Devuélvanme mi hora

1


PACO BONO SANZ.

Son las siete de la tarde, anochece en Burriana. La mar parece batirse en retirada a regañadientes. Sobre la arena quedan dibujadas las huellas de la batalla. La brisa y la luz entornadas, la humedad que se respira, todo ello maridado con la sonrisa infantil, nos despeja y nos emociona. Tres sombras de sábado tarde se retiran, tres alturas, una familia de tantas. Son las siete de la tarde, anochece en Burriana. Insisto, que este dato es importante, porque se repite cada día del año entre octubre y marzo. Europa adelantó la hora para ahorrar un dinero a los Estados de partidos, y a nosotros nos cuentan que se trata de una medida tomada para que seamos más competitivos.

Sin embargo, no resulta tan importante esa hora de luz de la que se nos priva, como el hecho de que nos la arrebaten por el bien común. ¿Quién establece el bien común? ¿Alguien nos ha preguntado? No. Hemos aceptado sin rechistar esa costumbre de modificar nuestros horarios en beneficio de ¿quiénes?, ¿de las familias?, ¿de la gente que entra y sale de noche de sus trabajos? No. Si la forma del gobierno de España fuera democrática se nos habría preguntado en referendo sobre la adhesión o no de España a la medida del cambio de hora, como a tantas otras. ¿Cuál sería la respuesta del pueblo español? Fuere cual fuere, sería legítima.

No les importamos una mierda, así de claro. Sólo les preocupan sus números, sus malditas estadísticas, su razón de supervivencia. No hay medida política que se haya tomado durante la crisis en concordancia con la realidad de la sociedad, porque las acciones de la mayoría de los gobiernos europeos han ido encaminadas a salvaguardar sus regímenes y el estatus privilegiado de sus dirigentes. El Estado de partidos cuesta un ojo de la cara a las personas físicas y jurídicas; su sostenimiento, debido a su forma de Estado repartido, conlleva el exterminio del espejismo que fue el llamado Estado de bienestar y el consiguiente empobrecimiento de la clase media subsidiaria. Para prosperar trabajando hay que salir de España, porque en España se nos invita a vivir igual con menos, lo que es del todo imposible. ¡Qué les voy a contar que no sepan!
Pero volviendo al tema con el que iniciaba este artículo, y para terminar, me remito a este párrafo, extraido de la página web 66400.es, en el que se afirma lo siguiente: “determinados estudios sostienen que el cambio de hora supone un ahorro energético impresionante. Según estimaciones del (IDAE), Entidad Pública Empresarial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en nuestro país el ahorro en iluminación en el sector doméstico, por el cambio de hora, durante los meses que tiene efecto; es decir, desde final de marzo hasta final de octubre, puede representar un 5%. Si el consumo medio de una familia española es de 3.200 kWh., el ahorro sería de más de 6 euros por hogar y más de 60 millones de euros para el conjunto de ellos.

¿Por 6 euros me quedo sin ir al parque con mi hija durante la hora que me resta de las tardes rutinarias del otoño y del invierno? ¿Para ahorrarme 6 miserables euros cambian la hora y mi vida? ¡Métanselos por donde les quepan! ¡Pueden mearnos sin quieren!, ¡pero no nos digan que está lloviendo! ¿Quieren ahorro? Derribemos el Estado de partidos y abramos un periodo de libertad constituyente que nos permita la fundación de un verdadero Estado con gobierno democrático. A ese gobierno legítimo, porque será elegido según las reglas de la democracia formal, le diremos: ¡devuélvannos nuestra hora y bajen los impuestos! ¡Ese gobierno actuará de acuerdo con la sociedad, porque dependerá de ella! ¡Que ya es hora!

Creative Commons License

Este trabajo de Paco Bono está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

1
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
RMR Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
RMR
RMR

¡Qué razón tienes Paco! Y lo peor del asunto es que aquí entramos a trabajar, de media, dos horas más tarde que en el resto de Europa y salimos también dos o tres horas más tarde, con lo que ni siquiera coincidimos con el horario laboral europeo. No hay ni que decir la cantidad de dinero que se pierde, por ese pequeño detalle, en operaciones comerciales fallidas. Al fin y al cabo, y pese a los mercachifles europeos, el astro sol, marca la hora aquí y en las Chimbambas. Un abrazo.