Somos responsables

6

JOSE CARLOS GARCÍA FAJARDO.

Somos responsables unos de otros porque nos sabemos obligados por lazos de reconocimiento mutuo. Estos lazos nacen de un vínculo entre las personas y son superiores a los del frío deber. Esa es la auténtica solidaridad, hacer propios las necesidades y los goces ajenos. Es la clave de nuestra concepción de la vida y de la actitud que debe informar nuestra conducta.

Pero el concepto el desarrollo ha sido manipulado al servicio de intereses que en bastantes casos han hecho de la cooperación para el desarrollo un nuevo colonialismo, asimilable a la esclavitud o a la guerra. Peor que el de los estados del Norte sobre el Sur porque aquellos aún se ocupaban de algunas actividades sociales pero los intereses de los grandes capitales son ciegos, ocultos e insaciables, llegando a actuar como auténticos terroristas, inhumanos por despiadados.

El premio Nobel de Economía, Amartya Sen, afirma que el desarrollo humano consiste en un proceso de expansión de las libertades reales de los individuos, de tal manera que cada ser humano esté en disposición de poder desarrollar todo su potencial como persona, de poder poner en práctica sus capacidades. Frente a las concepciones utilitaristas y economicistas que asimilan el desarrollo con el crecimiento económico, el desarrollo humano sostenible (DHS) pone el acento en otras dimensiones que suelen olvidarse. Ese disparate de tratarnos como recursos humanos y naturales para ser explotados con el fin de obtener los mayores beneficios. Esta es la lógica del mercado: cuanto más, mejor; en lugar de cuanto mejor, más.

El concepto de desarrollo humano sostenible debería incluir un componente económico que trate la creación de una riqueza auténtica y mejores condiciones de vida material, equitativamente distribuidas; un ingredientesocial medido en términos de salud, educación, vivienda y empleo; una dimensión política que abarque valores como los derechos humanos, la libertad política, la emancipación legal de la persona y la democracia representativa; un elemento cultural que reconozca el hecho de que las culturas confieren identidad y autoestima a las personas; un medio ambiente sano y el paradigma de la vida plena, referido a los sistemas y creencias simbólicas en cuanto al significado último de la vida, la historia, la realidad cósmica y las posibilidades de trascendencia.

Con esta dimensión social del desarrollo estamos de acuerdo siempre que se atenga a las cuatro normas también básicas para nosotros: que sea endógeno, sostenible, equilibrado y global.

De ahí que la actividad de una organización social humanitaria sea inconcebible sin una ética como saber que nos orienta para tomar decisiones justas y equitativas. La ética del desarrollo se pregunta ¿qué entendemos por desarrollo? Si es crecimiento económico es un modelo de desarrollo economicista y corre el peligro de confundir medios con los fines del desarrollo. Este tiene unos bienes internos que se manifiestan en reconocer que no se pueden imponer a otros formas de vida que consideremos buenas para nosotros. No es legítimo porque el desarrollo es una actividad que tiene que satisfacer exigencias básicas de justicia para desarrollar planes de vida dignos. Hay que humanizar el trabajo, reconocer el valor de cada persona para aumentar su autoestima, su esperanza y los medios de vida necesarios.

No podemos considerar mejores nuestros valores en lugar de dialogar y de aprender de las tradiciones de otras culturas que nos pueden enriquecer y mejorar nuestra relación interpersonal.

No podemos olvidar que cada uno nos hacemos personas porque otros nos reconocieron como tales. ¿Qué sería el uno sino fuera por el dos? ¿Qué sería de mí sino fuera por tú? Algunas personas parecen temer a las obligaciones que confunden con los deberes, que son impuestos. Obligación proviene de ob-ligatio, cuando uno descubre que tiene un vínculo con otra persona. Cuando reconocemos el vínculo con otras personas nos sentimos obligados porque ese sentimiento brota del corazón, no hay que forzarlo. La auténtica felicidad y no el bienestar efímero de la epidermis, no se logra sino por el descubrimiento de la obligación que tenemos con otras personas.

Nuestra responsabilidad no surge de firmar contratos sino de responder por otro porque uno ha descubierto el vínculo que nos une y que origina una obligación solidaria. La clave de la vida social y de los derechos humanos es el reconocimiento de que los otros también tienen esos derechos morales que anteceden a cualquier legitimación jurídica. Si tenemos un vínculo entre los humanos, tenemos que recuperar el mutuo reconocimiento y no temer a las obligaciones que, en su ámbito, también tenemos con los animales y con el medio ambiente pues al fin y al cabo, formamos parte del universo.

 


via El Librepensador

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

6
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
5 Hilos de comentarios
1 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
4 Autores de comentarios
Manuel RamosPaco CorralizapedroPedro M. González Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Pedro M. González

El artículo destila espíritu socialdemocráta a más no poder. ¿Será que la tierra no es de nadie y solo pertenece al viento como decia ZP?

pedro ortigosa goñi

¡Original y acertado punto de vista! Hay la misma correspondencia entre belleza y verdad que entre naturaleza y moral.

Paco Corraliza
Paco Corraliza

Un texto preñado de demagogia y de contradicciones casi en cada frase; que denuncia la manipulación del desarrollo para, a continuación, dar paso a la propia manipulación efectuada por el autor. Invoca a la “justicia”, la “riqueza auténtica”, las “culturas que confieren identidad y autoestima a la persona”, la “emancipación legal de la persona”, “planes de vida” y así sucesivamente, en una repugnante concatenación de conceptos vacíos que sólo parecen estar al alcance de la comprensión universalista del propio autor, convertido en portavoz y “Gran Justiciero” del universal Universo y de todas sus criaturas. Sólo le falta invocar al “Gran Arquitecto Universal” o “Ser Supremo” para iluminarnos a todos con la suprema sabiduría de su “Plan Universal”, y también a los animales, las plantas, las bacterias, los pinos piñoneros, los cangrejos, las garrapatas, la Vía Láctea, la constelación Andrómeda, los mandriles, los ornitorrincos,…, todos ellos anegados de JUSTICIA y de EQUIDAD. ¡¡Oh qué maravilla, como Alicia en su propio país universal!! El embriagador perfume que se desprende del texto nos trae un maravilloso tufo a krausismo, a social-€-burocracia ávida de Poder y a apacibles vientos ideológicos masones.

Paco Corraliza
Paco Corraliza

Bajo el epígrafe “Sabiduría Universal”, en la página del “Centro de Colaboraciones Solidarias” (que dirige “hábilmente” el señor García), aparece este relato aleccionador, bajo el título “Autoestima”: Un joven aprendiz de discípulo pidió al Maestro que le ayudase para que lo valorasen más, pues se sentía inútil y nadie lo apreciaba. El Maestro le respondió con simpatía – Si quisieras ayudarme tú a mí, quizás podría ayudarte pero antes tengo que vender este anillo para pagar una deuda. Vete al mercado a venderlo. Es necesario que no aceptes menos de una moneda de oro. El joven, apenas llegó al mercado, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes pero, en cuanto mencionaba la moneda de oro, nadie quiso pagar ese precio. Regresó triste a casa del Maestro y le dijo : – Maestro, no es posible conseguir lo que me pides. No creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo. – Eso que has dicho es muy importante – contestó sonriente el Maestro-. Antes, debemos conocer el verdadero valor del anillo. Ve a ver al joyero y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo. El joyero examinó el anillo y le dijo al muchacho: – Dile al Maestro que, si lo quiere vender ahora, no puedo darle más de cincuenta y ocho monedas de oro por su anillo. – ¿Cincuenta y ocho monedas? – exclamó el joven. – Sí – replicó el joyero-. Yo sé que podríamos obtener por él cerca de setenta monedas, pero si la venta es urgente… El joven corrió emocionado a casa del Maestro a contarle lo sucedido. – Tú eres como ese anillo: una joya, valiosa y única – le dijo el Maestro después de escucharlo-. Y sólo puede evaluarte un verdadero experto. ¿Por qué vas por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? Y, diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo meñique de su mano izquierda. El joven se inclinó ante el Maestro y con una sonrisa nueva fue admitido como discípulo. J. C. Gª Fajardo [email protected] Paco Corraliza: ¿se comprende ahora por qué he escrito el texto precedente y cuáles son las verdaderas intenciones doctrinarias del Maestro-intérprete del “Gran Arquitecto del Universo? Aprendiz: sí, amigo Paco. No volveré a permitir que ningún “Maestro” me dé lecciones salvo El… Leer mas »

Paco Corraliza
Paco Corraliza

Este es el currículum del Director del “Centro”, según aparece en la citada página “web”: “Es Profesor Emérito de la UCM, en donde enseñó Historia del Pensamiento Político y Social en la Facultad de Ciencias de la Información de dicha Universidad desde 1971. Fue Director General del Departamento de Comunicación de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) entre 1978 y 1982, Director (de Asuntos Públicos y) de Comunicación de Merck Sharp & Dhome entre 1982 y 1984, Asesor de Asuntos Públicos de Petronor entre 1975 y 1977, Responsable de Programas Culturales TVE en los Programas Informativos en Televisión Española entre 1967 y 1975.”
O sea, responsable de “Programas Culturales” bajo el Régimen de Francisco Franco. Supongo que esos “Programas” incluyen a todas “las culturas” del Universo universal y de todas las Alianzas de Civilizaciones de la Vía Láctea y de todos los “Agujeros Negros” que en ella introduzcan sus negras y oscuras hendiduras.

Manuel Ramos

Pues sí, señoras y señores: este es el nivel de las personas que hablan de “libertad política” en España. Para ellos consiste en:
“un elemento cultural que reconozca el hecho de que las culturas confieren identidad y autoestima a las personas; un medio ambiente sano y el paradigma de la vida plena, referido a los sistemas y creencias simbólicas en cuanto al significado último de la vida, la historia, la realidad cósmica y las posibilidades de trascendencia.”

Es difícil encontrar en España mentes que sepan los conceptos básicos de la política. La inmensa mayoría son como niños, con pensamientos infantiles y, en el peor de los casos, manipuladores que aprovechan cada momento para engatusar, trastocando las palabras. El lenguaje posmoderno.