Prohibición de Partidos

5

PEDRO GONZÁLEZ.

Las elecciones vascas han venido marcadas por el más que posible rédito electoral de Bildu a su victimización partidocrática y posterior acceso a su élite tras los últimos comicios municipales. El papelón de un Tribunal Constitucionario, en consecuencia de naturaleza exclusivamente política adaptando lo judicial a la coyuntura hicieron el resto. De aquellos polvos vienen estos lodos. Caída y Auge.

La autodefensa del estado de partidos necesita de medios y miedos. Medios contradictorios con sus propios postulados supuestamente democráticos ante patologías como la instrumentalidad no deseada de los injustificables privilegios oligárquicos en que se sustenta y que alimentan a sus únicos agentes políticos reconocidos, los propios partidos políticos. Y miedos que determinen el ingreso o expulsión en el selecto grupo de integración de masas delimitado por el consenso de los participantes en el acuerdo institucional del setenta y ocho. El acceso a las subvenciones estatales, la disposición de espacios publicitarios gratuitos y el acceso al padrón por los asesinos son consecuencia del régimen oligárquico de partidos de integración proporcional de masas, que resultarían imposibles en un sistema mayoritario de representación ciudadana. Es lógico pues, que los delincuentes se percaten de que la mejor garantía de impunidad y eficacia es la articulación delictual a través de un partido político.

Prohibir por ley un partido político, ya sea comunista, nazi, integrista, o filoterrorista más allá de la contundente aplicación del Código Penal a la conducta de sus integrantes, es síntoma de la debilidad y contradicción intrínseca del estado de partidos, inconcebible en una auténtica Democracia donde el partido fuera instrumento de su funcionamiento y no agente único de la actuación pública, sujeto exclusivo del derecho a ejercer la política, y de nutrición asistida estatal como un órgano administrativo más.

La República Constitucional, como acción humana para la democracia, saca a los partidos del estado para civilizarlos, sin que precisen del patrocinio estatal y sin que sean necesarios funambulismos promoviendo leyes autodefensivas para que “quienes no condenen claramente la violencia y no abandonen esa forma de actuar en democracia no estén en los organismos democráticos” como llegara a afirmar el anterior Ministro de Justicia, Sr. Caamaño.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

5
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
4 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
4 Autores de comentarios
Paco Bono SanzManuel RamosJose Maria AlonsoPaco Corraliza Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Paco Corraliza

Muy bien, Pedro, amigo.

Jose María Alonso

Gran articulo! Hay que difundirlo.

Manuel Ramos

La mera expresión “prohibir partidos” es ya un desprecio a la libertad política. Un sistema mayoritario, aparte de uninominal y por distrito, dejaría a la libertad, la responsabilidad y la voluntad de los electores su representación.

Paco Bono

Un jurista al servicio de la libertad política, de la verdad, del bien! Como siempre. Me ha encantado y enseñado. Gracias.