica validaron la grafología por la hipnosis , y concluyeron, junto con el filósofo Ribot, que la escritura, al igual que otras acciones, están bajo el control directo del cerebro, y éstas varían con los estados permanentes o transitorios de la personalidad. “La personnalité et l’écriture [Livre] : essai de graphologie… Leer mas »

Borja
Borja

Hola Maria, muchas gracias por tu respuesta, sigo sin estar de acuerdo, por las razones que explico a continuación. Con respecto a los libros que me citas, repito lo que dije al final de mi primer post. Un libro escrito por una persona hace un siglo no tiene ni de lejos la misma validez que un meta análisis de 17 estudios científicos recientes sometidos a arbitraje científico. Los libros que me citas no pasan de evidencia anecdotica, para que tuviese validez científica debe ser possible reproducer los resultados. Mencionas por ejemplo los rigurosos y minuciosos estudios científicos de Jamin. Por que entonces todos los estudios modernos no son capaces de encontrar correlaciones significativas entre predicciones de grafólogos y observables de personalidad? El método científico se basa precisamente en eso, de una serie de observaciones se sacan unos postulados, y en base a esos postulados se hacen unas predicciones que luego son verificadas empíricamente. Si falla el tercer paso, y los estudios que he citado demuestran que falla, entonces la grafología no es ciencia. “Pero lo que no hay ningún tipo de duda es que la escritura es un test proyectivo que puede descubrir multitud de aspectos de la personalidad del individuo. Una rúbrica o una firma pueden estar cargadas de simbología, consciente o inconsciente, y es bastante fácil interpretarla para un ojo bien entrenado. Es lo mismo que si ves formas angulosas o redondeadas en el garabato de un niño, te dan pistas de su agresividad o dulzura.” Repito: si esto es asi, por que cuando se estudia de forma científica la correlación entre las predicciones de grafólogos y aspectos de la personalidad de una persona no se encuentra una correlación significativa? “He visto algunas escuelas grafológicas, que forzadas por este rigor científico han querido cuantificar con porcentajes la extraversión, la sinceridad, la voluntad, etc. de la persona analizada. Yo creo que el estudio de la personalidad es más complejo que eso, no es algo científico sino humano y, a veces, nos encontramos comportamientos opuestos tales como que un individuo con sus íntimos es una persona maravillosa y, en sociedad, un ser depravado. Lo complicado es unir todas las piezas y averiguar el porqué de esa actitud y eso requiere un conocimiento profundo de la psicología humana. La satisfacción que te da la grafología es encontrar la causa y ayudar a esa persona que, seguramente sin saberlo, necesita sacarlo a… Leer mas »

María Gandásegui Barreiro

Borja, yo nunca he dicho que la grafología fuera una ciencia, tampoco lo es la psicología, ni la economía, ni la política. Es una técnica auxiliar que sirve de utilidad a otras disciplinas. No sé que es un meta análisis, “meta” en griego es una preposición que designa “más allá”, pero bueno desconozco cuál es ese más allá del análisis que buscan. Eso que tú me dices que “cuando se estudia de forma científica la correlación entre las predicciones de grafólogos y aspectos de la personalidad de una persona no se encuentra una correlación significativa”. ¿En qué te basas para decir esto? ¿en esos estudios meta analíticos? ¿Acaso crees que una persona que es egoísta lo va a reconocer? ¿Cuáles son los grafólogos que se han seleccionado para el estudio? Te sigo diciendo que no tengo el menor interés en leer dichos trabajos. Puesto que confío más en los postulados de Carl Gustav Jung basados en los arquetipos, que están grabados en nuestro subconsciente y que el colectivo humano reconoce sin ningún tipo de duda. Estos signos se repiten en las escrituras y son fácilmente interpretables por un buen grafólogo y hasta por un ojo mal entrenado. Te invito a que hagas memoria, quiero que me digas la sensación que te produjo la escritura del último obrero que ha ido a tu casa a hacer esa pequeña reforma que necesitabas y, la compares, con la escritura del profesor que te dio clases en el instituto, al cual admirabas por su valía ¿eres capaz de percibir las diferencias? ¿ves la soltura de la escritura, la forma ágil y graciosa de enlazar las letras, acaso no observas torpeza en la otra, quizás algo rígida e incluso infantil, puesto que no ha podido seguir sus estudios, porque no le ha quedado más remedio que empezar a trabajar antes de lo previsto para ganarse la vida? ¿No has visto muchas escrituras juveniles monótonas, con letras amputadas y pegadas unas a otras? Reflejan el pasotismo y esa falta de independencia que por desgracia invade cada vez más nuestra sociedad. Te podría poner múltiples ejemplos. Yo no invento nada, me baso en estudios de grandes psicólogos y en diferentes escuelas que han interpretado estos signos y que todos ellos tienen validez universal. Claro que se puede deducir con la grafología si una persona es tenaz, si emplea todas sus fuerzas para conseguir sus objetivos y si… Leer mas »