El Tribunal Constitucional es inconstitucional

2

PEDRO M. GONZÁLEZ.

Como si el virtual mundo de Matrix tuviera sustento legal, la ausencia de separación de poderes bajo el control político de los partidos como únicos y omnipotentes agentes encuentra su refugio en las más altas instituciones jurídicas. Y se hace presente tanto en la organización jurisdiccional y parajurisdiccional propiamente dicha (Tribunal Constitucional), como en el órgano de gobierno de los jueces (CGPJ).

Todos se encomiendan al TC como sagrado garante de la constitucionalidad de normas y garantías elementales de los ciudadanos mientras sus miembros se apuñalan y retuercen códigos en favor del superior filtro político de quien los ha elegido.

La elección de sus miembros por la sociedad política adjetiviza al TC como verdadero tribunal político especial que contraría principios que el propio texto recoge, como la prohibición de tales tribunales ad hoc (Art. 117.6) o el principio de unidad jurisdiccional (Art. 117.5), que se muestran así como meros ornamentos sin sentido. Si el control de la constitucionalidad se sitúa fuera de los juzgados y tribunales ordinarios no hay unidad jurisdiccional ni monopolio judicial sobre la aplicación de las leyes.

La lesión de estos elementales principios como son la unidad de la jurisdicción y su monopolio de juzgar y hacer cumplir lo juzgado, nos enfrenta al control político de la materia constitucional, y por ende a la negación de lo que democracia y constitución significan con presupuesto en el indispensable principio de separación de poderes.

Efectivamente, sentado el principio de unidad jurisdiccional, tanta jurisdicción reside en el modesto tribunal de instancia del pueblo más remoto, como en el mismísimo Tribunal Supremo. Cosa distinta es la jerarquía orgánica que el sistema de recursos otorga al Tribunal ad quem, que por vía de los procesalmente establecidos revise las resoluciones dictadas por el juzgador a quo.

Sentado tan principio básico, todo Tribunal debe estar capacitado para declarar la inconstitucionalidad de cualquier norma, siendo el proceso de decantado a través del sistema de recursos devolutivos hasta el mismísimo Tribunal Supremo. Éste Alto Tribunal determinará en firme tal cuestión constitucional, no saliendo así la decisión judicial de la facultad estatal que tiene atribuida la función de escrutinio de la legalidad.

 La articulación de un Tribunal Político al margen de la jurisdicción ordinaria, en el que intervienen los partidos políticos para la elección de sus cargos, supone un intolerable quebrantamiento del principio de separación de poderes y de unidad jurisdiccional, excusa y fundamento último de un simple control político sobre el Derecho y  la producción legislativa.

No nos extrañe luego el lamentable espectáculo de mutuas recusaciones por los partidos de ponentes en el seno del TC, así como el también intolerable “cálculo jurídico” de votos politizados al que desgraciadamente estamos acostumbrados en sus fallos, que precisamente suelen acertar únicamente al definirse con tal palabra: FALLO .

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

2
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
1 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
Pedro M. GonzálezGonzalo Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Gonzalo
Gonzalo

El Tribunal Constitucional es la última instancia política,sus competencias tienen que ser absorbidas por el Tribunal Supremo,última instancia jurídica.Los miembros del Tribunal Supremo no son finales porque sean infalibles,son infalibles porque son finales.En una democracia como regla formal del juego político no tiene razón de ser un Tribunal Constitucional.