Imposible Reforma

10

PEDRO M. GONZÁLEZ

La abstención es la única forma de no legitimar la dependencia de la justicia de la política. Ningún partido propone la necesaria ruptura del marco institucional vigente para alcanzar la separación en origen de la facultad jurisdiccional del estado respecto de sus poderes políticos. Las propuestas de reforma endogámica del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de algunos partidos de estado como  UPyD son insuficientes e inútiles al basarse en consideraciones simplistas con fundamento en la equiparación de la independencia personal de los jueces con el funcionamiento independiente de la Justicia

Que los jueces tengan mayor peso para la elección del órgano rector de la Justicia dejando fuera a los restantes operadores jurídicos, supone trasladar al ámbito de del asociacionismo judicial la lucha partidista, no su eliminación, y ello dada la vocación de auténticos parasindicatos judiciales de estas agrupaciones. Baste comprobar las reformas introducidas en los nuevos Reglamentos de Asociaciones Judiciales y de Acceso a la Carrera Judicial, mediante los cuales las organizaciones de jueces deberán obligatoriamente comunicar al Pleno del CGPJ los listados de sus afiliados.

La reforma reglamentaria del derecho de asociación judicial obligando a declarar la afiliación supuso una ilegalidad manifiesta ya en su forma, dado que mediante un reglamento se regularon materias reservadas a Ley Orgánica, como son los derechos de asociación, a la intimidad y al secreto sobre la adscripción ideológica. Pero no sólo eso, sino que el CGPJ arrogándose tal facultad da un paso más hacia el absoluto control político en la designación de puestos y destinos en la cúpula judicial pensando en la posible variación de la forma de elección de sus propios vocales. Hecha la ley, hecha la trampa, y ante el posible cambio legal en la variación de la manera de elegir a los miembros del CGPJ, se utiliza la facultad reglamentaria para continuar con el control político de la vida judicial. La vieja cita de Romanones “hagan ustedes las leyes y déjenme a mí el reglamento”, cobra vigencia asegurando el control del cancerbero político.

No caben paños calientes ni atajos para alcanzar la imprescindible condición de independencia de la Justicia reformando el actual CGPJ. Ésta no se alcanzará hasta que sea sustituido por un Consejo de Justica cuyo Presidente sea elegido por el mundo jurídico en su totalidad, capaz de elaborar su propio presupuesto y que asuma completamente tanto sus funciones como las que actualmente se encuentran en manos ejecutivas, bien del Ministerio de Justicia, bien de las Consejerías de las Comunidades Autónomas.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

10
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
8 Hilos de comentarios
2 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
9 Autores de comentarios
Segismundo AsecasNicolas NaranjaCharlielajos Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de

No es cierto. Sí hay partidos que lo proponen, otra cosa es que se conozcan o se tenga interés en buscarlos. La abstención a los únicos que beneficia es a la casta. En política quien no se expresa no existe. Aquí una muestra de la que formo parte: http://www.p-lib.es

No Alvaro,enterate mejor.

cyty
cyty

Alvaro: es triste leer “partido de la libertad INDIVIDUAL”.Estos pobres no entienden lo que es la Libertad Colectiva.

Joaquin Arroyo Toledo
Joaquin Arroyo Toledo

Buenos dias,
Aquellos que piensan que desde dentro se pueden cambiar las cosas o son unos ilusos o redomadamente perversos. Este régimen está corrupto desde su origen; la traición, consenso y la mentira son sus raices y señas de identidad y la corrupcion su motor que todo lo mueve. El que en él entre tendrá primero que traicionar los valores de la Verdad y de la Dignidad, se vera forzado al consenso si quiere recibir algo en la repartija, le mentirá a sus votantes puesto que con las leyes actuales no les representará de ninguna forma y la corrupcion arrancará motores en la medida que representa al Estado desde el primer euro que de él reciba.
La abstención activa que busque la Democracia sin embargo dará valor a la Verdad y a la Dignidad y solo beneficia a que algun día tengamos la posibilidad de luchar para conseguirla.
Si la abstencion como menciona el Sr. Alvaro Chena solo beneficia a la casta ¿por qué ésta más que temerla le tiene pánico?
Saludos

Expliquemelo señor García-Trevijano, así quizás me entere mejor.

Charlie
Charlie

Es bien fácil de comprender para toda persona que le quede algo de dignidad.Haber si quieres formar parte
de todos aquellos que desean organizar la decencia y la moralidad en la vida pública.

¿Estás de acuerdo con el chapapote de la corrupción,Chema?Si es así,vota.¿Te parecen decentes los abusos
de poder,la impunidad,los privilegios y enriquecimiento escandaloso saqueando inmisericordemente al demos?
Vota pues y refrenda o ratifica las listas de burócratas de partidos estatales y se cómplice de sus desmanes y
tropelías formando parte de la servidumbre voluntaria del régimen.Ahora bien si te aprecias en algo como per-
zona y te aprecias en algo,ABSTENCION ACTIVA en cada una de las convocatorias que los mayordomos(chus-
mas estatal y mediática)del Rey de la Corrupción soliciten a su rebaño.Es así de simple.

lajos
lajos

Sr. Alvaro,
Existir, existir… se existe de cualquier manera. Lo que cuenta es expresarse bien.Quien se expresa, según el sentido que usted le da a esta palabra, en la oligarquía de partidos, sólo lo puede hacer con las reglas y moral oligárquicos que le es propio, más allá de las intenciones. Es que si no es así, no le van a entender, no le van a aceptar. Hay que conseguir que la abstención política por la Democrácia exista. Es que lo que no existe es Democracia, ni en el gobierno del Estado ni en la representación de la sociedad.

Segismundo Asecas

Recomiendo página 63 y continuación del libro “la justicia en el Estado de partidos”.