GAYS EN EL EJÉRCITO ESPAÑOL: LA EXPERIENCIA MILITAR DE CARLOS ALBERTO BIENDICHO

0

ILLY NES / FRED MOLLEY.

Un día me dije… ¿por qué no ser militar? Yo era antimilitarista (que conste) pero era una solución vital: si no puedo hacer Biológicas y no puedo retomar Veterinaria, al menos el Ejército es un sueldo seguro. En la Academia evidentemente te empiezas a dar cuenta de tu homosexualidad y aunque es algo que sabes, terminas por confirmarlo. Sin embargo, no tienes ningún tipo de experiencia y te da pánico. Pánico porque todavía esta vigente la Ley de Peligrosidad y Reinserción Social, también en el Código de Justicia Militar. Se llamaba de ese modo en la época de Franco y el artículo 352 suponía 6 años de prisión militar, la expulsión del Ejército con deshonor y la pérdida de todos tus derechos. Como es lógico, vives un terror atroz.

 

Así hago los tres cursos que me faltaban de Academia y con 23 añitos salgo como teniente del Arma de Ingenieros. Mi primer destino fue la Escuela de Montaña y Operaciones Especiales de Jaca. Después tuve oportunidad de irme a Hoyo de Manzanares, era un pipiolo con un instinto sexual brutal. Recuerdo que estaba de segundo de a bordo cuando el capitán enfermó, dejando a mi cargo una compañía de Policía Militar de 208 hombres con los que me tocó visitar todos los prostíbulos que había desde Hoyo de Manzanares a Villalba.

 

Era la época en la que los soldados cambiaban de provincia y de región. Los años de los 18 meses de “mili”, en la que evidentemente los alrededores de los cuarteles estaban llenos de mancebías y a mí me tocaba vigilar a los soldados y salir con mis compañeros militares. Había una discoteca en Villalba que se llamaba “El Quinto Infierno” donde habitualmente había follones y siempre me tocaba acudir a causa de esos líos. En la discoteca había una chica que a menudo me tiraba los tejos, un día quedé con ella y cuando intenté follármela en el coche no pude. Me fue totalmente imposible. Entonces confirmé mi homosexualidad. Estás con 208 hombres y sabes que te gustan, quien es guapo o quien es feo. Así, tras aquella experiencia, lo ratifiqué: era homosexual.

 

Empiezas a tener ese instinto de reconocer a otro homosexual, un instinto de supervivencia. Un día ya no podía más, me compre la revista Lib de entonces y me fui al hotel Meliá Castilla. Cogí una habitación y llamé a un chapero. Esa fue mi primera iniciación sexual seria, con un chico de 23 años. Tenía miedo porque todavía aquello suponía 6 años de prisión. Acudió a la cita un canario encantador, tengo un magnífico recuerdo. Cuando llegó a la habitación yo había escondido el dinero y mi arma, tenía verdadero pavor. A los 30 segundos yo había eyaculado.

 

— ¿Es la primera vez?, me dijo.

— Sí. (Se echó a reír)

—­ Vamos a fumarnos un cigarrillo y te voy a enseñar (Lo disfruté muchísimo…)

— Ahora el dinero que me has pagado nos lo vamos a gastar, te voy a llevar a Chueca.

 

Aunque no recuerdo el nombre del autor de aquel servicio, conservo un grato recuerdo de aquella experiencia. Perdí el miedo al poco tiempo.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
  Suscripción  
Notificar de