MONÓLOGOS EN SOMOSAGUAS: DERECHO A DECIDIR

2

El programa “Monólogos en Somosaguas”  presentado por Javier Sellers, se ocupa hoy sobre la expresión “derecho a decidir” utilizada sobre todo por los partidos independentistas que la usan ahora en sustitución del  término “estado propio”. Según el criterio de Antonio García-Trevijano, la explicación para estos hechos es lo de siempre, la ignorancia política, lo que se quiere decir realmente es el poder de decidir. Existen los derechos individuales. Sin embargo es ridículo emplear el término “derecho a decidir” porque es un término ambiguo y vago para referirse al poder decidir la independencia de Cataluña.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=VWP_g-_Q-us[/youtube]
Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

2
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
Jesús Manuel Mora PecciJosé Martín Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
José Martín
José Martín

Perdonad, pero al intentar reproducir el video, dice que el video es privado,a ver si lo podeis resolver. Gracias.

Jesús Manuel Mora Pecci

Madrid a 20 de enero de 2013
Mentira: La mentira es el acto a través del cual la persona que siente ira, como consecuencia de una realidad que no desea o que no acepta por ser contraria a sus intereses, modifica utilizando alguna de las formas de la palabra las circunstancias de ésta al objeto de que su declaración se adapte a como le gustaría que fuese. Por esto la mentira es un acto grave, porque procede de la ira del que hace uso de ella y en su intento de falsear la realidad para obtener alguna ventaja: daña a otros, pudiendo alcanzar el daño causado el grado de mortal. La mentira no es cualquier cosa, no es un daño menor y cuando, pongo por caso, la mentira se instaura en los medios de comunicación de mayor difusión, al servicio de un Estado corrupto, el daño causado a la población es muy grave; pudiendo llegar a producir hambre, pestilencia, devastación… El mentiroso puede ser equiparado al asesino en serie o al psicópata y su capacidad de destrucción alcanzar nivel de tragedia nacional. Un saludo, J. M. Mora