Los monárquicos revelan que Juan Carlos está “particularmente irritable, compungido y malhumorado”

1

El periodista monárquico Ricardo Mateos, editor de Monarquía Confidencial, ha revelado en su web que el rey Juan Carlos, “como nos confirma alguien que le conoce bien”, se siente “particularmente irritable, fuertemente compungido y malhumorado en estos tiempos”. El motivo de la desdicha regia al parecer ha sido la lectura del libro “Urdangarin, un conseguidor en la corte del rey Juan Carlos”, de la editorial La Esfera de los Libros, propiedad del diario El Mundo, dirigido por Pedro Jota Ramírez.

Juan Carlos ya es consciente de que “mientras que las monarquías asiáticas -y en especial la tailandesa-, continúan manteniendo intacto su halo de inviolabilidad (en días pasados una mujer china fue deportada por publicar fotografías del recientemente fallecido rey Norodom Sihanouk de Camboya), en Europa las casas reinantes se ven escrutadas y analizadas al mínimo detalle. El mundo editorial ha encontrado todo un filón en ese ámbito, seguido muy de cerca por la prensa que investiga con celo el quehacer presente y pasado de reyes y príncipes sin existir ya diferencia alguna entre lo que antes eran el dominio público y el dominio privado” escribe Mateos.

 

 

La web monárquica asegura que el “caso Urdangarin” no es nada singular pues “nos hace pensar en aquella sonada y pública estafa que la princesa Catalina Radziwill le hizo a Cecil Rhodes, el hombre fuerte de Rhodesia, y en los vergonzantes negocios que enriquecieron sin pudor al duque de Riansares, padrastro de nuestra Isabel II, durante el siglo XIX español”, y de ahí la supuesta irritación del rey.

Tal y como se quejó en su día el también periodista monárquico, Alfonso Usía, los seguidores del monarca reclaman que se rehabilite la figura de la infanta Elena por si alguna vez hiciera falta, algo a lo que no ha debido ser ajeno el que, tal y como desveló DRC, el príncipe Felipe haya sido abucheado por toda España en sus últimas comparecencias públicas: “como consecuencia de la delicada situación de la infanta doña Cristina, asistimos a un relegamiento de doña Elena hacia posiciones más periféricas que dejan muy desasistida a la familia real española, que parece tener vocación reiterada de familia nuclear. Algo muy propio de nuestra monarquía que ya en 1975 se desprendió de las hermanas de don Juan Carlos, cuyo estatus en el seno de la familia real y cuyas funciones nunca fueron definidas. Por no mencionar al infante don Carlos, prácticamente inexistente para la opinión pública”, reprocha Mateos.

 

 

“Son muchas las voces críticas que se levantan en favor de doña Elena”, claman los monárquicos, que aseguran que “cada día cuenta con más apoyos en el seno de la nobleza con la que siempre ha mantenido relaciones mucho mejores que el resto de la familia real. Tanto es así que ahora que se habla de su posible vinculación amorosa con el jinete Alfredo Fernández-Durán y Moreno, éste no deja de ser un hijo del marqués de Tolosa y un miembro del establishment nobiliario. En los cenáculos de Madrid se escuchan muchas loas a doña Elena, de quien se alaban el saber estar, la elegancia, la españolidad, y su compromiso tanto con sus tareas representativas como con el trabajo solidario que, desde la Fundación Mapfre, lleva a cabo en toda América Latina y del cual el palacio de la Zarzuela no sabe sacar los lógicos réditos. Y algo similar sucede con su ex esposo, Jaime de Marichalar, que siempre bien arropado por la nobleza, que alaba su discreción y sus “manos limpias”, no ha dudado en compartir recientemente entre un grupo de amigos la mala opinión que le merece su ex cuñado Iñaki Urdangarín”.

El apoyo de la nobleza a Elena resulta significativo porque ha sido denunciada por Hacienda a causa de una operación mercantil extraña de la que da cuenta el diario “Cinco Días”: “La Infanta Elena y por aquel entonces su marido, Jaime de Marichalar, deciden poner fin a su convivencia. Un terremoto recorre la familia real española. El reparto de bienes comunes y el acuerdo de divorcio conducen a Elena de Borbón y sus asesores más cercanos a constituir una empresa en la que inicialmente pensaban cargar los gastos familiares y domésticos. Esa empresa es Global Cinoscéfalos, creada en junio de 2007 en un bufete de abogados de Madrid. Su propiedad fue traspasada directamente a la Infanta Elena en noviembre de ese mismo año. Ella constaba entonces, y sigue constando hoy, en el Registro Mercantil como administrador único de la sociedad y propietaria al 100% del capital, fijado en 3.600 euros. Sus hombres de confianza, los hermanos Carlos y Javier García Revenga asumieron respectivamente los cargos de administrador único y apoderado”.

 

 

Durante estos cinco años la Agencia Tributaria ha estado buscando a la Infanta Elena, como propietaria de Global Cinoscéfalos para que cumpliera con su deber de ciudadana, pero nadie respondió. “Y no porque no quisiera atender sus obligaciones fiscales, sino porque todo, aparentemente, había quedado resuelto y cerrado en 2007”, explica Javier Ayuso, portavoz de la Casa Real. Como resultado de la “no respuesta”, la Agencia Tributaria publicó el pasado 24 de julio una resolución en su tablón deanuncios en la que se anunciaban “notificaciones por comparecencia, después de haber realizado primero y segundo intentos”. Es “un trámite legal -explica un portavoz de la Agencia Tributaria-, que da a los interesados a los que no se ha podido localizar por las vías normales de notificación por carta, veinte días hábiles para presentarse en Hacienda y pagar las deudas o recurrirlas. Pasado ese plazo, si no hay comparecencias, se pone en marcha el procedimiento de embargo”.

“Efectivamente, a raíz de la llamada de Cinco Días, hemos comprobado que sobre la empresa pesan seis requerimientos de la Agencia Tributaria. Son tres por una deuda de 120 euros cada uno y otros tres por 50 euros. Y básicamente, por lo que hemos podido averiguar hasta ahora, la mayor parte de ellos, se deben a que la empresa no ha remitido información sobre sus cuentas y sobre su actividad, explica Javier Ayuso, que continúa: “ya hemos identificado la deuda, nos hemos puesto en contacto con la Agencia Tributaria para abonar lo que se debe. Y ahora sí, solucionaremos el error, con lo que Global Cinoscéfalos se liquidará definitivamente”.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

1
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
joserrapb Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
joserrapb
joserrapb

Ya,ya, y los parados de larga duración, están todavía mas compungidos y cabreados, casi tanto como su yerno é hijas, por intentar “imputarlas” y estigmatizarlas. ¡¡ Abrase vvisto, pueblo cruel !!