Leyendo la Constitución

5

PACO BONO.

Artículo 1.1

España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. MENTIRA.

 Análisis: ¿Qué es un Estado social? Mira que les gusta añadir la palabra social a todo cuanto desean relacionar con el pueblo, con los súbditos. España constituye, afirman. Pero España no puede constituir ningún Estado democrático mientras no se establezca una separación de poderes de raíz y un sistema de elección representativo. ¿Y lo de la propugnación de la justicia como valor superior del ordenamiento jurídico? ¡Menuda perogrullada! En cuanto a la libertad, ¿a qué libertad se refieren?, porque sin libertad política, no hay garantías de ningún tipo de libertad, sino meras concesiones civiles. Del pluralismo político… una constitución que verdaderamente constituyera no apelaría jamás al pluralismo político, ya que su poder constituyente derivaría de la libertad política, representando a la sociedad civil, a la nación, y siendo por tanto plural en sí mismo. No necesitaría reivindicarse.

Artículo 1.2

La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. FALSO.

 Análisis: Según la RAE, soberano es aquel que ejerce o posee la autoridad suprema e independiente, y la autoridad es el poder que gobierna. En España no hay soberanía nacional, en todo caso estatal, y de ningún modo emanan del pueblo los poderes del Estado, porque ni hay ni libertad política ni democracia, y no las ha habido nunca. La realidad es que el pueblo obedece y acepta lo que dicta el Estado de partidos subvencionados, cuya soberanía reside en el consenso, ese golpe de Estado llamado Transición, que tiene su origen en el propio Francisco Franco, quien nombró a Juan Carlos su heredero a título de Rey para que luego obrara como un traidor no al dictador, sino a su padre y a la Nación a la que privó de la oportunidad de la libertad política.

Artículo 1.3

La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria. VERDADERO.

 Análisis: Aquí se dice por primera vez una verdad sobre este régimen, y con ello se cae en una nueva contradicción, ya que la forma de Estado monárquica es incompatible con la forma de gobierno democrática. Un parlamento que representa al Estado de partidos y no a la sociedad civil es un foro inane, un lugar donde se habla mucho y no se debate nada, porque lo que allí se aprueba ya se ha dictado en los despachos de las de las formaciones políticas.

Artículo 2

La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas. FRAUDE.

 Análisis: La unidad de una Nación jamás se puede garantizar con una ley estatal. Como afirma Don Antonio García-Trevijano, la Nación es anterior a todo Estado. Una Nación acarrea una sola nacionalidad, nunca varias. Apelar a la solidaridad de las falsas nacionalidades y regiones significa invitarlas a una adhesión circunstancial a una causa. España no es una causa, sino el resultado de una larga historia, una consecuencia. De nuevo entra esta falsa Constitución en los términos inconcretos del voluntarismo más inútil. No necesitamos ninguna ley para saber que somos españoles y que esta es nuestra patria. ¡Qué grave error vincular la supervivencia de España a un texto, por otra parte, tan lamentable!

Continuará…

Creative Commons License

Este trabajo de Paco Bono está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

5
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
4 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
Pedro M. GonzálezSpinoza Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Spinoza
Spinoza

Y si no se recoge la constitucion de un poder judicial independiente, ¿puede hablarse de estado de derecho?

Pedro M. González

Sí se puede en el significado de Estado de Derecho de la postmodernidad que se asimila al de imperio de la ley. Tan estado de derecho era el estado nazi como el castrista lo es. En ambos, y en este partidocratico, las leyes de los tiranos constituyen el derecho y por definición todos los estados lo son de derecho.
Que diferencia con el concepto de República de Leyes de J. Adams! en este la forma de producción normativa y su aplicación por una magistratura independiente son esenciales.
Y también que diferente del concepto inicial de estado de derecho como formulación liberal de R. Von Mohl para diferenciarse del estado-policía y la formulación autoritaria del gobierno.

Pedro M. González

«La expresión Estado de Derecho es tautológica y demagógica, a no ser que por Derecho se entienda solamente el positivo y codificado, excluyente de todas las demás normas jurídicas (costumbres, prácticas, ordenanzas, jurisprudencia, principios generales del derecho, equidad) que, junto con la ley escrita, mantienen la convivencia social y las relaciones obligacionales entre individuos, y que tan vigorosas como fundamentales del reino eran en la sociedad francesa anterior a Napoleón» (pág. 192 Teoría Pura de la República).

Spinoza
Spinoza

Estimado Pedro,

En un sentido filosófico, es decir por las últimas causas, un estado de derecho es una «estabilización de expectativas» -Niklas Luhmann-. En el mismo sentido etimológicamente.

Ciertamente, toda forma de estado, tiene su «estado de derecho», especialmente las dictaduras, pero cabe una situación donde no exista un estado de derecho. Y esa situación, a la que tan peligrosamente nos acercamos, es el «estado de corrupción».

El «estado de corrupción», es esa forma de estar en el «fraude de ley» institucionalizado y generalizado. Bajo una apariencia, -norma de cobertura-, por ejemplo la constitución-, la realidad que impera es otra: el «derecho de la naturaleza», el derecho a lo que cada uno puede según sus fuerzas. De este modo volvemos al estado natural, justo lo opuesto al estado de derecho. Al egoísmo de oligarquías frente al acuerdo de la multitud. Algo que Muñoz Machado parecía denunciar también según las últimas noticias de “IUSTEL”

La pregunta es ¿qué fuerza constituyente nos embridará de nuevo en un estado de derecho?

Pedro M. González

Estimado Espinoza, precisamente por eso y salvaguardando la memoria y rica aportación de Von Mohl, que fue el creador de un concepto jurídico opuesto al estado-policía, prefiero el término de Adams. La República de Leyes incorpora la legislación, su forma de producción y la separación de poderes original (promulgando, haciendo cumplir y declarando el derecho) a la legalidad cerrando el círculo así de la legitimidad. Un saludo.