LA IZQUIERDA, REPRESORA TAMBIÉN DE LA HOMOSEXUALIDAD

3

ILLY NES.

Sobre la homosexualidad en la derecha se expresó también el periodista Fernando Delgado en su artículo “Sin plataformas”, donde incluso menciona nuestro grupo:

“Lo siento por los homosexuales de derechas, entre los que tengo algunos amigos, porque deben de encontrarse políticamente huérfanos y en la calle. No tanto como Carlos Alberto Biendicho, presidente de la plataforma de gays y lesbianas del PP, que ofrecía a la desesperada su apoyo a Zapatero si hacía caso a sus reivindicaciones. Entiende uno, sin embargo, la desolación de quien pueda haber creído que en el PP cabía con sus diferencias y vea ahora que no sólo se las niegan, sino que lo dejan descalzo y sin plataforma. Hay muchos gays y lesbianas cuya educación sentimental es tan de derechas que la propia estética que adoptan no encontraría hueco entre el rojerío rosa. Y me los imagino, pobres de ellos, en la feria anual de Chueca esperando la mano amiga de Manzano o de Esperanza Aguirre y mirando con envidia cómo se besuquean los otros con Trinidad Jiménez o con Inés Sabanés. Menos mal que les queda el consuelo de invocar a san Pelayo, al parecer un mártir romano, cuya efigie han recuperado unos floristas del barrio en todo el esplendor de sus carnes de efebo bien dotado, y cuya fiesta patronal han decidido que coincida con la pasada celebración del Orgullo Gay. Pero esa pancarta de la multitudinaria manifestación del otro día en la que podía leerse “El PP nos odia” puede que sea el resultado de una convicción de la comunidad gay, después de darse mucho contra la pared impuesta por la mayoría del rodillo a la causa homosexual, o simplemente un desahogo. Lo que está claro es que la derecha pierde o gana ideología en la cuenta corriente, pero tiene una visión del mundo en todo lo que no es el dinero. Y ahí va de mano de la Iglesia. Y lo mismo que ésta, no está por la salida de los armarios, sino por los armarios de sacristía. A la Iglesia, de tanto ocultar su profunda realidad homosexual, ya los gays no le salen de los armarios, sino de las cloacas. Iglesia y PP tienen en común, entre otras muchas cosas, su tratamiento de la realidad: no la reconocen para cambiarla, sino para negarla, y cuando la evidencia los compromete demasiado admiten anomalías en la realidad y las tratan como desviaciones o enfermedades. Pero el PP tiene una ventaja respecto de la Iglesia cuando reconoce gays en sus filas: los casa en el único matrimonio que Botella admite (entre hombre y mujer, naturalmente); la Iglesia, en cambio, aún no está por ésas. Al PP podría bastarle con la sucesión de Aznar para cambiar de opinión, pero no hay que perder la esperanza de que sea el propio Aznar el que cambie. No por la vía de las manifestaciones, a las que es naturalmente alérgico, sino por la poesía, de la que se confiesa apasionado lector. Y es posible que mañana mismo, desde la librería Berkana, en Chueca, le envíen un libro que exponen ahora en su escaparate, “Amores iguales (Antología de la poesía gay y lésbica)”, del que es autor Luis Antonio de Villena. Cuando el presidente vea allí a Virgilio, Horacio, Al Mutamid; a Miguel Ángel, a Góngora y a Shakespeare, incluso a su admirado Luis Cernuda, tal vez empiece a mirar a un gay de otra manera. Pero como no nos consta que su mujer lea poesía, estaremos en las mismas y, en todo caso, cuando Aznar haya acabado de leer la excelente y extensa selección de Villena, sin haber muerto de rubor por el camino, nadie descarta que ya sea tarde para cambiar porque habrá tenido que marcharse”*.

Marx y Engels


Pero yo les recomendaría a todos los que han votado a izquierdas que se lean la correspondencia de Carlos Marx y Federico Engels sobre los homosexuales, y que vean las purgas que hicieron Stalin o Lenin. Lo que está haciendo Fidel Castro con los gays, como cuenta el poeta Reinaldo Arenas en su libro “Antes que anochezca”, o lo que hacen en Argelia o Libia. O en China… país socialista. Ellos mismos se están contradiciendo pero la historia pone las cosas en su sitio, el tiempo en su lugar y al final aquellos que iban de salvadores de patrias quedan como lo que son: verdaderos ridículos.

 


* El País, 09/07/2002

 EL LIBRO “GAVIOTAS QUE ENSUCIAN SU PROPIO NIDO” (LA HOMOSEXUALIDAD EN EL PP) PUEDE ADQUIRIRSE EN BUBOK.
Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

3
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
3 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
2 Autores de comentarios
nicolásJavier Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
nicolás
nicolás

Lástima dedicar un sólo párrafo a la actitud histórica de la Izquierda respecto al fenómeno homosexual. Una puntualización. ¿El manifiesto Comunista es de izquierdas?. Si es así no se están contradiciendo los que se llaman de Izquierdas. Precisamente cuando se extendió la homosexualidad y se hizo hasta cierto punto la vista gorda fue en la Época liberal( tolerado en mayor o menor medida entre los burgueses). El Comunismo fue una reacción contra lo que había traído el Liberalismo y por ende la consecuencia lógica era que se revelara contra aquellos que eran considerados como casta parasitaria , entre ellos los homosexuales, vividores y las minorías étnicas no adaptadas materialmente a la sociedad del momento. Cuando habla de la derecha sólo hace referencia a aquella que tiene convicciones católicas o a la que le interesa resaltar , no habla de agnósticos , ateos u otras tendencias que se pueden englobar en el fenómeno del conservadurismo o la derecha , como se le quiera llamar.¿Un empresario( o cualquier otra persona sin intereses en juego ) que defiende el libre mercado y que es ateo y homosexual , es de derechas o de izquierdas?. Son clichés sobrevenidos por haber crecido a las faldas del Opus.

Javier
Javier

En Cuba hoy no existe desde el régimen ninguna discriminación hacia los homosexuales. La propia hija de Raúl Castro dirige el CENESEX siendo una defensora de los derechos de los homosexuales. Hoy en Cuba las operaciones de cambio de sexo entran dentro de la seguridad social. No veo pues ningún retraso respecto a regímenes liberales como el de los EEUU, más bien al contrario.

nicolás
nicolás

Pues a mí lo de Castro con lo del “Mariconsón” me hizo gracia. No tanto cuando estuvo a punto de partirse la crisma al caer de una escalera. Y mira que detesto el Comunismo , pero personalmente no me cae mal.
Las operaciones de cambio de sexo que se la pague su padre .Yo quiero que el Estado me busque una novia sin tener que mover un dedo ni salir del catre . jejejej 🙂