Reflexiones sobre los “delitos” de opinión contra el Rey

1

RAFAEL SÁNCHEZ FERLOSIO. *

La amenaza de seis años  y un día de prisión por unas sinceridades apenas levemente deslenguadas referentes al Rey, interpone un abismo que sitúa a la persona del monarca -hombre entre hombres, mortal entre mortales— a una distancia de auténtico tabú respecto de los restantes hombres y mortales. La interposición de un tabú sacraliza aquello a lo que afecta, lo paraliza en puro objeto de culto, lo petrifica en fetiche, ante el que ya no caben más que la idolatría o el desentendimiento.

Sería una desagradable y poco beneficiosa situación para la institución monárquica y su unidad política—amén de nada placentera ni satisfactoria para Don Juan Carlos— la de que el Rey no conociese más grado de acatamiento ni más forma de adicción que los de los genuflexos e incondicionales meapilas de la realeza y de sus fastos. Únicamente la condicionalidad muestra el carácter activo y motivado de un acatamiento y puede hacer honor a una conducta y a unas cualidades. El incondicional, que aplaude con idéntico fervor tanto si el Rey viene de blanco como si va de negro, no aplaude, en realidad, más que a un puro fantasma, a cuyos méritos mayores o menores hace, de hecho, el máximo desaire, pues ni siquiera los ve, para aprobarlos o para criticarlos.

Los españoles son demasiado propensos a la devoción como para que, por añadidura, se olvide la precaución de no favorecerla mediante los rigores de una legislación que, imponiendo el silencio, crea el ambiente propicio para la reverencia o, lo que viene a ser igual, para su simulación. Esperemos que ninguna víctima inaugure, con respecto a la actual institución monárquica, el resurgir de una ceguera tan fatídica como la que denunció Unamuno en 1906 (fatídica para España, fatídica para la monarquía y — lo que fue realmente lo malo- fatídica para los propios españoles).

* Extracto de un artículo aparecido en Diario 16 en 1987.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

1
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
Thùlio Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Thulio Moreno

El origen del respeto a una institución, del grado que sea, se halla en la autoridad que ostenta y la que representa.
La monarquía impuesta por Franco no reune ninguna de ambas.
No puede ostentar autoridad, porque deviene de una dictadura y eso no quiere reconocerlo; tampoco de una representación, porque no ha sido sometida a ninguna decisión democrática.
El autor de la monarquía española es Francisco Franco y Juan Carlos Borbón es un cooptado.
La suposición de que se le eligió con el referendum de la Constitución es falsa. Una forma de Estado no puede sustraer o enmascarar elementos sustanciales de su existencia en 169 artículos y 15 disposiciones, que el 90% de la población no leyó y si leyó, no entendió.
Una monarquía bastarda, jamás será respetada.