El discurso de Cameron

0

JESÚS MURCIEGO.

Aunque puede parecer lo contrario el pasado miércoles el primer ministro británico, no realizo un  discurso antieuropeo y aunque pueda parecer otra cosa, el objetivo tanto del Premier como de gran parte del Establisment de las islas es seguir participando de esa bicoca que es la Unión Europea, y a ser posible conseguir colocaciones tan ventajosas como la de la esposa del vicepresidente Nick Clegg, la española Miriam Gonzalez, que ha hecho carrera en las energias renovables europeas, terreno regado de subvenciones a cargo de los siempre crecientes presupuestos comunitarios.

El Sr. Cameron, afortunadamente para las islas, no gobierna una partitocracia donde con la ley de hierro de las oligarquías podria hacer callar cualquier voz discordante en su partido y excluirle de las próximas listas electorales. Tampoco puede, mediante un pacto convencer a los que piensan de otra manera, haciéndolos participes del botín y lograr así un consenso como hicieron los muñidores de la Transicion Española. Ni mucho menos puede hacer callar a una prensa, alli libre, a base de subvenciones y publicidad institucional.

Desgraciadamente para él, el Premier esta sintiendo la presión tanto de sus compañeros de partido, como de la oposición laborista e independiente, como de los medios de comunicacion, los temidos tabloides británicos y principalmente de su electorado a través de las encuestas para abandonar ese club de Bruselas, al considerar que se ha entrometido en asuntos exclusivos de la soberanía británica, como el comercio internacional, el autogobierno y la política de inmigración.

La respuesta por parte de Cameron ha sido muy calculada, y ha intentado buscar un punto equidistante que, aunque no entusiasme a ninguna de las partes, todos se ganaran algo y nadie se ira con las manos vacias. Así pues, según dijo en su discurso, los ciudadanos conseguirian su referendum alla por 2017 siempre que Cameron consiga su reeleccion. Tambien el parlamento repatriaria alguno de sus poderes, y Bruselas tendria la oportunidad de convencer mediante concesiones a los británicos para que se queden en el club.

Aunque esta propuesta de negociacion no es mala, no tiene en cuenta sin embargo el irracional fanatismo de los jerarcas no electos de Bruselas y toda su corte de politicastros de la Union, desde su Eje, que estaba de aniversario de los 50 años del tratado del Eliseo, hasta sus satelites. La contestacion ha sido un rotundo no a cualquier pretensión de renegociar la repatriacion de poderes, mientras otros han considerado una locura la pretensión de abandonar Europa, confundiendo una vez mas la existencia física del continente con el de la organizacion antidemocratica de Bruselas. Y es que ni en Alemania, ni en las demás partitocracias hay sitio para nada que no sea el pensamiento único, por eso no entienden las opciones que se plantean los demás.

Tampoco al otro lado del Canal de la Mancha Cameron ha conseguido su objetivo, ya que 5 años es mucho tiempo, sobre todo cuando en breve se prevee una oleada de emigrantes de Rumania y Bulgaria al desaparecer las restricciones de la UE para esos paises. Y, sin control, una inmigración por encima de unos niveles aceptables para una sociedad que sufre grandes recortes podría causar graves daños. Y sobre la renegociacion nada esta claro tampoco ya que Dave evito citar los temas a tratar dejándolo todo muy difuso.

Es pronto para hacer valoraciones sobre el impacto del discurso del pasado miércoles, lo que si es seguro es que el tema de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea es uno de los asuntos capitales para el destino de la unión y para el propio destino de las islas como país soberano y que se gobierna a si mismo.

 

Blog de Tom Paine

Creative Commons License

Este trabajo de Jesús Murciego está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
  Suscripción  
Notificar de