Prefascismo en el país

1

ANTONIO GARCÍA-TREVIJANO.

La situación política se define, en España, por el grado de satisfacción o de malestar que produce en la opinión el reparto de los poderes del Estado entre los partidos políticos. Este criterio «politicista» conduce a una escala de valores ajenos a la democracia. Lo peor para la oligarquía de partidos era lo de antes: una distribución del poder condicionada por la mayoría absoluta de un solo partido. Lo mejor es lo que se avecina: una mayoría condicionada por el reparto del poder entre el mayor número posible de partidos.

Lo dice el jefe del partido que ha perdido la mayoría absoluta. En el Gobierno o en el Parlamento, todos los partidos deben participar en la gobernación para lograr la gobernabilidad del Estado. Lo dicen incluso el jefe de la oposición y el del nacionalismo vasco. Lo típico del fascismo no fue su recurso a la fuerza, sino su ansiosa procuración de un gobierno fuerte mediante la dictadura de una sola opinión. Para llegar a esta unidad de opinión gubernamental, los que no estarán en el gobierno anuncian ya que harán en el Parlamento una crítica «terriblemente constructiva» (Roca). En ningún momento de sus mayorías absolutas ha gozado el partido ministerial de un apoyo parlamentario tan terrible. Es natural. El poder político está hoy tan bien repartido entre los partidos como el sentido común parece estarlo entre los ciudadanos. Todos están encantados con el que tienen. ¿Para qué oponerse insensatamente al partido ministerial?

Si referimos esos apremios de colaboración no a la sociedad gobernante, sino a la sociedad gobernada -la más gobernable de la Comunidad Europea-, el interrogante cambia de naturaleza y de sentido. De naturaleza, porque el riesgo de ingobernabilidad sólo afecta a la sociedad política, al Estado de partidos. De sentido, porque la estabilidad política proviene de la estabilidad social. ¿Para qué unirse en torno a un régimen de poder que tiende, por su naturaleza, a la crisis y la corrupción? ¿Por qué no se cambia de dirección y se busca la gobernabilidad en la sociedad donde se encuentra? Estas cuestiones no tienen eco ante la opinión pública porque, entre el problema que definen y la salida democrática que lo resuelve, se interpone la pantalla posmoderna y prefascista de la transición.

El carácter esquizofrénico de la posmodernidad mantiene separadas la cultura política, como culto del Estado, y la cultura mundana, como cultos fragmentados y demagógicos de cada práctica social. Y el prefascismo de la idea gubernamental, que en España cae como lluvia sobre suelo mojado por la irrigación caudillista, se basa en el «derechizquierdismo» que preludió al fascismo, en la síntesis de la derecha y la izquierda en un solo partido. Tenemos la mala costumbre de achacar a los políticos las malas ideas que otras cabezas conciben y ellos realizan. Pero la peor obra de gobierno, incluida la corrupción, es asunto de niños perversos comparada con la madurez del mal que introduce, en la cultura moral y política de un país, la línea editorial de un medio influyente, cuando la cobertura liberal disfraza su argumento antidemocrático.

Veamos, por ejemplo, el diario que ha empapelado de ideología posmoderna la cultura oficial de la transición y que ahora cultiva el prefascismo para la nueva etapa de gobierno. En su editorial «El nuevo Parlamento» (El País, 30 de junio), dice: «Para el país sería más nocivo un ejercicio precario de dicha función [la parlamentaria de permitir gobernar a la mayoría electoral] que las carencias de crítica y de control de la acción de gobierno por parte de la oposición». Entre un gobierno sin mayoría parlamentaria (como el de Suárez) y una dictadura parlamentaria (como la que precedió al fascismo y al nazismo), ese diario no tiene dudas. Es fácil de comprender la propensión prefascista del partido ministerial. También lo es, el oportuno colaboracionismo de la oposición y de la mayor parte de las empresas editoras. Pero, sin recurrir al nihilismo moral o político, es difícil de explicar por qué unos escritores y profesionales independientes prestan a El País el prestigio intelectual que necesita, para seguir imponiendo la hegemonía cultural de las ideas y de las prácticas oligárquicas.

EL MUNDO 05/07/1993


Blog de Antonio García-Trevijano

Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

1
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
Gonzalo Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Gonzalo
Gonzalo

Las elecciones en esta Monarquía parlamentaria y borbónica dentro de un Estado de partidos y de autonomías,están manipuladas por el sistema electoral proporcional de listas de diputados de partido,que no tiene la finalidad de implicar a los que contribuyen con su dinero al Tesoro público.Confeccionan estabilidad en la estructura de poder,pero desencadenan desestabilidad en la estrutura de gobierno,cuando no hay mayorías absolutas.Esta Monarquía parlamentaria es un engañabobos constitucional pues establece un oligopolio estatal de partidos,sin libertad de los contribuyentes, para elegir a sus gobernantes.También es un engaño de los medios de comunicación pues nombran libertad de expresión a los pareceres sobre cosas adminstrativas con un acuerdo de silencio sobre las cuestiones políticas.En España no hay alternativa política hay alternancia administrativa.También hay un engañabobos político, enesta Monarquía parlamentaria,pues ejercita la ley del consenso,en lugar de la ley de la mayoría con respeto del derecho de las minorías.Donde hay consenso no hay política,ni libertad de pensamiento.