CINISMO EN EL SOCIALISMO

1

Siguiendo con la búsqueda del paradero de la izquierda española que se está planteando como reflexión transversal en el DiarioRC, nos preguntamos cuándo desapareció la izquierda en España. Menciona Trevijano en un artículo suyo:

[…] Sin teoría política propia, la historia de las izquierdas españolas ha sido tan oportunista como trágica. Desde el colaboracionismo con la dictadura de Primo, hasta su autoliquidación en la guerra civil; desde el aventurerismo armado de Asturias, hasta la adjuración del marxismo y repudio de la República, en aras de su estatalización con la Monarquía de Franco. Aunque esto se sabe, pocos conocen la causa de que la izquierda española no haya tenido dirigentes de la talla intelectual y la preparación cultural que tuvieron los fundadores de las izquierdas europeas.[…]

Por eso se sorprende uno al escuchar que el PSOE propone una política de izquierdas (cosa que pocos creen ya) o que Izquierda Unida representa a la verdadera izquierda. Nada de esto puede existir sin libertad política. Sin ella no puede haber ninguna izquierda política.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

1
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
CLEMENTE HERRERA GALINDO Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
CLEMENTE HERRERA GALINDO
CLEMENTE HERRERA GALINDO

La facilidad conque la partidocrácia cambia de postura ideológica, y transita de izquierda a derecha, algunas veces, y otras se sitúa en el centro, hace que se pierda credibilidad en los partidos. Lo que cabe preguntarse, es de donde sacaron lo de izquierda-derecha, cuando las funciones de gobierno, es de gobernar para el bien todos, sin partidismos. De facto, los partidos dividen a la sociedad, a falta de una auténtica democracia, que bien podría ponerse en práctica, más ahora con la avanzada tecnología de la informática.