RLC (09/03/2013): La autodeterminación nacionalista proceso fuera del marco democrático.

19

En el Informativo del sábado de RLC, D. Antonio García-Trevijano analiza el concepto de autodeterminación nacionalista. Los nacionalismos están fuera del marco democrático y en lo que concierne a la razón suponen un caos intelectual. Los pueblos ya han sido determinados a través de la Historia y éste está lejos de ser un derecho para los gobiernos locales precisamente porque su cualidad de perecederos impide que este supuesto derecho por el ánimo nacionalista se pueda mantener en el tiempo hacia las futuras generaciones. El horror de las causas nacionalistas por pequeñas e inocentes que parezcan llevan dentro de sí el germen del totalitarismo, de la Dictadura.

En España estamos acostumbrados a los ataques desde dentro, comenzando por Adolfo Suárez quien ejecuta un Golpe de Estado interno contra la Dictadura franquista. Los golpes de estado pueden ser violentos o situarse al margen de la violencia y aún así siguen manteniendo su condición de golpe de estado: el Golpe de Estado de Napoleón III, entre otros, es una prueba de ello. Adolfo Suárez entrega a los partidos políticos el poder de designar a los diputados que formarán la tapadera del poder legislativo. La exacerbación nacionalista ya es un ataque interno contra el sistema. Condujo Adrián Perales.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

19
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
4 Hilos de comentarios
15 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
3 Autores de comentarios
Pedro M. GonzálezVicent IborraCarlos Prada Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Vicent Iborra
Vicent Iborra

Señor García-Trevijano, su nacionalismo español manipula -una lástima porque su programa me hace reflexionar sobre muchos temas-. Demuéstreme que Eslovaquia, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Malta y Republica de Irlanda son “estados totalitarios”.

Pedro M. González

Lo que fueron esos paises es estados. No como Cataluña ni el País Vasco o Galicia, que nunca lo fueron. Le recomiendo que lea “El Discurso de la República” del propio D. Antonio. No entiendo como le puede llamar nacionalista español cuando la define la nación como hecho dado. El nacionalismo define a la nación como hecho de la volutnad, tal y como lo hacían Ortega o José Antonio, que si eran nacionalistas.

Vicent Iborra
Vicent Iborra

Desde el respeto, con los libros de historia en la mano, desde cuándo Malta o la República de Irlanda han sido una nación estado tal y como la entendemos actualmente. El concepto de nación estado es un concepto moderno no aplicable a ningún territorio hace un par de siglos. Si usted lee una traducción al castellano de las obras del poeta Ausiàs March hecha en 1539 verá que en la portada pone “cavallero valenciano de nación catalán”.

Pedro M. González

También desde el respeto, por ejemplo en el caso de Irlanda existe un acto expreso de adhesión a la comunidad oplítica que es el Reino Unido, como es el Acta de Unición de 1.800. Y respecto a la cita de Ausias March, confieso no conocer a fondo su obra, si bien por la fecha y dado el concepto de nación y su nacimiento con conteido polítco, más aprece que se refiera a la cuestión de nacimiento que a aquella

Vicent Iborra
Vicent Iborra

En 1800, el parlamento de Dublín es totalmente abolido y los parlamentarios irlandeses (sólo los protestantes) se incorporan al parlamento británico, naciendo el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda mediante el “Acta de Unión” de 1801.

En 1716 el Real Decreto de Nueva Planta de Felipe V anula las Cortes Catalanas, mandando desde entonces procuradores castellanos convocados en las Cortes de Castilla. Como derecho de conquista, Cataluña es anexionada a la Corona de Castilla.

¿Qué diferencia hay entre Irlanda y Cataluña? Unos territorios con unas instituciones administrativas propias son ocupados militarmente y esas instituciones anuladas o abolidas. Muchas gracias de antemano.

Pedro M. González

La mitología historicista de los hechos de 1716 es falsa. Se han escrito ríos de tinta que por conocidos no voy a transcribir en corta y pega, como el hecho de elevar a un condado aragonés a la categoría de estado

Vicent Iborra
Vicent Iborra

Señor Pedro M. González, gracias por su respuesta. Me da igual como llamen ustedes a los pueblos, “condado, reino o región”. Mis fuentes son la Enciclopedia Británica que estudié en inglés en Irlanda. Si usted llama la Enciclopedia Británica una fuente mitológica es su problema. Aquí el tema que estamos tratando es el de un pueblo con unas instituciones propias que es invadido militarmente por otro pueblo que impone sus instituciones, su lengua y su cultura al pueblo invadido. Pasan años, incluso siglos, y como el pueblo invadido no es asimilado totalmente por el pueblo invasor, éste dice al pueblo invadido que no es nadie, que no tiene historia.

Vicent Iborra
Vicent Iborra

El derecho a la autodeterminación, es un principio fundamental de los derechos humanos y una norma ius cogens. Las normas ius cogens constituyen el nivel más alto de las leyes internacionales y deben ser obedecidas siempre. El 21 de mayo de 2006 Montenegro decidió, tranquilamente y sin ningún obstáculo ni violencia su destino en un Referendum de Autodeterminación y no pasó nada anormal. Votaron en Referéndum, votaron sólo los montenegrinos y montenegrinas únicamente, lo hicieron con normalidad democrática, se han convertido en un país aparte que no ha dejado por ello de ser democrático, han conservado su integridad en el proceso y nadie ha reclamado nada. El Sí ganó el referendum por un 55,3 por ciento. Por otra parte es curioso que Ibarra compare el Parlamento catalán y el presidente Mas con Hitler cuando precisamente es el Estado español el único de la Unión Europea que todavía no ha incorporado en su legislación ninguna normativa contra el nazismo. Por eso este señor puede decir impunemente todo lo que dice, lo que no ocurriría en el resto de Europa, donde no se permiten bromas con estos temas.

Pedro M. González

Ni las naciones tienen un destino histórico predeterminado ni los pueblos tienen derechos, cuya titularidad es en el orden jurídico únicamente de los individuos. El destino racial de la Alemania de Hitler, el religioso en la España de Franco y el estatal del separatismo vasco, catalán o gallego, son el mismo fruto de esa errónea interpretación del hecho nacional.

La realidad es sin embargo, menos épica, menos romántica. La nación es mero hecho de existencia colectiva en común que cada generación recibe e impone a la siguiente sin preguntar, con la familia, religión y condiciones geográficas de donde nacen. Los españoles lo son no porque estén “en España”, sino porque son “de España” como fruto de esa realidad previa del mismo modo natural que los son su flora y fauna.

Por eso el llamado derecho de autodeterminación en los términos esgrimidos por los nacionalistas periféricos resulta un disparate intelectual a la par que una incorrección jurídica, utilizando un término preexistente del derecho internacional que nada tiene que ver con el sentido utilizado. Hablan de derecho de autodeterminación, cuando en realidad se quiere decir derecho a la secesión. Jurídicamente el Derecho a la autodeterminación es un concepto positivo muy claro definido en las normas del Derecho del Internacional Público y que como tal nace en el marco de la Sociedad de Naciones para ordenar jurídicamente los procesos de descolonización de las potencias europeas de finales del XIX.

El ejercicio del derecho de autodeterminación exige tanto una referencia a la metrópoli o potencia colonizadora como un concreto acto colonizador perfectamente localizado en el tiempo que entra en conflicto, bien con otra potencia colonizadora, bien con la existencia de estructuras estatales previas.
Por eso, al no encontrarse sometida a colonización alguna de potencia extranjera, el derecho de autodeterminación nacionalista no puede ser reclamado ante ningún tribunal de Justicia Internacional.

La situación de Montenegro, Argelia, del Sahara o de Mozambique, difícilmente son asimilables a las aspiraciones separatistas que aquí se dan, asentadas en sentimientos míticos en lugar de en razonamientos lógicos o jurídicos.

Vicent Iborra
Vicent Iborra

No se trata de destinos raciales, se trata de la voluntad de un pueblo. Me pregunto si ustedes han leído la Declaración de Independencia de Estados Unidos, nación que tanto admira el señor García-Trevijano. Lo siento, no les entiendo nada en absoluto, hablan sobre la Constitución Española, diciendo que no es constitución porque el pueblo no es representado, cosa que comparto, pero acto seguido dicen que “el pueblo no tiene derechos”. Yo pienso que sí, todos los pueblos tienen derechos y deberes si no es una dictadura.

Pedro M. González

Claro hombre, porque el que tiene derecho de representación es el ciudadno, no el pueblo. El que tiene derecho a ser reprsentado es el elector, eso significa el principio representativo. Así lo explica el Sr. Trevijano en “El Discurso de la República. Del hecho Nacional a la conciencia de España”, a cuya lectura le remito.

Allí desarrolla como de la falsedad dialéctica que dota de derechos subjetivos a la nación, el nacionalista saca la conclusión de que si resulta indiscutible el derecho al desarrollo libre de la personalidad del individuo, por muy poco liberal que se sea, se debe colegir necesariamente también el derecho a la libre determinación de la comunidad particular a la que pertenece.
Tal razonamiento, claramente polilogista, que otorga derechos subjetivos a las comunidades de personas, se encuentra sin embargo con un problema irresoluble, cual es el de la individualización de esos derechos.

Efectivamente, mientras en el caso del individuo sujeto de derechos y deberes resulta inequívocamente identificable el titular de los mismos por su propia individualidad orgánica, los pueblos o naciones se encuentran indisolublemente unidos de forma física entremezclándose a pesar de diferencias étnicas o lingüísticas de forma que resulta imposible identificar su desarrollo diferenciado, hasta tal punto que la única forma eficaz de identificarlo es su preexistencia estatal independiente.

A estos “liberalísimos” les repele el supuesto comportamiento antiliberal de quienes niegan el derecho al plebiscito regional para resolver sobre, en sus mismas palabras, “su propio futuro”, que señalan debe decidirse a través de la pacífica y libre decisión de las urnas.

Sin embargo, de seguirse tal razonamiento, sería preciso cual fuera el resultado del referéndum autodeterminador, repetirlo cada quince años o menos, el tiempo de una generación, ya que no se puede denegar a futuras generaciones lo que se concede a la presente, sin que exista fuerza moral alguna que haga prevalecer jurídicamente la intención de una en concreto.

La paradoja alcanza su expresión máxima si consideramos el resultado de tal supuesto referéndum, dado que según tal lógica perversa, si bien debería repetirse periódicamente para renovar el voto de permanencia en el Estado respecto al cual se ejercita el derecho de separación, con toda seguridad en cuanto el resultado fuera favorable a la secesión, jamás volvería a practicarse. Como señala Trevijano “curioso derecho cuyo ejercicio se reitera en el tiempo sólo si el resultado no es favorable a la independencia.”

Vicent Iborra
Vicent Iborra

El derecho del ciudadano, entendiendo el pueblo como el conjunto de ciudadanos, no un ciudadano individual. Si mayoritariamente Cataluña votara su independencia, un ciudadano de Sabadell que vota no será, con el resto de Cataluña, independiente. Esto le pasó a Euskadi cuando no votó la Constitución Española, a la que se le obligó, por pertenecer a España, a permanecer en el marco español y aceptar unas reglas de juego que ella, en su mayoría, no votó, y por eso no se la dejó fuera del marco español. O cuando algunas ciudades y pueblos de España votaron la no entrada en la OTAN, ¿se quedaron por ello fuera de esta organización? ¡Pues no! Tuvieron que aceptar lo que la mayoría había votado.

Estos argumentos, son falacias que sólo quieren desorientar y confundir al personal para evitar que la gente vea claramente y sin dificultades la sencillez de las cuestiones políticas trascendentales en la vida de los pueblos ahora sometidos a otros pueblos debido a avatares, inercias, intereses o conveniencias históricas.

Vicent Iborra
Vicent Iborra

Madrid funciona como metrópoli con respecto Cataluña, porque no reconoce derechos fundamentales que, según como se interprete, son reconocidos por la propia Constitución Española. Hay una diferencia muy importante entre “Corona de Castilla”, que después se convierte “por la gracia de dios y de Franco” en Reino de España y “Reino Unido de Gran Bretañame Irlanda”. Es muy facil de explicar, Cataluña no ha acabado de ser asimilada por España, entiéndase Castilla, y es tratada como una colonia (ojo, yo entiendo que no lo es pero es tratada como si lo fuera) porque no es respetada en su idiosincrasia. Esto hubiera tenido una fácil solución a lo largo de la historia, la de Francia y su República, todos franceses y punto. Pero la partitocracia española se inventó el Estado de las Autonomías con el llamado “café para todos”, ahora esto es un problema de difícil solución.

Pedro M. González

El “como si” es de apreciación subjetiva y relativista. Las isntituciones y los conceptos jurídico-insitucionales o son o no son. Y España no es una creación franquista, sino que preexiste al propio Franco. Desde la transición inacabada de 1.978 hasta nuestros días, hablar públicamente de España como hecho nacional supone o bien auténtica provocación de quien se sitúa voluntariamente fuera del sistema, o asunto incómodo por el que se suele pasar con extrema cautela, de manera superficial y rápida, siempre dentro del falso discurso de lo políticamente correcto. Tan escandaloso era decir antes de 1.978 que aquello era una dictadura nacionalista como lo es ahora decir que esto es una oligarquía de partidos apátrida. El rechazo social es idéntico y ambos son hehcos empíricamente demostrables. El delicado equilibrio del consenso postfranquista deconstruye la conciencia nacional al partir de un error intelectual básico, consistente en entender el hecho nacional como dependiente de la voluntad de quienes integran un estado concreto. La historia de la filosofía política nos muestra el perpetuo interrogante del hombre sobre los límites de la acción humana, de su libertad para modificar su propia circunstancia vital y la del medio que le rodea. Esa misma experiencia, es la que nos demuestra cómo existen aspectos vitales en los que el ejercicio de la facultad de libre decisión del individuo tiene una capacidad creadora o transformadora del medio (economía, ideología, costumbres sociales…) mientras que existen otras realidades sobre las que su voluntad resulta totalmente indiferente e inútil al desarrollarse por sus propias reglas. Los primeros son hechos derivados de la libre experiencia, los segundos son de mera existencia. Estos últimos son hechos objetivos, que nos vienen dados y sobre los que nuestra libre de voluntad de asumirlos nada tiene que decir sobre su propia generación, sucesión o existencia misma por mucho que libre y voluntariamente intentemos cambiarlos. Basten dos ejemplos: Por mucho que cuatro hermanos decidan en libre votación y asamblea dejar de ser hijos de sus padres, el hecho objetivo y cierto es que no dejarán de serlo jamás porque vienen predeterminados por un hecho al margen de su voluntad como es su propia concepción que les predetermina como tales desde el nacimiento hasta la muerte. Podrán renegar de sus padres, decir que no son hijos suyos, que les han maltratado y que no merecen llamarse padres, e incluso cambiarse los nombres y apellidos que les dieron, pero aún… Leer mas »

Vicent Iborra
Vicent Iborra

Vamos a ver, usted habla de familia, de padres y de hermanos. Y que por mucho que un hijo renuncie a un padre, éste no puede renunciar de sus apellidos. Yo hablo del derecho al divorcio. Ya que usted pone ejemplos yo también. Una mujer se quiere separar de su marido porque la maltrata. Su familia dice que no tiene ningún derecho a separarse porque forma parte de la “sagrada unidad familiar”. Y en el caso improbable de que se pueda separar de su marido, es su marido, los padres de su marido y el cura que la caso quienes tienen la última decisión sobre su separación.

Pedro M. González

No, no. No he hecho esa analogía. La del divorcio presupone un vinculo voluntario, la fialial y fraternal no, sino que esun hecho dado de la existencia. Está haciiendo trampas.

Carlos Prada

Muy interesante el debate que estais tratando. Con Pedro ya había discutido esto alguna vez. Si en vez de apelar al derecho de autodeterminación apeláramos al de secesión no lo verías tan mal, ¿no?. Por otra parte ahblas de que son las circunstancias las que conforman una nación y no por “desear” pertenecer a otra o separarse de ella cambian el hecho de que pertenzcas a tal o cual nación. Bien. El que se haya permitido como se ha permitido el Estado de las autonomías y el café para todos, ha cambiado tanto la situación de la nación española como conjunto de regiones que dos de ellas están germinando como nación. El que en el proceso de secesión se generen situaciones tensas o no, juegos de equilibrios de poder o juego sucio por parte de unos y otros, dependerá de que desde el resto de España se asuma que hay gente que no quiere ser Española (serás mi madre pero yo no quiero ser tu hijo y no quiero asumir las responsabilidades que ello conlleva) de manera no traumática y alejado de pasiones más o menos viles.

Vicent Iborra
Vicent Iborra

Completamente de acuerdo.

Pedro M. González

En efecto, las autonomías destruyen la nación. Eso es cierto. Lo malo es que los presupuesto de base no son para el cambio de la relación de poder sino para jercerlo monopolísticamente en la región a secesionarse.