La manta de Bárcenas

2

JOSE MARÍA ALONSO.

Ingresado sin fianza en una de las modernas cárceles españolas, cuyos libros de visitas cada día tienen más firmas de choros oligárquicos de diversos pelajes, el infame Bárcenas piensa en su próxima jugada. El órgano del Estado camuflado bajo la apariencia de partido político cuyas cuentas organizó durante cerca de veinte años y cuyo jefe preside el Gobierno de España dice que respeta la decisión del juez.

El Gobierno teme que Bárcenas tire de la manta y que se descubra lo que todo el país sospecha que hay bajo la manta: putrefacción, inmoralidad y deformación goyesca de los peores monstruos que  España haya podido soñar.  Lo único que puede sacar a Bárcenas de la cárcel es un indulto, puesto que se da por hecho que será declarado culpable, y todo el tiempo que ha pasado en libertad se sospecha que ha estado intentando negociar la manera de librarse del talego.

El Gobierno de la Nación, sumiso ante potencias extranjeras que le dictan las medidas que ha de tomar y acogotado por el enemigo en casa ve pronto su final. A la Jefatura del Estado no le crecen menos enanos tampoco, hasta sus miembros más impolutos son abucheados en público por sectores de la población que les eran leales. ¨Un tren en Hendaya, un barco en Cartagena¨, se murmura. El partido de la oposición cada vez más débil, con sus barones dimitiendo y su liderazgo cuestionado, infestado de escándalos y corrupción. Muchos dicen ya que acabará siendo menos que el PASOK griego…

Es evidente que el Régimen está tan enfermo y debilitado que no tardará en caer, es cuestión de tiempo y de deslegitimación por parte de los votantes. La ciudadanía ha de estar muy atenta y con la cabeza fría porque puede haber una importante oportunidad para conquistar finalmente la democracia, la de la separación de poderes y la legítima representación, usurpada por el Régimen de Partidos.

Es para ello muy importante mantener la postura abstencionaria, desoir los cantos de sirena regeneradores de IU y de UpyD -¿regeneradores de qué? cabe preguntarse, porque de la democracia seguro que no-. No votar en ningunas elecciones, ni autonómicas, ni europeas, ni legislativas. Dejar que el Régimen se cocine en su propia salsa aislado finalmente de la sociedad civil que le da la espalda, deslegitimado, arrinconado, apestado.  España puede ser pionera en conseguir un periodo de LIBERTAD constituyente que traiga la democracia a Europa. Y que esa Libertad Constituyente se esparza como un reguero de pólvora por todas las partidocracias europeas. Está en nuestras manos, esas que rompen la papeleta electoral para no votar, para no substanciar el régimen.

Creative Commons License

Este trabajo de Jose María Alonso está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

2
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
Manuel García SesmaSergio Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Sergio
Sergio

Dudo muchísimo que esto caiga así como así, y si cae aún está por ver en lo que esto deriva. Primero, por muy corruptos que estén los partidos, cada uno tiene su cuota de fanáticos correspondientes, y no es poca. Segundo, la población cada día está más preocupada por encontrar trabajo. Cuando uno tiene esa preocupación, ese miedo, no piensa en nada más. Y con todo y con eso, no hay casi ni un mínimo de capacidad crítica para caer en la cuenta de lo que hay que hacer. ¿Resultado? Es más fácil que, si esto cae, la situación se deslice hacia un populismo. Dudo muchísimo, de todas maneras, que el tinglado caiga. Muy feliz se promete usted el futuro me temo.

Salud

Manuel García Sesma
Manuel García Sesma

Creo que el PP es de esos partidos que sería capaz de gobernar contando únicamente con los votos proporcionados por los miembros de su propio partido. Porque precisamente viven a espaldas de la sociedad civil. Les trae sin cuidado. Ellos lo que anhelan es mantenerse en el poder, seguir regodeándose en sus privilegios y ocultar, en la medida de lo posible, sus corruptelas. Y en cuanto a la oposición, cada día es más palpable su inexistencia. Aparte de algún que otro diputado díscolo que hace como que pone a caldo a algún que otro ministro, su líder, Rubalcaba, ejecuta a la perfección el papel de socio. Y todo sabemos por qué. Por ser compañeros de manta durante los últimos 30 años de oligarquía.
La sociedad civil se irrita con los movimientos separatistas y cree a pies juntillas que partidos como el PP anidan una genuina animadversión hacia estos partidos. Todo mentira. El sistema proporcional es la clave de poder de estos partidos minoritarios, que juegan el papel de eventuales comodines del poder. Porque, a pesar de que todo esto es una farsa, una comedia, una historia contada por un idiota (como diría Shakespeare), la oposición no puede formar gobiernos de coalición, pues se enfrentaría sin remedio a su autodestrucción definitiva. Obsérvese el revuelo que ya supuso la reforma de la Constitución al dictado del BCE.
Por todo ello, la abstención sigue siendo necesaria si se admite que lo que necesita España no es una Transición, sino una RUPTURA. El sistema debe caer, para poder levantar la democracia, porque de la corrupción no puede nacer la virtud. Hay que aniquilarla de raíz.
El único partido que goza de algo de mi simpatía es UPyD. Pero éste mantiene incongruencias que lo sostienen en el aire de la sospecha y el oportunismo políticos. Por ejemplo, en caso de llegar al poder no se plantean acabar con la monarquía, y segundo (como bien ha dicho) hablan de “regeneración democrática”. Seguramente porque sería demasiado doloroso y chocante enfrentar a la ciudadanía con la verdad. Lo cual no se lo puede permitir un partido que pretende ser moderado. Pues decir la verdad en este caso requiere, sí o sí, ser tajante, ser radical, es decir, todo lo contrario a la demagogia con la que suelen jugar los partidos (incluído UPyD).

Un saludo cordial.